Cultura

La ruidosa “conquista china”

Desde que se publicó a finales de 2011, el libro “La silenciosa conquista china” ha recibido la atención de los medios de comunicación y las críticas muy favorables de varios periodistas españoles. Hace un par de semanas, debido a una polémica con la Embajada de España en China y con el Instituto Cervantes de Pekín, el libro volvió a llenar las páginas de los periódicos y ha seguido siendo motivo de discusión en los círculos de gente interesada en China. Debido a la repercusión que ha tenido, así como a las preguntas de nuestros lectores, me veo en la obligación de dar aquí mi humilde opinión sobre este libro.

Escrito por dos periodistas españoles, Juan Pablo Cardenal y Heriberto Araújo, “La silenciosa conquista china” se presenta como “una investigación por 25 países para descubrir cómo la potencia del siglo XXI está forjando su futura hegemonía”. A lo largo de sus más de 300 páginas, los autores nos presentan su relato sobre la forma en la que las inversiones chinas en algunos países de África, América Latina y Asia están cambiando estas regiones. Los periodistas se centran en los puntos más conflictivos de la presencia china en los países del sur, analizando las condiciones laborales de sus trabajadores, la naturaleza de las nuevas relaciones económicas que se están forjando, los derechos humanos o las repercusiones para el medio ambiente.

Por desgracia para todos los interesados en estas cuestiones, el libro está desde la introducción (la puedes leer aquí) teñido de unos tintes ideológicos que impiden tomarlo como una obra objetiva y honesta. El tono general del libro, las cifras que se ofrecen y los países y lugares elegidos llevan al lector siempre a la misma conclusión: China, esa dictadura horrible que estrangula a sus ciudadanos, se ha lanzado a la conquista del mundo sin ningún tipo de respeto por nada ni por nadie. No hace falta decir que, como cualquier realidad que se intente explorar, ésta es mucho más compleja que una película de buenos y malos, y la historia de la creciente influencia de China en los países del sur no es ni mucho menos una excepción.

Es muy significativo en este aspecto el vocabulario que los autores emplean a lo largo del libro y que ya es evidente en el propio título. Se habla sin comillas y de forma repetitiva de “la conquista china del mundo” y de “una ofensiva sin precedentes”. Si uno de los capítulos se titula “Aromas del salvaje oeste en las minas chinas”, otros subtítulos llevan expresiones tan sensacionalistas como el “Neoesclavismo chino en el corazón de África”, “Los peligros inherentes del interés nacional chino” o la “Hegemonía china sobre el río Mekong”. Es gracias a “las artes de seducción de Pekín” y a su “diplomacia camaleónica”, por ejemplo, como “Birmania se ofrece en carne viva a su voraz vecino”. Este lenguaje es solo una muestra gráfica de la forma en la que China es representada a lo largo del libro.

El problema no es que la obra sea crítica con China. A la mente se me vienen excelentes libros que han retratado muchas de las miserias de este país, como Cisnes Salvajes, Out of Mao´s Shadow o Red China Blues, por citar solo unos pocos. Uno de los documentales más fascinantes sobre China es precisamente Tiananmen, The Gate of Heavenly Peace, que a pesar de mostrar sus simpatías por los manifestantes de 1989 y criticar la violenta represión del gobierno, no traduce esto en una simplificación de la realidad. El problema es que todos estos libros y películas aceptan la complejidad de sus terrenos de investigación y presentan un relato lleno de grises, atributos todos ellos que no se encuentran en “La silenciosa conquista china”.

Además de esa especie de demonización de China, que entronca muy bien con esa idea asumida de “la amenaza amarilla” (más fácil todavía de aceptar en una Europa en crisis ), el libro describe el contexto internacional en el que se mueve Pekín de una forma totalmente desequilibrada. Casi por arte de magia, las empresas y gobiernos occidentales se presentan en el libro como los adalides del desarrollo sostenible y el comercio justo, siempre empeñados en hacer cumplir los derechos humanos allí por donde pasan. La visión es tan simplista que se critica de forma directa que China tenga relaciones con dictaduras como Sudán, Corea del Norte, Cuba, Irán o Birmania, sin tener en cuenta que generalmente todos los países (y sus empresas) se rigen por egoístas intereses nacionales (¿Israel? ¿Arabia Saudi? ¿La propia China, en la que todos los países y empresas del mundo están interesados? ¿Gadafi, a quién hasta hace poco se recibía con haimas en Europa?). El libro no tiene por qué abordar directamente lo que hacen otros países en el mundo, ya que está hablando de China, pero sí debería presentar las complejas e interesadas relaciones económicas mundiales en un contexto más acorde a la realidad.

En esta misma línea, el libro tiene omisiones voluntarias a las que cualquier periodista o investigador debería haber dado algo más de importancia. No se habla, por ejemplo, del camino inverso, el de cientos de empresas de América Latina, África y Asia haciendo negocios en China. Es bien conocido que el gran mercado de Yiwu, en el sur de China, está lleno de comerciantes del mundo árabe que se han aprovechado del milagro chino, así como hay miles de estudiantes africanos que son becados por el gobierno chino para estudiar en las universidades de Pekín. Tampoco se aborda la oportunidad que suponen los créditos que ofrece China, muchas veces en mejores condiciones que el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial (BM), unas instituciones que además suelen imponer en estos países políticas neoliberales que casi nunca han funcionado bien. No se menciona, o solo de pasada, las cancelaciones de deuda externa que China ha aprobado en los últimos años en los países africanos, el desarrollo económico que prácticamente todos los países analizados en el libro han vivido en los últimos años, las empresas mixtas (entre chinos y locales) que se están creando en estas regiones, los programas de cooperación que las empresas chinas desarrollan con el FMI, el BM, los países occidentales o Naciones Unidas, los cientos de escuelas y hospitales construidos, las escuelas de formación que empresas chinas están montando en estos países… etc, etc, etc…

Es cierto que España (y América Latina) ha vivido durante muchas décadas de espaldas a China. Y sin duda necesitamos que se publiquen más libros sobre este país. Por suerte, contamos ya con cientos de profesionales que llevan años, de forma independiente o ligados a universidades, luchando por sacar adelante proyectos que pasan por encima de discursos simplistas que parecían superados hace años. Hay muchísima gente embarcada en proyectos interesantes sobre China, buscando presentar la realidad contemporánea de este país de una forma profunda y sensata. Es por eso que es tan injusto que haya sido un libro como “La silenciosa conquista china” el que haya hecho tanto ruido.

email
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.5/5 (18 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +5 (from 15 votes)
La ruidosa "conquista china", 4.5 out of 5 based on 18 ratings
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

47 Comments

  1. Suscribo tus palabras de pe a pa.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 3.2/5 (11 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +2 (from 8 votes)
    • MARTÍN

      Zigor, tu comentario rezuma envidia. Parece mentira, que seas el primerísimo en dejar semejante perla de comentario, trabajando tú también para el País.
      Claro, te parece injusto, muy injusto, que en la tribuna no aparezcas tú y tus artículos mediocres sobre asuntos totalmente irrelevantes. Por ejemplo, tu último artículo sobre un concierto de Julio Iglesias en Shanghai… ¿No habrá otros temas en China de los que hablar?
      Me parece genial que cada uno opine lo que le parezca sobre el libro de marras, pero no, no es injusto que tenga repercusión. Si la tiene es bien merecida.
      ¿Por qué no escribes un libro tú en vez de envidiar y descalificar sin argumentos el trabajo de los demás?
      Por cierto, creo que el Sr. Reinoso escribe bastante mejor que ud y se documenta.

      VA:F [1.9.22_1171]
      Vota
      Rating: 4.2/5 (5 votes cast)
      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: -1 (from 5 votes)
  2. Manuel

    Amén, Dani.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +2 (from 4 votes)
  3. Aplauso y ovación cerrada.

    Geniales tus palabras.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 4.0/5 (4 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +4 (from 6 votes)
    • Gracias por el post Dani, te debo unas cuantas horas de mi vida que hubiese perdido en leerme el libro.

      La verdad desde que lei las noticias la semana pasada sospechaba que se trataba de algo asi. Es una pena porque estos tios han vivido en China muchos anyos y no parecen tan desinformados. Todo apunta a que es una estrategia deliberada … francamente con todo el tiempo y trabajo que han invertido es una pena que lo echen a perder con esta falta de objetividad y etica profesional.

      Y finalmente, un comentario en general: basta ya de llamar a la expansión comercial de China “conquista” o “colonizacion”. Estas palabras tiene connotaciones militares y hacen referencia a una determinada epoca. El colonialismo consistió en poderes europeos entrando a sangre y fuego en otros paises y tomando el poder por abuso de la fuerza. Llamar “conquista” o “colonialismo” a lo que hace China es tomarnos por tontos, lo unico que están haciendo los Chinos es jugar según las reglas de la globalizacion que occidente les impuso. Y francamente, por muy mal que lo esten haciendo los Chinos, jamas, ni haciéndolo a posta podran batir nuestro propio record de matanzas, injusticia y explotacion.

      VA:F [1.9.22_1171]
      Vota
      Rating: 2.8/5 (5 votes cast)
      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: +3 (from 5 votes)
      • Alejandro

        Estoy contigo menos en el último punto: el pcch sí que han colonizado y matado a su propia población… pero eso ya es otra historia que no tiene que ver con el libro.

        VA:F [1.9.22_1171]
        Vota
        Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
        VA:F [1.9.22_1171]
        Rating: 0 (from 0 votes)
      • Anto

        Genial cuando alguien dice “gracias por ahorrarme leerlo”. ¿De verdad ese es tu criterio y dejarás de leerlo por la opinión de otra persona?. Así nos va, opinamos sin documentarnos.

        VA:F [1.9.22_1171]
        Vota
        Rating: 3.0/5 (4 votes cast)
        VA:F [1.9.22_1171]
        Rating: -3 (from 3 votes)
  4. REM

    Por fin una crítica que atiende a los graves errores que esta investigación comete, y que apunta al peligroso discurso que crean los autores. Dichos periodistas llegan a conclusiones generales partiendo de una premisa totalmente tendenciosa que guía toda la investigación, tomando ejemplos de que la confirman, y sin tener en cuenta el contexto de fondo de las dinámicas globales, por no mencionar la llegada tardía de China a los países en vías de desarrollo con respecto a las potencias occidentales, quienes ya habían hecho su expolio y destrozo. De ninguna manera se puede considerar una investigación objetiva.
    Muchas gracias.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 4.2/5 (5 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +6 (from 8 votes)
  5. Alejandro

    Ahora ya sé cómo se sienten algunos con mis comentarios totalmente en contra del PCCh.Te sientes raro y piensas en si moderar tus comentarios o en abandonar la pluma (el teclado en este caso) :D
    Tremenda crítica la vuestra y tremendo el marketing que nos han querido colgar: “¡no nos dejan hablar del libro en el Cervantes porque el régimen ha movidos los hilos para que así sea!”, “¡el régimen es malo y se confirma lo que hay en el libro!”
    Por lo que comentas, este panfleto es totalmente equiparable a este libro donde Mao es simplemente un criminal donde sus virtudes son simplemente vectores de su maldad…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 3.0/5 (4 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: -1 (from 3 votes)
  6. Debo decir que también coincido con lo que se dice aquí. Y sí, he leído el libro.

    Un saludo,

    Luis

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 3.0/5 (4 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 2 votes)
  7. Alma

    Por fin una crítica en condiciones que va más allá del marketing editorial al que estamos acostumbrados en la mayoría de los medios de comunicación.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 3.0/5 (4 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 3 votes)
  8. Totalmente de acuerdo con la crítica, un aplauso para ZaiChina.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 1.0/5 (2 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 2 votes)
  9. kailing

    El libro habla de la conquista, y eso nunca ha tenido tintes positivos, al menos ultimamente. Ahora tienen que escribir la segunda parte, El Ruidoso Poder Blando Chino, y ahi si que entraria todo lo que se han dejado olvidado. Finalmente la Precuela: El Murmullo Chino, sobre los laobaixines chinos. De estos dos ultimos titulos pido royalties…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 3.7/5 (3 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +2 (from 2 votes)
  10. Meike

    Bravo Dani!!!Lo has clavado!!!!

    Simplemente por el hecho de que han ido a 25 países quizás cuidadosamente elegidos ya se ha dado por hecho que lo que cuenta parcialmente no es representativo para la visión global.

    Un saludo

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 3 votes)
  11. Gracias a todos por el apoyo. Me alegro mucho de la respuesta que ha tenido la crítica, llegó un momento en el que pensé que el loco era yo.

    VN:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 2.3/5 (3 votes cast)
    VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 2 votes)
  12. Juan Ramirez

    Hay un libro muy interesante que tiene que ver con el mismo tema, pero no se si esta traducido al castellano. Se llama Chine la Grande Seduction, escrito por Barthélémy Courmont.
    Aunque empieza a estar un poco desfasado, el punto de vista parece mas neutral de lo que se dice en este post, a mi me gusto muchisimo.

