América Latina y China

Chávez busca ganar las elecciones con una “pequeña ayuda” de sus amigos chinos

Luchando contra el cáncer personal, la mayor inflación del mundo y la violencia social desatada, el próximo 7 de octubre Chávez se propone lograr la tercera reelección consecutiva como presidente de Venezuela, con la ayuda de dinero fresco procedente de Oriente.

Como ya lo venimos mencionando en ZaiChina, la Revolución Bolivariana es chinodependiente. Y no se trata de supuestas afinidades ideológicas (así como el PCCh pasó de la izquierda a la derecha en 1978, Chávez pasó de la derecha a la izquierda tras su fallido golpe militar). “Es el petróleo, estúpido”, que diría Clinton.

En un extenso artículo escrito por Charlie Devereux para Bloomberg a propósito de la participación china en la vida económica venezolana, se mencionan algunos datos ya conocidos como los 42.000 millones de dólares que el Banco de Desarrollo de China le ha prestado al país caribeño desde 2007. Pero también hay datos nuevos, como el anuncio de que Chávez ha pedido prestados a sus amigos chinos otros 12.000 millones de dolares. El periodista de Bloomberg relaciona esta cifra con los 26.000 millones de dólares que se gastó Estados Unidos en la “reconstrucción de Irak”. Y no menciona que en los 13 años de gobierno bolivariano, que nunca estuvo en guerra, el país obtuvo ingresos extraordinarios gracias a los altos precios del petróleo.

Una de las imágenes publicadas por Bloomberg.
Una de las imágenes publicadas por Bloomberg.

Devereux viajó a Barinas, el estado natal de Chávez –gobernado por un hermano de Hugo- para conocer el nuevo complejo de viviendas sociales construido con capital, tecnología y muchos trabajadores procedentes de China. Allí el periodista pudo comprobar como varias madres y amas de casa que por primera vez accedieron a una casa propia están dispuestas a agradecérselo eternamente al actual presidente venezolano.

“El petróleo venezolano está al servicio de China”, dijo Chávez en 2009 al recibir a una delegación de empresarios liderada por el viceprimer ministro Xi Jinping. Según Bloomberg, una de las empresas chinas más beneficiadas por los préstamos ha sido China National Petroleum Corp. (CNPC), que se ha quedado con los campos petroleros que abandonaron Exxon y Conoco Philips.

La relación fue resumida de esta manera por Liu Kegu, encargado de las negociaciones entre el Banco de Desarrollo de China y Venezuela: “Nosotros tenemos un montón de capital y necesitamos recursos naturales, mientras que ellos tienen un montón de recursos naturales y necesitan capital. El petróleo es muy fácil de conseguir. Se hace un agujero y sale”. Lo que es más difícil de entender es cómo un país con los ingresos extraordinarios en dólares que recibe Venezuela carece de capital.

Y lo que no explica Liu es qué recibe China a cambio de este inmenso capital que presta al país caribeño. Venezuela paga los préstamos con envíos de petróleo: 200.000 barriles diarios de los más de 600.000 que envía a China. Pero eso es sólo una parte del acuerdo. Debido a que durante más de diez años el gobierno se olvidó de construir casas para los pobres (que representan la mitad de la población), este año Chávez anunció la construcción de tres millones de viviendas, que serán construidas por la empresa china CITIC (que ya construyó más de 5.000 en Barinas).

Además, como esas viviendas necesitan electrodomésticos, Chávez arregló con la china Haier para que importara en un principio electrodomésticos mientras Venezuela construía su propia planta en el país. De esta manera, Haier cuenta con una clientela cautiva y Chávez le reparte electrodomésticos a su pueblo a un precio más bajo que el que se consigue en el mercado. Según informa Bloomberg, Venezuela ya adquirió de Haier un total de tres millones de unidades de aire acondicionados, televisores y otros.

CITIC no sólo se encarga de la construcción de casas, también invirtió en Las Cristinas, la mina de oro más grande del país y quiere participar junto con la venezolana PDVSA en el negocio petrolero. También está muy activa en Venezuela la China Railway Engineering Corp, que construye una línea férrea de casi 468 kilómetros de largo en un país que nunca tuvo tren de pasajeros. Otros datos que no menciona Bloomberg pero que ya hemos reseñado anteriormente son la construcción del principal puerto del país con financiación china, así como la mejora de los cuatro puertos importantes existentes. Y las multimillonarias inversiones en petróleo y hierro que realiza China en la Faja Petrolífera del Orinoco.

El artículo de Bloomberg hace referencia a los conflictos laborales desatados debido a la importante presencia de personal chino, que en algunos casos supera en cantidad al personal venezolano, y sobre todo a la forma de trabajo que pretenden implementar las empresas chinas: específicamente jornadas laborales de 12 horas o más. Devereux entrevista a un trabajador baleado por la policía en una protesta contra la China Railway Corp. y a otro que dice que lo obligan a trabajar 15 horas diarias.

Devereux intentó obtener la versión oficial sobre los conflictos laborales. No tuvo éxito. El gerente de la Empresa Estatal de Trenes, el representante del Banco de Desarrollo Chino en Caracas y representantes de China Railway se negaron a contestar. El periodista le solicitó al ministro de información venezolano, a través de un correo electrónico, que diera su versión. Tampoco obtuvo respuesta. El único que contestó a Bloomberg fue Hong Lei, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores chino. Y lo hizo a través de la agencia Xinhua. Para Hong Lei, las acusaciones que difunde Bloomberg no tienen sentido. La relación de cooperación entre los dos países beneficia a ambos pueblos. Como sabemos, la originalidad no es una virtud de los funcionarios chinos.

Ecuador le sigue los pasos

Un día antes, Bloomberg había publicado un artículo sobre la presencia china en Ecuador. Al igual que Venezuela, Ecuador tiene un gobierno altamente personalista. En este caso no se trata de un teniente coronel, sino de un economista graduado en Harvard. Pero ambos giraron hacia la izquierda cuando vieron la posibilidad de llegar al sillón presidencial por ese camino.

El artículo firmado por Nathan Gill empieza explicando que tras el default de 2008, Ecuador quedó fuera del crédito internacional y esto lo acercó a una China dispuesta a dar préstamos a cambio de petróleo y metales.

“Hogar de reservas aún no exploradas de cobre, similares a las de Chile y Perú –los mayores productores mundiales-, Ecuador ha firmado préstamos con China por 7.300 millones de dólares desde 2009, alrededor de un tercio del presupuesto anual del país andino”. Y Correa está solicitando a China 1.700 millones adicionales para poder hacer frente a las elecciones que se celebrarán en febrero de 2013.

En marzo, Ecuador cedió a China Railway Corp. y a Tongling Nonferrous Metals Group la explotación de la primera mina de larga escala de Ecuador (lo que originó una protesta de mujeres frente a la embajada china). Allí se extraerá principalmente cobre. Recientemente, China Petroleum and Chemical Group compró parte de las operaciones de Repsol en Ecuador. Actualmente, Ecuador, tercer exportador sudamericano tras Venezuela y Brasil, le entrega todo su petróleo a China. Una parte en pago de préstamos y el resto en transacciones día a día.

Vicente Albornoz, decano de la escuela de negocios de la Universidad de Quito, sostiene que aún cuando los préstamos chinos tienen ciertas condiciones, nadie está dispuesto a prestarle a Ecuador, excepto China. “Si recurriéramos a los mercados internacionales, los intereses serían aún más altos”.

Lee el resto de artículos escritos por Yuri Doudchitzky sobre las relaciones entre China y América Latina, entre China y Venezuela y entre China y Ecuador.

email
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario