Política

Bo Xilai y su mujer, en el punto de mira desde hace al menos diez años

Bo Xilai y su mujer Gu Kailai, en tiempos más felices y menos revueltos.
Bo Xilai y su mujer Gu Kailai, en tiempos más felices y menos revueltos.

Durante todo el año, el culebrón Bo Xilai ha marcado  la actualidad política de China. El antiguo secretario del Partido en Chongqing y miembro del Politburó fue acusado de corrupción y destituido de todos sus cargos en el mes de abril, cuando la agencia Xinhua hizo pública la acusación de asesinato que pende sobre su mujer, Gu Kailai (谷开来), cuyo juicio comienza hoy en la provincia de Anhui.

Hasta marzo-abril de este año, prácticamente nadie había hablado de la mujer de Bo Xilai y sus negocios, pero lo cierto es que su nombre lleva circulando con preocupación por distintos informes del Partido Comunista desde hace al menos diez años. Eso es al menos lo que se desprende del libro “China´s New Rulers: The Secret Files”, editado por Andrew. J. Nathan y Bruce Gilley y cuya primera edición se publicó en noviembre de 2002, casi al mismo tiempo que Hu Jintao llegaba a lo más alto del Partido. Este libro intenta explicar el proceso de selección de candidatos en la cúpula del gobierno chino, analizando las complejas relaciones de poder entre las familias políticas y los personajes que emergían en aquellos años como las nuevas figuras del Partido.

En este libro, Bo Xilai aparece junto a Xi Jinping y Li Keqiang como los tres políticos más importantes de la nueva generación de líderes chinos (la que precisamente tomará el poder en 2012-2013). A su favor se situaba el apoyo de Jiang Zemin y de su padre, Bo Yibo, ambos buenos amigos que precisamente habían tenido sus más y sus menos con el padre de Xi Jinping, Xi Zhongxun.

Pero Bo Xilai también tenía algunas desvantajas que le alejaban de Xi Jinping y de Li Keqiang y que hacían mucho más difícil su ascenso a lo más alto. Básicamente, en “China´s News Rulers” se habla de dos problemas: su excesivo gusto por llamar la atención de los medios y los negocios de su mujer. Esto es exactamente lo que dice el libro publicado en 2002:

Bo Xilai ha tenido otros pequeños problemas. Ha sido criticado por sus inapropiadas ansias de llamar la atención de los medios y por los negocios que ha hecho su mujer utilizando el nombre de la familia. [...]

En una ocasión, Bo Xilai, como gobernador de la provincia de Liaoning, se llevó consigo a 6.800 personas de la provincia hasta la ciudad de Shenzhen para una feria de comercio y una conferencia de investigación, un arrogante movimiento que pocos gobernadores de provincia se atreverían nunca a hacer. [...]

Su mujer, Gu Kailai, es acusada de haber utilizado las conexiones de la familia para promover su propia empresa de abogados. Ha abierto sedes de su empresa en Pekín, Shenyang, Shanghai, Shenzhen y algunos países extranjeros como Estados Unidos y Japón. También ha hecho promoción de sus negocios en los medios de comunicación. Como se suele decir en Dalian, “Bo Xilai dependió de su padre para hacer su carrera política, Gu Kailai dependió de su marido para hacer sus negocios”. Bo Xilai se ha llevado amplias reprimendas por sus torpes intentos de controlar las noticias sobre su mujer de los periodistas locales.

Una vez más, conviene recordar que estas palabras tan premonitarias fueron escritas hace casi diez años.

Más

• Todo lo que hemos escrito en ZaiChina sobre Bo Xilai

email
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Acerca de Daniel Méndez

Daniel Méndez es el creador y director de ZaiChina. Licenciado en Periodismo y Estudios de Asia Oriental, colabora desde Pekín con varios medios de comunicación (entre ellos El Confidencial, Radio Francia Internacional, El Tiempo y EsGlobal) y es el autor del libro "Universitario en China. Así son los futuros líderes del país". Es profesor asociado de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, donde ha impartido el curso "Información, medios de comunicación e Internet en la China actual". [Más artículos de Daniel Méndez]

Deja un comentario