    No he leido el libro, pero hay que reconocer que de los peores problemas dentro de la sinologia -tambien a nivel perioditico- es la absoluta falta de madurez politico-analitica a la hora de examinar lo hechos, y la tendencia de lo autores a repetir los dicursos existente al respecto -y generalmente si son extranjeros la tendencia es la descrita en el post-.

    A mi me gustaria pensar que con el tiempo se superara este problema. Pero lo dudo tanto…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  13. Manel Ollé

    Totalmente de acuerdo: un libro amarillo amarillo, parcial, sensacionalista y mal escrito: no es periodismo ni menos de investigacion, como máximo turismo sensacionalista relleno de datos y omisiones

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 3.5/5 (6 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +5 (from 5 votes)
  14. Xavier

    Si bien no he leído más que algunas páginas, reseñas y entrevista a los autores, ya antes de la polémica me pareció que el libro se aliaba declaradamente con una línea editorial clara en su sensacionalismo, y que no iba a convencer a nadie que no lo estuviera ya anteriormente. En eso coincido totalmente con tu análisis.

    Sin embargo, tu post no comenta la polémica, el supuesto veto del embajador, del Cervantes, etc. ¿No crees (creéis) que es un tema complejo y a tener en cuenta, y que, por lo que he leído/me ha llegado, se ha llevado de manera cuanto menos, torpe?

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
    • Hola Xavier. El objetivo de esta entrada era solo hablar del libro. Me parecía importante dejar claro de qué estábamos hablando, sobre todo en un tema tan mediático en el que parecía que nadie se atrevía (por supuesta “solidaridad periodística” entre los compañeros de profesión en Pekín) a expresar una opinión discordante con lo que publicaban los medios de comunicación.

      Efectivamente, la decisión de la embajada es más polémica y tiene distintos puntos de vista. Teniendo en cuenta mi opinión del libro, ya te podrás imaginar que no me sorprende que no lo hayan presentado en Pekín, no sólo por su posición ideológica, sino básicamente porque no es un libro que cumpla con los mínimos estándares de calidad y honestidad periodística.

      El tema de fondo, sin embargo, es definir cuál es la labor de la embajada española en Pekín y si tiene o no como misión algo más que favorecer los intercambios comerciales. Por mis conversaciones con gente de la embajada, Cervantes, ICEX, etc… el objetivo aquí de todos los organismos oficiales es muy claro: aumentar los lazos económicos y beneficiarse lo máximo posible del crecimiento económico chino. Punto. El resto es retórica y palabrería. Incluso una institución tan cultural como el Cervantes tiene claro el objetivo económico que cumple en Pekín.

      ¿Debería cambiar esto? ¿Debería la embajada y otras instituciones oficiales promocionar actos culturales “más polémicos”? ¿Cuál sería la finalidad de eso? La verdad, no lo sé… en general creo que el Cervantes hace actos culturales muy interesantes y que ha traído a personas de gran calado que no han dudado en decir cosas muy críticas con China; también las editoriales, los medios de comunicación y las distribuidores de películas suelen apostar precisamente por los productos culturales chinos más polémicos.

      No sé muy bien cómo lo ves tú…

      VN:F [1.9.22_1171]
      Vota
      Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
      VN:F [1.9.22_1171]
      Rating: +2 (from 2 votes)
      • Xavier

        Muchas gracias por tu respuesta. De nuevo totalmente de acuerdo, aunque de nuevo, me gustaría comentar algunos matices.

        Quizá debería leer el libro o informarme mejor, pero bueno, me lanzo: entiendo que los autores han realizado una investigación, han visitado 25 (o los que sea) países, han entrevistado gente y aportan datos, etc. Como apuntas, puede que nos parezca que no alcanzan unos estandares y que su opinión malogra una pretendida objetividad investigadora, pero, ¿es ese un motivo para negarles tribuna y tratarlos como activistas sin legitimidad? O sea, el mercado está lleno de libros que considero merecen la hoguera, ¿pero debemos otorgarnos el dudoso honor de ser el que prenda el fuego?

        Claro está, la cuestión tiene que ver con la segunda parte de tu respuesta, con los objetivos estratégicos españoles en Pekín, que, sin sentirme capacitado para criticar con fundamento, en general me parece que sufren de cierta rigidez de cadera, para usar términos futbolísticos: está España tan volcada en querer agradar y convencer a Pekín de su apoyo, que piede capacidad de maniobra, de sorpresa, etc. (Incluso una versión abreviada del Sunzi ya les diría eso, si me permitís la broma.) Pero eso ya es otro tema. Parece ser que en este caso la embajada se ha asustado más de la actitud y del sensacionalismo que de los contenidos del libro, ¿no te parece?

