Lo último, Traducciones

Cuatro motivos por los que los taiwaneses recelan de más acuerdos comerciales con China

Durante el mes de marzo, los taiwaneses salieron a las calles (e incluso ocuparon la cámara legislativa) para protestar contra el acuerdo comercial con China en el sector de servicios (el llamado Cross-Strait Service Trade Agreement, CSSTA). Las manifestaciones sorprendieron a muchos en la China continental, donde no se entendió una movilización social tan fuerte en un tema en el que pensaban Taiwán tenía mucho que ganar.

Para intentar explicárselo a sus compatriotas, el frecuente colaborador del Nanfang Zhoumo, Shi Zhe (史哲, probablemente un pseudónimo), publicó un artículo en este prestigioso semanal mencionando algunos de los temas claves del debate en Taiwán. Un interesante texto que sirve para comprender las preocupaciones de los taiwaneses y que traducimos a continuación:

 

TRADUCCIÓN
Comprender el fondo de los temores de Taiwán al acuerdo comercial con China
(Autor: Shi Zhe)

 

Después del fervor de la ocupación del Yuan Ejecutivo y Legislativo contra el pacto comercial con China, los movimientos sociales han vuelto a la normalidad en Taiwán.

El 30 de marzo, el Boulevard de Ketagalan en Taipei volvió a convertirse en el centro de las protestas de la mayoría del pueblo contra los círculos oficiales. En un solo día, los participantes sobrepasaron las 350.000 personas, desbordando los límites del Boulevard Ketagalan y viéndose obligados a extenderse temporalmente hacia el Parque Memorial Pacífico 228.

Los gritos de protesta no son algo extraño en Taiwán. A lo largo de los últimos años, se han producido manifestaciones contra el gobierno para exigir una investigación completa sobre la muerte del soldado Hong Zhongqiu o contra el referéndum por la construcción de una cuarta planta nuclear; también ha habido muchas manifestaciones sobre temas no directamente relacionados con el gobierno, como el escándalo que sacudió a toda la isla con los restos de plástico encontrados en comidas y bebidas, las adquisiciones de medios de comunicación, etc, etc… en todas ellas había una multitudes de 100.000 o 200.000 personas. Pero en comparación con las dimensiones que han alcanzado las manifestaciones contra el pacto comercial con China, me temo que tendríamos que remontarnos hasta el movimiento del millón de voces para acabar con la corrupción del ex presidente Chen Shui-bian.

El objetivo de poner estos ejemplos de movimientos sociales en Taiwán es el de permitir a los lectores de la China continental que puedan comprender de forma más directa y clara el rechazo de la opinión pública al acuerdo comercial con China. Según la última encuesta realizada en la isla, más del 60% de los encuestados mantiene una actitud negativa sobre el Acuerdo de Intercambio de Servicios (CSSTA, por sus siglas en inglés). Por supuesto, esto no quiere decir que más de la mitad de los taiwaneses se oponga al acuerdo comercial, pero no dejan de ser unos números que deberían ser tomados en consideración al otro lado del estrecho.

Sin embargo, los ciudadanos de la China continental tienden a pensar que el Acuerdo de Intercambio de Servicios beneficia unilateralmente a Taiwán, mientras que otros se quejan de que en las relaciones con Taipei siempre es la China continental quien sale perdiendo. De tratarse de un pastel tan apetecible para los taiwaneses, ¿por qué entonces no dudaron los estudiantes en pasar por encima de su preciada, ordenada y democrática forma de protestar?

Aquellos que piensan de esta forma se han llevado una sorpresa mayúscula al otro lado del estrecho. De hecho, de 10 noticias en las que se expresa una visión negativa del rechazo taiwanés al acuerdo comercial, en ocho se dice que no se comprende [el motivo de las protestas].

Los motivos de la oposición al acuerdo con China

El primer motivo es su oposición a la globalización. La China de la reforma y apertura se ha convertido en el mayor beneficiado de la globalización, por lo que los chinos tienen una buena imagen de ella; pero para muchos países (o regiones) que se desarrollaron e industrializaron antes, esto no es necesariamente así; por ejemplo, en aquellos lugares donde hay muchos inmigrantes, donde la antigua superioridad económica ya no existe o donde no han conseguido mejorar su industria. El comercio entre las dos orillas del estrecho ha provocado en Taiwán la deslocalización de su industria y puestos de trabajo. Para los actuales jóvenes taiwaneses, esto quiere decir que incluso si trabajan igual de duro que sus padres, muy difícilmente tendrán las mismas oportunidades y éxitos que ellos. No es extraño por lo tanto que se opongan al tratado comercial con China.

El segundo motivo es su oposición al mercado. En Taiwán hay mucha gente que piensa que la isla ya es una economía libre de mercado, mientras que la China continental es una economía de mercado semi-cerrada. Si una parte está totalmente abierta y la otra parcialmente cerrada, eso no tiene ninguna ventaja para Taiwán, a quien sólo le provocará pérdidas. Este argumento es algo engañoso, ya que si bien Taiwán es por supuesto una economía libre de mercado, en su relación con la China continental también es, en el mejor de los casos, una economía semi-cerrada.

El tercero motivo es la dependencia unidireccional. En el año 2013, el comercio total entre las dos orillas del Estrecho de Taiwán fue de cerca de 200.000 millones de dólares, con un superávit para Taiwán de 110.000 millones de dólares. El 55% de las exportaciones taiwanesas van a parar a la China continental, las cuales suponen el 33% de su PIB. En el plano económico, la dependencia taiwanesa de la china continental ya es bastante alta. Debido a que las manufacturas taiwanesas no cuentan con una gran ventaja respecto a la china continental, y a que las dos orillas del estrecho todavía no han firmado un acuerdo de paz, el Acuerdo de Intercambios de Servicios podría aumentar todavía más esta dependencia. Por todo esto, es lógico que haya taiwaneses que estén preocupados de que si algún día se produce algún cambio en la relación entre las dos orillas del estrecho, Taiwán podría sufrir serias pérdidas.

El cuarto motivo es mantener la singularidad de Taiwán. Es necesario reconocer que la separación durante tanto tiempo [entre Pekín y Taipei] ha producido el desarrollo de distintos modelos políticos, económicos y sociales, formando un pack de estilo de vida diferente; un estilo de vida que los taiwaneses valoran mucho y que forma parte de sus entrañas. Es por eso que, frente a cualquier política o movimiento que venga de fuera y que pueda amenazar esa forma de vida interna, todos los grupos de interés se mantienen en alto estado de alerta.

El aumento de los intercambios políticos y comerciales entre las dos orillas, incluso si sólo beneficia a la China continental, no tiene por qué contar con el rechazo de los taiwaneses. Pero cuando se considera que esas tendencias pueden amenazar su estilo de vida, entonces puede provocar graves conflictos en la isla.

En cuanto al problema concreto de la oposición taiwanesa al acuerdo comercial, el aumento en las relaciones económicas durante los últimos años entre las dos orillas del estrecho de Taiwán ha provocado objetivamente una fuerza política y económica muy fuerte cuyo éxito depende de su cercanía con la China continental, donde cuentan con numerosas propiedades y activos. Objetivamente, los éxitos de estos grupos han acelerado la desintegración de la sociedad taiwanesa, diluyendo los beneficios que las relaciones entre Pekín y Taipei pudieran tener para el ciudadano de a pie. Es por eso que estas elites, que a ojos de la china continental no necesariamente apoyan la reunificación, a ojos de una parte de los taiwaneses son los que más fácilmente se considera como “vende patrias”. Si el Acuerdo de Intercambio de Servicios algún día se acaba firmando, sin duda este grupo saldrá reforzado.

En resumen, al analizar la política de China hacia Taiwán, podemos ver que los tres primeros motivos son grandes tendencias mundiales. China es ya una gran potencia, y su responsabilidad como gran entidad económica es generar beneficios mutuos en sus relaciones con otros países, permitir que “se suban al carro”; todavía más con nuestra querida Taiwán. Por supuesto que hay que dar y compartir, pero hay que evitar esa actitud de ser un magnánimo benefactor, y tolerar la voluntad de la otra parte. En cuanto al cuarto punto, sí que puede convertirse en motivo de reflexión en la política de China hacia la isla; todas las políticas deben estar pensadas en facilitar el afecto y acercamiento con la gente; por supuesto que nosotros queremos expandir la fuerza de los grupos cercanos a la China continental, pero eso tiene que provenir de la voluntad del corazón, y no sólo de los beneficios interesados.

Fuente

Nanfang Zhoumo

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Acerca de Yidi Deng

Yidi Deng, originaria de China, es estudiante del Máster Oficial de Traducción, Interpretación y Estudios Interculturales de la Universidad Autónoma de Barcelona. Es licenciada en Filología y Cultura Hispánica por la Universidad de Lenguas Extranjeras de Dalian y alumna de intercambio en la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona. Aunque lleva en España casi tres años, nunca ha perdido la pasión y la curiosidad por China.

1 Comentario

  1. toni3diaz

    Hola,

    viviendo en Taiwán pienso que a lo que la gente tiene miedo es que aún siendo el acuerdo teóricamente beneficioso para Taiwán nadie da “duros a pesetas”, no nos engañemos. China pretende poquito a poco e incluso perdiendo dinero ir controlando Taiwán económicamente, haciéndose con empresas, comprando servicios y entrando en el país legalmente hasta que Taiwán no se pueda resistir. Hoy en día la forma de colonizar y conquistar cualquier sitio pasa por el plano económico y no por el militar que está muy mal visto a nivel internacional. Sí es cierto que Taiwán depende de China quiera o no, pero no puedo estar más de acuerdo en lo de mantener su forma de vida que es muy muy diferente a la de la China continental.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: -1 (from 1 vote)

Deja un comentario