Política, Sociedad

¿Recuperará China a su primera dama?

Una vez que ya ha sido nombrado Secretario General del PCCh, Xi Jinping trae consigo a la primer línea de la política china a su radiante y popular esposa Peng Liyuan, cuyo nombre traspasa las fronteras de los escenarios, donde desde muy joven se forjó como estrella de la canción popular hasta convertirse en un referente e, incluso, eclipsar a su marido.

La figura de la primera dama ha quedado en China reducida a niveles ínfimos desde la terrible experiencia que supuso el narcisismo del matrimonio Mao Zedong y Jiang Qing. “Madame Mao”, al igual que Peng Liyuan, también fue una reconocida actriz antes de contraer matrimonio. Después, sus ansías de poder le hicieron formar parte de la conocida como Banda de los Cuatro, que eliminó cualquier atisbo de cultura ajena a los cánones establecidos por el Partido. El culmen de su poder llegó con su activa participación en la Revolución Cultural, que tras la muerte de su marido la llevaría a ser enjuiciada y encarcelada hasta 1991, cuando se quitó la vida en su celda.

Esos años de terror sepultaron el protagonismo de las posteriores mujeres de los líderes chinos. Zhuo Lin, mujer del “arquitecto de las reformas” Deng Xiaoping, inició esa senda de formalización de un perfil bajo limitándose a apariciones en actos ceremoniales junto a su esposo, formando una “pequeña” pareja. No obstante, el pasado de Zhou reflejaba a una mujer de un fuerte carácter por su intensa participación como guerrillera luchando junto al propio Deng, “celebrando” su luna de miel –rechazó las órdenes de su marido de que los familiares se quedarán atrás, “tendrás que decapitarme y expulsarme del Partido, le dijo en plena batalla con los nacionalistas- y experta científica al ser la primera mujer en formar parte del departamento de la Universidad de Pekín.

Deng Xiaoping junto con su esposa, Zhou Lin.
Deng Xiaoping junto con su esposa, Zhou Lin.

El prototipo de primera dama en la sombra continuaría vigente con Jiang Zemin y Hu Jintao. La mujer del primero, Wang Yeping, decidió permanecer en Shanghai con los hijos del matrimonio una vez que Jiang fue designado como nuevo Secretario General del Partido. Los asesores de Jiang le aconsejaron acudir a actos oficiales acompañado de Wang (especialmente en el extranjero), para potenciar así esa imagen de nuevos aires aperturistas que se pretendían difundir desde el Partido. Sin embargo, las apariciones de Wang ante los focos de la prensa internacional fueron contadas y durante esos casos puntuales demostró no estar al mismo compás que las primeras damas occidentales, cuyo estilo se oponía a la sobriedad característica del matrimonio.

Jiang Zemin y su esposa, Wang Yeping, en visita oficial a Estados Unidos.
Jiang Zemin y su esposa, Wang Yeping, en visita oficial a Estados Unidos.

Más desapercibida aún que Wang Yeping ha pasado Liu Yongqing, la mujer de Hu Jintao. Apenas se posee información sobre su pasado salvo que la pareja se conoció durante su época como universitarios. La última vez que viajó junto a su marido se produjo en junio de este año durante la visita oficial a Dinamarca, donde fueron calurosamente recibidos por la reina Margarita en el primer viaje de un mandatario chino al país nórdico. [Puedes ver las imágenes en el siguiente vídeo]


 

Ahora será el turno de Peng Liyuan (1962, Yuncheng, Shandong) de elevar el estatus de las primeras damas chinas al estilo Carla Bruni y Michell Obama o mantenerse en un plano inferior como sus antecesoras. Según sus últimas apariciones desde 2007, cuando el nombre de su marido comenzó a entrar en todas las quinielas por la sucesión, Peng ha limitado su vestuario, portando en ocasiones el uniforme militar, y sin apenas maquillaje, lo que parece indicar que se verá obligada a disminuir su presencia en los medios de comunicación y ante las grandes audiencias del mundo del espectáculo.

No resultará fácil para una mujer observada ante el televisor por más de 700 millones de chinos durante sus actuaciones en las Galas de Año Nuevo que organiza la CCTV. Se estrenó en este programa en 1982, cuando cantó la famosa canción “Mi patria” (我的祖国) con tan sólo 20 años. Su voz prodigiosa, tan característica de la música popular china, la elevaron al estrellato y la hicieron repetir en un total de 28 Galas de Año Nuevo, convirtiéndola en una estrella que ha pisado escenarios de todo el planeta.


Sobre estas líneas, Peng Liyuan interpreta “Mi patria”, la canción que la hizo famosa en todo el país.

Sus primeros pasos en el mundo de la canción popular los dio tras ingresar con apenas 18 años en el Ejército de Liberación Popular, donde sus superiores descubrieron que aquella adolescente que poseía un torrente de voz podría abandonar la instrucción militar para comandar –ostentando el grado de General en la actualidad- la banda musical del ejército. Su misión: alentar a las tropas en los improvisados escenarios de las bases militares de todo el país. Desde entonces su carrera se lanza con éxitos como “En la tierra de la esperanza” (在希望的田野上) o “Hija del Partido” (党的女儿), cuyas connotaciones patrióticas son fáciles de adivinar.



Peng Liyuan interpreta uno de sus clásicos, “En la tierra de la esperanza”.

¿Cuándo surgió el amor entre Xi y Peng? Parece ser que el culpable del idilio fue un amigo común de ambos que en 1986 les presentó cuando Xi ocupaba el puesto de vicealcalde del puerto de Xiamen y Peng era ya una estrella de la televisión. En una entrevista de 2007 para el Zhanjiang Evening News, Peng, en un alarde de sinceridad, confesó que a primera vista Xi le pareció “rústico y viejo, poco sofisticado pero muy inteligente”. En cambio cuentan que Xi sabía que sería su mujer “a los 40 minutos de conocerla”. El posteriormente Secretario General de Fujian y Shanghai ya había contraído una vez matrimonio con la hija del embajador de Reino Unido, un compromiso que se rompió a los tres años.

Un año después del flechazo, la pareja se casaría no sin antes sortear el descontento de los padres de ella, poco entusiasmados por las diferencias de origen entre los dos. La luna de miel tuvo que verse aplazada debido al comienzo de la gira que Peng realizó por Estados Unidos. Cinco años después, la cantante daría a luz a la única hija del matrimonio, Xi Mingze, cuya traducción literal sería “Una buena persona para el país”. Ahora, con 20 años, la joven Xi estudia en Harvard bajo un pseudónimo, como otros muchos hijos de los “príncipes rojos” que se trasladan a estudiar al extranjero.

La capacidad de Peng para conectar con las masas dentro y fuera de los escenarios fue captada por la Organización Mundial de la Salud que en 2011 la nombró “Embajadora de Buena Voluntad” en la lucha contra el Sida y la Tuberculosis, destacando “su dedicación en su ayuda a los niños, huérfanos y las mujeres y hombres que luchan en China para sobrevivir”.

En la vida diaria junto a Xi Jinping, Peng destacó en una entrevista para una revista oficial que cuando su marido llega a casa “nunca pienso que hay un líder. A mis ojos él es sólo mi marido, al igual que a los suyos yo no soy una estrella”. En otra entrevista para China News, Peng señaló que Xi cariñosamente la trata como “una hermana mayor” que ayuda a su marido a relajarse de su labor política cocinando sus platos favoritos. Resulta un verdadero reto imaginarse a la pareja en la sala de estar de su casa, él tan frío, ella tan fraternal, frente a frente disfrutando de la comida tradicional china.

A partir del reconocimiento oficial de Xi Jinping como nuevo líder del futuro de China, resultará interesante seguir el papel que desempeñará Peng Liyuan como primera dama. ¿Continuará siendo esa “soldado de las artes” que deja boquiabiertos a los millones de fans de todas las edades que la adoran en China? o, por el contario, ¿mantendrá el perfil de las anteriores primeras damas, cediendo su fama y ligando su agenda a la de su marido? Lo que está claro, como destaca Kent Ewing, profesor de la Hong Kong International School, es que “China tendrá la primera familia que mezcla fama y belleza con poder y privilegios”. El resultado será digno de pormenorizados análisis académicos.



Una de las últimas actuaciones de la mujer del nuevo líder político de China, en un evento militar de 2012.

Mucho más sobre el XVIII Congreso

¿Quién es Xi Jinping?

El Partido Comunista tiene nuevo Comité Central

Xulio Ríos: “El mensaje que va a transmitir el Partido es que ni Chongqing ni Guangdong”

Xulio Ríos: “En los últimos 10 años, Hu Jintao ha equilibrado la agenda de la reforma china”

El hombre más rico de China: “Los miembros del Partido Comunista tienen mujeres más guapas”

Gato negro, gato blanco (30 años después)

¿Publicarán su patrimonio los nuevos líderes chinos?

Lo que realmente quiso decir Hu Jintao

Breve guía para el XVIII Congreso del Partido Comunista de China

PCCh: un Partido, dos facciones

Jiang Zemin y Zhu Rongji reaparecen en el Congreso

La quiniela del XVIII Congreso del PCCh.

Diez razones para no perderse el XVIII Congreso del PCCh.

Sean Golden: “Lo que realmente ha hecho daño al Partido Comunista es el caso Bo Xilai”

Los diez peligros a los que se enfrenta el Partido Comunista de China

¿Cuánto cuesta ser miembro del Partido Comunista de China?

El nieto de Mao Zedong quiere dedicarse a la política

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
¿Recuperará China a su primera dama?, 5.0 out of 5 based on 1 rating
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Acerca de Sergio Rodríguez Romero

Graduado en Periodismo por la Universidad Pontificia de Salamanca (su ciudad natal), su primer contacto informal con China fue a través de un restaurante. Después de descubrir los entresijos de su política en la sección de Internacional del Diario de León, ahora, de manera más formal, está inmerso en su estudio a través del Máster en Estudios Chinos de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona. [Más artículos de Sergio Rodríguez Romero]