Archivo de casa huevo

  • <p>Cuando encontró trabajó en Pekín después de finalizar sus estudios en la provincia sureña de Hunan, el arquitecto Dai Haifei decidió que no sólo se llevaría consigo una maleta, sino también una casa. La construyó en un par de meses, le costó 6.427 yuanes (menos de 1.000 dólares), tenía forma de huevo, dos metros de alto y ruedas para poder moverla de un sitio para otro. </p>
<p>Los medios de comunicación chinos quedaron fascinados por esta historia, que mostraba el ingenio de un joven chino para librarse de los elevados alquileres en la capital china. En ZaiChina hablamos con Dai Haifei, quien nos cuenta cómo empezó el proyecto, cuáles eran sus intenciones y hacia dónde se dirige la famosa casa-huevo: </p>
<p style="text-align: center;"><iframe frameborder="0" height="100" src="http://player.vimeo.com/video/23216022?title=0&byline=0&portrait=0" width="200"></iframe></p>
<blockquote>
	<p style="text-align: center;">Si estás en China, puedes ver el vídeo <a href="http://www.tudou.com/programs/view/bJ2_6GigKEM/">más rápido en Tudou</a>.</p>
</blockquote> 0

    Dai Haifei: “Yo sólo quería hacer una obra propia, continuar el proyecto de la empresa”

    Cuando encontró trabajó en Pekín después de finalizar sus estudios en la provincia sureña de Hunan, el arquitecto Dai Haifei decidió que no sólo se llevaría consigo una maleta, sino también una casa. La construyó en un par de meses, le costó 6.427 yuanes (menos de 1.000 dólares), tenía forma de huevo, dos metros de alto y ruedas para poder moverla de un sitio para otro.

    Los medios de comunicación chinos quedaron fascinados por esta historia, que mostraba el ingenio de un joven chino para librarse de los elevados alquileres en la capital china. En ZaiChina hablamos con Dai Haifei, quien nos cuenta cómo empezó el proyecto, cuáles eran sus intenciones y hacia dónde se dirige la famosa casa-huevo:

    Si estás en China, puedes ver el vídeo más rápido en Tudou.

    Seguir Leyendo

  • <p>Un joven diseñador chino, Dai Haifei, se las había ingeniado para eludir los altos precios de los alquileres de Pekín construyéndose una “casa huevo”, ecológica y sostenible, en la que llevaba viviendo dos meses. Sin embargo, su innovación arquitéctonica parece haber llegado a su fin. Situada en un espacio público, funcionarios locales inspeccionaron su vivienda y le comunicaron que no contaba con los permisos adecuados.</p> 3

    El fin de la “casa huevo”

    Un joven diseñador chino, Dai Haifei, se las había ingeniado para eludir los altos precios de los alquileres de Pekín construyéndose una “casa huevo”, ecológica y sostenible, en la que llevaba viviendo dos meses. Sin embargo, su innovación arquitéctonica parece haber llegado a su fin. Situada en un espacio público, funcionarios locales inspeccionaron su vivienda y le comunicaron que no contaba con los permisos adecuados.

    Seguir Leyendo