América Latina y China, Lo último

La visita de Xi Jinping a México genera nuevas expectativas entre los dos países

En su segundo viaje oficial como presidente de China, Xi Jinping ha decidido visitar varios países latinoamericanos: primero Trinidad y Tobago, después Costa Rica y entre el 4 y el 6 de junio México. Aunque muchos medios están especulando sobre la importancia de su posterior encuentro con Obama y las relaciones con EE.UU. (en donde estará el 7 y el 8 de junio), lo cierto es que su paso por México puede considerarse como lo más novedoso de la agenda del presidente chino.

Su visita a México, la primera economía de habla hispana, es el mejor símbolo del cambio de rumbo que se ha vivido en las relaciones bilaterales desde que el presidente Peña Nieto llegó al poder en diciembre. Si desde mediados de los 90 los dos países han tenido unas relaciones tensas caracterizadas por desencuentros políticos y fricciones económicas, en los últimos seis meses todo parece apuntar a una luna de miel entre los dos nuevos presidentes.

Para saber cómo ve China su relación con México y qué novedades puede traer la visita de Xi Jinping, hablamos con Qi Fengtian (齐峰田), investigador del Instituto de América Latina de la Academia de Ciencias Sociales de China, quien se muestra optimista sobre las nuevas posibilidades de colaboración que se abren en sectores como infraestructuras, nuevas tecnologías y recursos naturales.

Qi Fengtian en su despacho de Pekín.
Qi Fengtian en su despacho de Pekín.
Este es el segundo gran viaje internacional de Xi Jinping como presidente. Si antes visitó Rusia y varios países de África, en esta ocasión visitará EE.UU. y tres naciones latinoamericanas. ¿Cómo podemos interpretar este segundo viaje?

Desde que Xi Jinping tomó cargo de su puesto, el gobierno ha reafirmado las guías básicas de la política exterior china. Uno de los ejes está en los países del tercer mundo: en Asia, África y América Latina. Pero la estrategia global también exige visitar países como Rusia o Estados Unidos. Estos países son muy importantes en la escena internacional y tienen mucha importancia política, por lo que también hay que hablar con ellos sobre los puntos y las posiciones básicas de cada uno.

¿Podemos pensar que esta visita tan rápida a América Latina implica una mayor importancia de la región para China?

En realidad, debido a las circunstancias económicas, sobre todo desde la crisis financiera de 2008, las regiones de Asia, América Latina y el Caribe cuentan con algunas de las economías más dinámicas y es donde se está produciendo el mayor desarrollo económico. Debido a estos dos factores, las dos regiones necesitan de ayuda mutua. ¿Qué productos o materias primas pueden exportar los países latinoamericanos a China? Debido a las circunstancias actuales, la capacidad de compra en EE.UU. y Europa ha bajado, por lo que hay que abrir nuevos mercados y después continuar ampliándolos. Las relaciones comerciales entre las economías emergentes deben ser otra ruta adicional, otra dirección económica y política.

México y China parecen estar actualmente pasando por una luna de miel al contar con dos nuevos presidentes. ¿Cómo se está viviendo este cambio desde China?

Este cambio se debe a un contexto internacional más amplio en el que los dos países están buscando ampliar y desarrollar el mercado internacional, es decir, tienen una estrategia de mayor diversificación en su política exterior.

Cuando el Presidente Peña Nieto estuvo en el Foro Asiático de Boao, y también en entrevistas con periodistas chinos o con periodistas mexicanos, afirmó que iba a hacer reformas y que iba a haber un cambio de rumbo en la política interior, abriendo nuevas oportunidades de inversión, buscando nuevos sectores de producción, reformando el sector energético y mejorando la capacidad tecnológica del país. También afirmó que buscaría más intercambios con el mercado asiático y con China, Japón y Corea del Sur.

Durante su presencia en el Fórum de Boao, en conversaciones con líderes chinos o con Xi Jinping, Peña Nieto también consiguió mucho consenso en algunos temas, apostando por romper con el proteccionismo y avanzar hacia la apertura de nuevos programas de cooperación. Por ejemplo, incrementos en la exportación de petróleo hacia China, o acuerdos de cooperación en el terreno tecnológico. También puede haber cooperación en otros campos donde China ya tiene proyectos en otros países latinoamericanos, como la construcción de infraestructuras o la creación de valor añadido de productos tecnológicos complementarios.

Las dos partes no han cesado de buscar, negociar y solucionar los enfrentamientos comerciales tradicionales, como por ejemplo en torno a la industria de exportación de textiles o juguetes, donde México ha sentido mucha presión de los mercados en sus intercambios con EE.UU. y Canadá.

Algunos expertos piensan que la economía china y la mexicana son dos economías en vías de desarrollo que irremediablemente están destinadas a competir entre sí.

Desde la firma del NAFTA, y especialmente con la llegada del siglo XXI, al principio México obtuvo una gran superioridad en sus exportaciones, sobre todo a los mercados de EE.UU. y Canadá. Sin embargo, debido al rápido desarrollo económico de China y a su industria de mano de obra barata, el país asiático se convirtió también en una gran fuerza competitiva. Esto llevó a una relación de competencia entre México y China por el mercado norteamericano, provocando fricciones y hostilidad.

Sin embargo, en los últimos años, incluso con el presidente Felipe Calderón, las dos partes se han dado cuenta de la mala influencia que tienen en los dos países estas fricciones, y han buscado coordinarse y colaborar económicamente, solucionando progresivamente los enfrentamientos y los problemas esenciales. La mejora tecnológica o los cambios en las exportaciones chinas a EE.UU. provocará ajustes estructurales en el comercio, por lo que las fricciones serán menores.

Una de las grandes cuestiones que preocupa a México actualmente es su enorme déficit comercial con China, ya que éste país vende aproximadamente diez veces más a México de lo que le compra. ¿Qué se puede hacer para solucionar este desequilibrio comercial?

Para solucionar el problema del déficit los gobiernos deben buscar una gran colaboración y actuar y tomar medidas conjuntamente. Una de las fórmulas más sencillas y directas sería que México ampliara sus exportaciones de petróleo a China. Por otro lado, el gobierno mexicano debería crear comités económicos especializados para tratar de solucionar estos problemas económicos y comerciales entre los dos países.

¿Se podría avanzar en la firma de un tratado de libre comercio?

Ahora mismo los dos países todavía no se encuentran en la fase de discutir o establecer un tratado de libre comercio.

En el caso de China, sin embargo, hay gente en el gobierno que espera poder firmar más tratados de libre comercio con más países. En la actualidad China tiene Tratados de Libre Comercio con tres países latinoamericanos: Costa Rica, Perú y Chile. También está en conversaciones con otros países como Colombia o Uruguay. En los últimos años, el gobierno chino también ha mencionado a México la posibilidad de avanzar en un tratado de libre comercio, pero hasta ahora México no ha sido muy activo en su respuesta. Tal vez con el nuevo presidente Peña Nieto, que está intentando solucionar las dificultades de la economía mexicana y también resolver los conflictos económicos entre las dos partes, se podría avanzar paso a paso para extender los intercambios comerciales y subir el nivel del comercio.

Ante la visita de Xi Jinping, muchas personas en México confían en poder atraer mayor inversión por parte de china. Se habla sobre todo de inversiones en infraestructuras, como puertos, autopistas o trenes.

En general, muchos países en vías de desarrollo desean tener este tipo de relación: obtener inversiones y tecnología por parte de China. En los últimos años, dentro de la colaboración entre China y América Latina y África, se puede ver que prácticamente cada vez que los líderes chinos visitan estos países en vías de desarrollo casi siempre firman algún acuerdo de inversión. Así que es muy probable que en su visita Xi Jinping también acuerde ampliar la inversión china en México. Las inversiones deberían ser sobre todo para mejorar algunas de los campos que has mencionado, como puertos, carreteras y trenes, básicamente infraestructuras.

