Lo último, Sociedad, Traducciones

“Hijo, ¡cásate ya!”

Cada vez que los jóvenes chinos vuelven a casa para celebrar el Año Nuevo se encuentran con otro problema en sus vidas: la presión de sus padres para casarse. Según un reciente artículo publicado por el China Youth Daily (中国青年报), hasta un 90% de los chinos vieron este tipo de comportamiento a su alrededor durante las celebraciones de 2014.

Para comprender mejor este fenómeno traducimos a continuación el artículo publicado por el China Youth Daily, donde se explican algunas de las causas sociales detrás del comportamiento de padres e hijos:

TRADUCCIÓN

Casi el 90% de los encuestados confirma que durante las vacaciones del Año Nuevo Chino los jóvenes de su entorno fueron presionados para casarse

Para muchos jóvenes solteros chinos, no ha resultado nada fácil pasar el Festival de Primavera de este año. Un internauta lo resumía así: “Cada fiesta es el momento de ser forzado en el matrimonio”.

Como se ha publicado en numerosas ocasiones, con el objetivo de escapar de estos matrimonios forzados, algunas personas deciden no volver a casa, mientras que otros incluso alquilan un novio o una novia para pasar el Año Nuevo Chino. Recientemente, el centro de investigación del China Youth Daily realizó una encuesta a 7.932 personas, de las cuales un 89,1% indicó que los jóvenes de su entorno habían recibido presión para contraer matrimonio.

En China, el matrimonio no es casi nunca una cuestión de sólo dos personas.
En China, el matrimonio no es casi nunca una cuestión de sólo dos personas.

 

Otro estudio realizado por la página web para encontrar pareja Shiji Jiayuan mostró que durante las vacaciones del Año Nuevo Chino, el 85% de las chicas solteras se sentiría presionado por su familia para comenzar una relación amorosa, o que sus padres mencionarína la cuestión del matrimonio. El porcentaje de hombres que enfrentaría a estas dos situaciones se situó en el 84%.

Según la encuesta del China Youth Daily y las observaciones de los encuestados, la mayoría de los jóvenes que habían sido presionados para casarse tenían entre 25 y 30 años (un 61,2% de los encuestados estaba en esta franja de edad).

Zhang Yaping, una chica nacida en los años 80, trabajó en Pekín durante los últimos seis años. En octubre del año pasado, decidió volver para trabajar en su ciudad natal, en la provincia de Hebei. La cuestión de su matrimonio se ha convertido en el foco de atención de familiares y amigos. Hasta la Fiesta de Primavera de este año, su familia la había forzado ya a tener siete u ocho citas a ciegas. Con una risa forzada, Zhang Yaping explica que desde que volvió a casa se puso en marcha el “el modo de citas a ciegas”: “En estas citas, a mis familiares les parecía bastante bueno uno de los hombres, pero a mí no me gustaba. Mi familia está formada por muchas personas: mi padre, mi madre, mi abuela, y siete u ocho tíos y tías. Desde entonces han llevado a cabo una guerra de trabajo ideológico para convencerme”.

Zhu Li (nombre ficticio), un trabajador de una empresa de producción de software de Shanghai, es hijo único y está a punto de cumplir 30 años, pero todavía no se ha casado. En su opinión, lo que más le molesta no es no tener novia, sino el cotilleo de sus padres. “Cada vez que me llama mi familia, siempre me pregunta si tengo novia. Después me lanzan un montón de consejos y razones para persuadirme. Por ejemplo, me dicen que me estoy haciendo mayor, que si no aprovecho ahora para encontrar una buena mujer, entonces ya no tendré más oportunidades”. Zhu Li explica que en una ocasión su madre comenzó de repente a llorar al otro lado del teléfono, lo que le dejo triste y abrumado.

Los padres tienen distintas formas de presionar a sus hijos para que se casen. Según los estudios, el 52,1% de los padres adopta la técnica de la “instrucción constante” (谆谆教导). También hay otros métodos, como por ejemplo pedir a los familiares o amigos que ejerzan presión sobre los hijos (el 34,6%); en otros casos organizan citas a ciegas para sus descendientes (el 28,1%); o también critican a sus hijos severamente (el 14,4%).

Los padres chinos suelen organizar citas a ciegas para sus hijos. Muchas.
Los padres chinos suelen organizar citas a ciegas para sus hijos. Muchas.

 

¿Por qué estos jóvenes solteros en edad avanzada deciden no pasar por la vicaría? Según el estudio, la principal causa es que no han encontrado a la pareja adecuada (51,8%). Entre el resto de motivos se encuentran: que su círculo de amigos es demasiado pequeño (43,3%); que el precio del matrimonio es muy elevado (27.9%); demasiadas exigencias para encontrar pareja (20,5%); tener miedo a la vida en matrimonio (19%); estar demasiado ocupados en el trabajo (17,3%); empezar a enamorarse tarde (16,9%); o recibir tarde la influencia del concepto de matrimonio (7,1%), entre otros.

Según la experta emocional Yao Lu, de la página web Shiji Jiayuan, en la actualidad los jóvenes se han vuelto más exigentes a la hora de encontrar pareja. “Por un lado, las condiciones de los jóvenes en general han mejorado, sobre todo entre el grupo de alta educación y altos ingresos. Debido a que ellos mismos han mejorado, también tienen mayores exigencias para su media naranja. Por otro lado, los jóvenes de hoy han crecido en un entorno mucho mejor que la generación de sus padres, así que después del matrimonio tampoco quieren sufrir demasiado, especialmente aquellos que viven en las grandes ciudades, que tienen costes muy altos; es por eso que las condiciones económicas se han convertido en un aspecto muy relevante a la hora de contraer matrimonio”.

Yao Lu considera que la forma de pensar de los padres proviene de una mentalidad tradicional. Es por eso que piensan que cuando se hacen mayores, los hijos tienen que casarse. Al llegar el Año Nuevo Chino o cualquier otra festividad, toda la familia tiene que formar una gran reunión armoniosa. Es muy probable que este tipo de conceptos sean muy distintos entre los jóvenes. Además, en el caso de la generación de los padres, en cuanto encuentran a alguien con unas condiciones aceptables, piensan que ya es suficiente para casarse. En la actualidad, sin embargo, a la hora de casarse los jóvenes también quieren enamorarse; no sólo van a considerar las condiciones económicas de la pareja, sino también sus sentimientos y sus valores; éstas son cosas que los padres no entienden.

“Los requisitos para los chicos cada vez son más exigentes, se les pide que tengan un coche, una casa y ahorros en el banco. Si no es así, incluso si no son rechazados inmediatamente por la familia de la chica, aún así sufrirán penalidades”. Para Zhu Li, los jóvenes que se han ido de sus pueblos natales para ganarse la vida en la gran ciudad siempre necesitan de tiempo para ganar dinero y experiencia. Es por eso que las altas exigencias de las familias de las mujeres se convierten en un obstáculo fundamental a la hora de contraer matrimonio. “Además, debido a las diferencias entre las ciudades, los padres no son capaces de sufrir el estrés en el trabajo y el ritmo de vida que llevan sus hijos, así que no dejan de presionarles para que se casen, provocando de esta forma todavía más presión además de la laboral”.

“Los padres deben tener compresión y simpatía hacia sus hijos; al mismo tiempo, los jóvenes también tienen que ponerse en el lugar de sus padres y comunicarse más con ellos”. Según Yao Lu, en la actualidad muchos ancianos viven solos y separados de sus hijos, lo que les hace preocuparse todavía más por ellos. Ocuparse del tema del matrimonio de sus hijos les hace recibir cierto consuelo. Además, en muchas ocasiones, los consejos de los mayores están llenos de verdades difíciles de escuchar. Independientemente del sexo, a la hora de casarse, cuanto mayor sea la edad, menor será el espectro de posibilidades. En ese momento, si no están dispuestos a rebajar sus exigencias, se quedarán solteros. “Por lo tanto, los jóvenes también deben dar importancia a la cuestión del matrimonio, y ser más activos”.

En realidad, ¿cuál es la mejor edad para casarse? Según el estudio, el 56,8% de los encuestados cree que la edad mas apropiada está entre los 25 y los 30 años. Aquellos que escogieron menos de 25 años, entre 30 y 35, 35-40 o más de 40 suponen el 10,2%, 9,5%, 0,6% y 0,2% respectivamente. El 21,3% restante piensa que, siempre y cuando se encuentre a la pareja adecuada, la edad no es importante.

 

Más

No casarse antes de los 30 debería ser delito

Fuente

• China Youth Daily (Vía Sina)

• Viñetas: Xinhua / Diario del Pueblo

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Acerca de Yidi Deng

Yidi Deng, originaria de China, es estudiante del Máster Oficial de Traducción, Interpretación y Estudios Interculturales de la Universidad Autónoma de Barcelona. Es licenciada en Filología y Cultura Hispánica por la Universidad de Lenguas Extranjeras de Dalian y alumna de intercambio en la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona. Aunque lleva en España casi tres años, nunca ha perdido la pasión y la curiosidad por China.

Trackbacks / Pings