Cultura, Lo último

Cara y cruz del cine histórico chino

Se estrenan en China dos de las películas más esperadas del año: “Back to 1942”, del director Feng Xiaogang, y “The Last Supper”, de Lu Chuan.

La última semana de noviembre se estrenaron en China dos de las películas más esperadas de la temporada, dirigidas por dos de los mejores directores chinos. El cine histórico es uno de los géneros más populares del país asiático, pero estas dos películas, ambas épicas a su manera y con un reparto plagado de estrellas del celuloide chino, representan dos maneras de ver el cine, dos estilos y tratamientos completamente diferentes, ambos peleando por ganarse el favor de crítica y público en el que es ya el segundo mercado cinematográfico del mundo.

Estas dos películas recién estrenadas, frente a frente.
Estas dos películas recién estrenadas, frente a frente.
Feng Xiaogang es probablemente el director chino más conocido y popular del país. Con un enfoque claramente comercial y poseedor de “el toque Midas”, que convierte todo lo que toca en oro, se ha sabido meter a las audiencias chinas en el bolsillo año tras año, logrando continuos éxitos de taquilla como “Cellphone” (2003), “A World Withouth Thieves” (2005), “If you are the one” (2008) o “Aftershock” (2010). Con su reciente “Back to 1942”, Feng Xiaogang repite fórmula para tratar una vez más de convertirse en el director más exitoso en las carteleras chinas.

La película está basada en la sequía que en 1942 asoló la provincia china de Henan, haciendo emigrar a millones de personas a través de un viaje por un inmenso país que se veía sumido en la guerra contra Japón y enturbiado por la ramplante corrupción gubernamental. Se estima que cerca de 3 millones de personas murieron en esta tragedia humana, conocida por pocos en Occidente.

Feng Xiaogang ha visto en esta historia el material perfecto para crear un nuevo taquillazo, repitiendo muchos de los elementos que tan bien le funcionaron en “Aftershock”, el mayor éxito de taquilla en la historia del cine chino hasta la llegada de “Let the Bullets Fly” de Jiang Wen. El guión, basado en una novela de Liu Zhenyun (quien también figura como guionista del filme) sigue la migración de dos familias, una rica y una pobre, a quienes Feng Xiaogang no da tregua alguna durante las dos horas y media de metraje. Los 35 millones de dólares de presupuesto le sirven al director para dar rienda suelta a un espectáculo de miseria y sufrimiento sin límite, tanto que parece no estar interesado en el interés o la involucración del espectador en la película.

Consciente de las notas que necesita tocar para lograr esta melodía agónica, Feng Xiaogang ha decidido poner en su última película toda la carne en el asador y abandona la emotividad o el drama presente en sus anteriores películas. Tras los cerca de 145 minutos de horror sin descanso, maquillados con espectaculares escenas de batalla y una excelente factura técnica, el maratón de angustia no tiene ningún interés y no consigue en ningún momento emocionar al espectador.

La crítica al gobierno del Kuoumintang y a la figura de Chiang Kai-shek le habrá valido a buen seguro el favor de la Administración Nacional de Radio, Cine y Televisión (SARFT), el organismo estatal que “pone orden” y censura los productos audiovisuales del país, y sin duda contará por ello con una envidiable distribución y presencia en los medios.

Ejemplo de un gran presupuesto sin corazón y un guión maniqueo que roza el populismo cinematográfico, “Back to 1942” representa la cara más comercial, vacía y codiciosa del cine histórico chino. No es difícil prever que se convertirá en una de las películas más taquilleras de los últimos años, a pesar del mal recibimiento de la crítica nacional e internacional.

Por su parte, Lu Chuan, director de clásicos como “Kekexili: Mountain Patrol” (2004) o la excelente “City of Life and Dead” (2009), esta última premiada en el Festival de Cine de San Sebastián, llevaba los últimos años trabajando en una nueva película de género histórico, “The Last Supper”. Después de meses de retrasos y siempre con la incertidumbre sobre si conseguiría el permiso para estrenarse en China, el film llegó a las carteleras a finales de noviembre, al mismo tiempo que la última propuesta de Feng Xiaogang.

La película narra el ascenso de la dinastía Han al trono de China y las guerras internas por el poder que se sucedieron entre los generales que se enfrentaban al decadente gobierno Qin. La corrupción del poder, la traición de la amistad y la manipulación de la historia como arma política componen una película meticulosamente documentada y hermosamente filmada, con un alma Shakespeariana que la convierte en un ejercicio de maestría y emotividad cinematográfica. Aunque “1942” también cuenta con un reparto de caras conocidas para darle a su película gancho internacional (Tim Robbins y Adrian Brody), quizá sea Lu Chuan quién salga mejor parado al contar con los siempre eficaces Daniel Wu y Liu Ye, que interpretan a dos compañeros de batalla destinados a competir hasta la muerte por lograr imponerse en el juego de tronos de la época.

Cartel de la nueva película de Lu Chuan.
Cartel de la nueva película de Lu Chuan.

Lu Chuan y su equipo realizaron un exhaustivo trabajo de documentación antes de ponerse a filmar. Su interés por el periodo histórico que retrata le llevaron a documentarse en profundidad acerca de costumbres, arquitectura o las armaduras portadas por las diferentes tribus y ejércitos de la época. El resultado es un ejercicio de honestidad que aunque ofrece a los espectadores fascinantes decorados para recrear su mirada durante toda la película, con enormes y majestuosas bibliotecas y palacios prohibidos de piedra y agua, se aleja en ciertas escenas ampliamente conocidas en la historia china de lo mostrado en otras películas basadas en el mismo periodo histórico. Este tira y afloja con el revisionismo histórico ayuda al director a reforzar uno de los principales pilares argumentales de la película: la falsificación de la historia a manos de los vencedores.

Fue precisamente este aspecto el que le ha valido la desconfianza de las autoridades chinas, al ser visto por muchos como una velada crítica a ciertos aspectos de la política contemporánea del país. El visto bueno y su posterior estreno es sin duda un motivo de alegría, ya que ofrece a los espectadores y a la crítica la posibilidad de disfrutar del nuevo trabajo de uno de los directores chinos más a tener en cuenta y el placer de degustar esta épica impresionista y emotiva sobre uno de los periodos clave de la historia de China.

A pesar de sus muchas virtudes, “The Last Supper” cuenta sin embargo con un laberíntico guión de intrigas palaciegas que salta continuamente atrás y adelante en el tiempo, construyendo un rompecabezas narrativo que sin duda no convencerá a todo el mundo debido a un argumento que en ocasiones resulta difícil de seguir.

“Back to 1942” y “The Last Supper” son dos maneras de ver el cine y dos ejemplos de cine histórico obligados a competir en la cartelera nacional. Estas dos épicas históricas, lo mejor de las dos caras de un mismo género histórico, dan muestra de la creciente calidad de las propuestas cinematográficas de un país con crecientes aspiraciones de exportación cultural. Feng Xiaogang y Lu Chuan han firmado dos historias que a pesar de rivalizar entre ellas por el favor del público, harán sin duda las delicias de los distribuidores y cadenas de cine del país.

email
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.3/5 (4 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Cara y cruz del cine histórico chino, 3.3 out of 5 based on 4 ratings
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Acerca de Pello Zúñiga

Pello Zúñiga Pérez es un periodista y escritor afincado en Pekín, especializado en la cultura y los medios de comunicación de China. Licenciado en Comunicación Audiovisual y Máster por Radio Televisión Española, colabora habitualmente con Zaichina cubriendo el mundo cultural y la actualidad cinematográfica del país asiático. . [Más artículos de Pello Zúñiga]

5 Comments

  1. Doy fe sobre lo que se escribe de “The Last Supper”. Preciosa película, buenas interpretaciones y lograda ambientación, PERO lo dicho, un guión muy elaborado, complejo, que gusta, pero que puede llegar a perder. Y si la llegas a ver en chino, como es mi caso, pues más facilmente.

    Conclusión: antes de meterme en el cine investigaré qué nivel de dificultad me puede conllevar entenderla.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Trackbacks / Pings

Deja un comentario