En este tipo de acuerdos debería haber cooperación y cambios, pero también es muy importante que los dos países participen de los proyectos, por ejemplo en cuestiones como las nuevas energías, los productos de alta tecnología o la extracción de petróleo. En este tipo de sectores la colaboración será mayor.

En el tema de los recursos energéticos, México también cuenta con minas de hierro y cobre en las que China podría invertir.

Si el nuevo gobierno de Peña Nieto tiene intención de hacer reformas en esa dirección, China estaría contento de poder cooperar en ese campo. En el pasado, China ha colaborado con Chile en la extracción en minas de cobre; sin embargo, en otros casos, como con el anterior gobierno de Colombia, no se deseaba demasiado la colaboración con otros países en el sector de los recursos naturales. Con el nuevo gobierno, sin embargo, se buscó desarrollar la economía nacional y se amplió la colaboración. Si el nuevo gobierno mexicano tiene esta intención, China espera poder ampliar su colaboración e intercambios en este sector.

Los salarios en las fábricas chinas han subido considerablemente hasta situarse más o menos al mismo nivel que los salarios en México. ¿Podrían las empresas chinas, o parte de esa industria pensada para la exportación, mudarse a México para poder (entre otras cosas) llegar más fácilmente al mercado estadounidense?

En el actual contexto de incremento de los salarios en China, y de descenso de sus beneficios, China va a vivir este tipo de tendencia: mudar las fábricas a otras regiones o avanzar en la colaboración con el gobierno mexicano para la inversión directa en fábricas. De esta forma las fábricas chinas se adaptarán a las condiciones locales en su gestión, y esto también será bueno para solucionar el problema del desempleo de los trabajadores mexicanos. Esta puede ser un forma de colaboración económica más positiva; no será como en el pasado, que todo eran exportaciones y los productos de bajo coste chino provocaron problemas en la economía mexicana.

Ya hay alguna empresa china, como la de automóviles Geely, que está colaborando en este tipo de iniciativas. Geely es una empresa china y utiliza fondos y tecnología chinas, pero en la fábrica que han construido allí prácticamente todos los trabajadores son mexicanos. Se trata de una colaboración bastante buena para las dos partes. Otras empresas chinas, como Huawei o Zhongxin, empresas de ordenadores y tecnología, también se basan en aportar trabajadores técnicos pero contratar a trabajadores locales para las manufacturas.

Salario medio por hora en México y en China en el sector de las manufacturas.
Salario medio por hora en México y en China en el sector de las manufacturas.
En Centro América hay todavía varios países que no reconocen a la República Popular de China y sí a Taiwán, una cuestión muy importante para el gobierno chino. En los últimos días se ha rumoreado que Honduras podría reconocer a la República Popular. ¿Podría este viaje impulsar cambios en esa dirección?

En este tema lo más importante son las relaciones entre la China continental y Taiwán. En Taiwán ahora mismo gobierna Ma Yingjeou (del Kuomintang), y las relaciones entre las dos partes se están desarrollando rápidamente. Al gobierno chino lo que más le importa es promover los intercambios entre la China continental y Taiwán, no quiere meter más presión o irritar a Taiwán. En el caso de Ma Yingjeou y Taiwán, en cuanto a su espacio internacional, desde este punto de vista la China continental no va a establecer relaciones políticas oficialmente con ninguno de los países latinoamericanos que no reconocen a la República Popular.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 4 votes)
La visita de Xi Jinping a México genera nuevas expectativas entre los dos países, 5.0 out of 5 based on 2 ratings
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 Comentario

  1. Fontaine Claire

    Nada nuevo bajo el Torrido Sol de California, podria titularse el viaje de Xi Jinping a Mexico. Me recuerda la estrategia de Hernan Cortes para conquistar el Imperio Azteca. Busco una alianza con las tribus sometidas por los “odiados” aztecas para atacar juntos al enemigo que les tenia cruelmente sometidos. El mensaje politico del viaje antes de ir a los EEUU es similar: irse ganando la amistad de los paises vecinos del Sur, desde los mas pequenos hasta el mas grande. Una vieja estrategia que en el Arte de la Guerra se menciona tambien: “Divide y veceras”.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario