Diccionario

Diccionario: Funcionarios desnudos

En ZaiChina estamos elaborando un pequeño gran diccionario con algunas de las expresiones en chino más importantes para comprender la realidad política y social de la China contemporánea. Son expresiones que en la mayoría de los casos no se pueden traducir al español y que requieren de una explicación un poco más extensa. A través de ellas hablaremos de algunos de los fenómenos de Internet, de las nuevas realidades sociales del país o de las políticas del Gobierno.

Puedes consultar la lista completa en nuestro diccionario:

Funcionarios desnudos (裸体做官, luoti zuoguan). Este término suele abreviarse con los caracteres de luoguan (裸官) y hace referencia a los funcionarios o dirigentes gubernamentales cuyos familiares residen en el extranjero y para los que desvían fondos públicos de forma ilegal. Por tanto, pese a que el funcionario no parece disfrutar de una situación económica boyante, lo que realmente hace es acumular dinero fuera de China.

Entre los años 1978 y 2003, el Ministerio de Comercio estima que unos 4.000 funcionarios abandonaron China llevándose con ellos, como mínimo, 50.000 millones de dólares. Este es también el caso de Bo Xilai, el ex Secretario del Partido en Chongqing, cuyo sueldo no sobrepasaba los 1.600 dólares mensuales, pero aun así logró enviar a su hijo a prestigiosas escuelas del Reino Unido y a la Universidad de Harvard.

Viñeta cómica ilustrativa del fenómeno. Vía Baidu Baike (百度百科)
Viñeta cómica ilustrativa del fenómeno. Vía Baidu Baike (百度百科)
email
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Acerca de Irene T. Carroggio

Irene T. Carroggio cursa el último año de Traducción e Interpretación en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y de Comunicación en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Ganadora del accésit del premio de traducción Andreu Febrer de la Universidad de Vic, traduce para Zaichina y Global Asia. Ha realizado cursos de chino en Pekín y Shanghai. [Más artículos de Irene T. Carroggio]