        No quiero polemizar gratuitamente, pero me parece que es un tema que no merezce ser despachado en plan blanco y negro, como en su día hiciera la prensa “convencional” y como dices, “solidaria”. Enhorabuena por ofrecernos alternativas.

        Saludos,

        VA:F [1.9.22_1171]
        Vota
        Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
        VA:F [1.9.22_1171]
        Rating: 0 (from 0 votes)
      • Anto

        “¿Debería la embajada y otras instituciones oficiales promocionar actos culturales “más polémicos”? ¿Cuál sería la finalidad de eso?”
        ¿Dar cabida a diferentes opiniones quizás?, ¿No hacer el ridículo (de nuevo) en el contexto internacional que sí acoge actos como la presentación de libros que no son necesariamente favorables al régimen (dictatorial, no se olvide) chino?.

        El libro se presentó en la Embajada de México, con mucho éxito, por cierto, y los argumentos oficiales para el Cervantes fueron “que no presenta ningún libro no traducido al español” (no es cierto, y se puede demostrar) y la de la Embajada ni me voy a molestar en escribirla.
        Asistir a la presentación de un trabajo periodístico de investigación de tal calibre (me he leído el libro, y vivo en China) siendo español, a una embajada de otro país es perder la cara una vez por culpa de “nuestras” instituciones públicas, busquen afianzar relaciones comerciales o no.

        VA:F [1.9.22_1171]
        Vota
        Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
        VA:F [1.9.22_1171]
        Rating: +1 (from 1 vote)
        • Anto

          (traducido al mandarín, quería decir)

          VA:F [1.9.22_1171]
          Vota
          Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
          VA:F [1.9.22_1171]
          Rating: 0 (from 0 votes)
  15. David

    Un saludo a todos.

    Me considero una persona muy prudente, y por eso creo que lo mejor es que cada uno se forme su opinión una vez leído el libro, y no a través de lo que dicen los demás o de polémicas secundarias.

    Estoy ahora mismo acabando el libro, y puedo decir que ha sido un poco decepcionante. Me explico. La razón que me impulsó a leerlo fue el hecho que es un tipo de periodismo de investigación que hecho muy en falta en España y en español, y que es lo que nos lleva a todos al final a beber de fuentes en inglés. En contraposición al mundo académico de las ciencias sociales y humanísticas, que en general en todos los países desarrollados incluyendo aquellos que albergan las universidades o centros de investigación de mayor prestigio, adolece de falta de vínculo con la sociedad y el ciudadano de a pie, el periodismo de investigación es un engranaje más en la creación y fortalecimiento de una sociedad civil activa y una cultura política sana. y quizás ese sería otro debate, pero me parece un esfuerzo encomiable.

    Dicho eso, el libro es muy tendencioso y muy poco profesional. Cualquiera se dará cuenta del deliberado uso de lenguaje sesgado, que muchas veces despista al lector del contenido del libro, y que quiere condicionar la posición del lector de principio a fin. Por lo tanto, y siguiendo mi argumentación anterior, una gran decepción en cuánto a lo que debería ser periodismo de investigación serio.

    Además, personalmente creo que se queda en lo superficial, y que tendría más interés si los autores se hubiesen dado cuenta de que todo lo que ellos explican no es más que una parte del engranaje de la economía mundial y sus lógicas imperantes, en vez de fomentar el miedo a lo chino y la clave nacional de crítica a un gobierno determinado. Por supuesto que es criticable, pero que cómo alguien ha dicho anteriormente no se diferencia mucho del colonialismo occidental del siglo XX ni de las prácticas contemporáneas de empresas occidentales en el mundo en desarrollo o en la misma China. Y ellos no dan con esa clave que haría el libro mucho más interesante.

    De las cosas interesantes del libro, algo que creo que está siempre presente cuando se abordan temas de interés que incluyen al gobierno chino, es la opacidad y poca habilidad comunicativa o mediática de las grandes corporaciones y burócratas chinos, que no se ciñe simplemente a asuntos de índole internacional, sino que la vemos en el día a días en los temas sociales y políticos ante los que el gobierno central y los gobiernos regionales se enfrentan y a los que deben dar respuesta de forma mucho más ágil de lo que lo hicimos los países occidentales en nuestros procesos de desarrollo económico y políticosocial (lo que estaría acorde con la propia velocidad de los cambios socioeconómicos en China)

    Lo curioso es que además son dos periodistas y personas que han pasado un tiempo considerable en China.

    Por último, agradecer a ZaiChina la valentía en su comentario, por encima de corporativismos y de los amiguismos que le han proporcionado a este libro más audiencia de la que merece su contenido y el desarrollo del mismo

    Un saludo

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 3.7/5 (3 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +2 (from 4 votes)
  16. Buenos días, antes de nada mi mas sincera enhorabuena por la web, de la cual soy fiel seguidor.

    Después de leerme el libro, tu crítica y algunos de los comentarios de la web, siento (y mucho) discrepar de vuestra opinión. Y lo siento profundamente primero porque he vivido año y medio allí y me considero un apasionado de China, por lo que quisiera que esa crítica que se hace en el libro fuese del todo incierta, y segundo porque valoro mucho la opinión que desde una web como ésta se tenga del libro.

    Dicho esto, humildemente, creo que la crítica del libro peca precisamente de lo que critica, en el sentido de obviar los “grises” de los que hablas, los matices y los aspectos positivos del crecimiento de China en el mundo, que creo si están reflejados en el libro. Los titulares o frases que pueden parecer sensacionalistas sacadas de contexto están bien argumentadas, apoyadas con cantidad de datos, referencias y pies de páginas que permiten a lector ir a las fuentes para contrastar los datos. Es cierto que se centran en el lado más negativo, pero no creo que esto sea motivo para renegar del libro, pues se intenta poner a la luz aquello que no se suele contar de las grandes inversiones de China en el mundo. Últimamente parece que con la excusa de la “oportunidad económica” que supone el auge chino se obvian las consecuencias negativas que también tiene, y quizá en ello también tengamos algo de culpa los que amamos China y tratamos de divulgarlo. Como bien dices no todo es blanco o negro, y el libro es crítico, pero creo que es crítico sobretodo con la forma de actuar del gobierno y de las empresas estatales y privadas, no parando -como contrapunto- de admirar el coraje, valor y sacrificio del pueblo chino.

    No quisiera extenderme más, pero por mi parte sí recomiendo la lectura del libro, reposada, leyendo los pie de página y valorándolo sin prejuicio alguno (que no digo que tú lo tengas). Después podremos estar a favor o en contra de las opiniones expresadas o del lenguaje utilizado, pero los datos están ahí, y creo que seríamos injustos si demonizásemos el libro, minusvalorásemos su trabajo y estudio y menospreciásemos su opinión por no compartir esos criterios. A mí, como digo amante de China, me aporta mucho su lectura pues he estado mucho más expuesto a la alabanza del “gigante asiático” que de lo contrario, y creo que desde ese punto de vista es muy positivo tener una lectura crítica (y creo que constructiva) sobre este fenómeno.

    Espero que se entienda mi “contra-crítica”.
    Un saludo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 5.0/5 (3 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +3 (from 5 votes)
    • Se entiende perfectamente, Víctor. Al principio de mi crítica he enlazado a otras opiniones, algunas de ellas por periodistas españoles que llevan viviendo aquí muchos años, a los que también les ha gustado el libro. Mi opinión es sólo eso: mi opinión, y agradezco mucho que la tengas en cuenta y que respetes el trabajo que hacemos en ZaiChina.

      Si te interesa este tema en concreto, puedes comparar “La silenciosa conquista china” con otros libros que creo pueden ayudar a completar o contradecir ese relato. A la cabeza se me vienen “The Dragon´s Gift: The Real Story of China in Africa”, de Deborah Brautigam; o “The New Silk Road: How a Rising Arab World is Turning Away from the West and Rediscovering China”, de Ben Simpfendorfer. Cada uno de ellos con su propio estilo, y si bien también parciales, ofrecen otras narrativas, datos, cifras, contextos y argumentos que todos deberíamos tener en cuenta al hablar de la creciente influencia de China en el mundo.

      Gracias por tu comentario, Víctor, y esperamos verte por aquí de nuevo.

      VN:F [1.9.22_1171]
      Vota
      Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
      VN:F [1.9.22_1171]
      Rating: +2 (from 2 votes)
  17. Perfecto, es posible que tras la lectura de esos libros cambie mi visión de éste, por qué no, así que me apunto tus recomendaciones e intentaré sacar tiempo para leerlos. Gracias y por supuesto, intentaré seguir comentando en la web, un placer.

    Un saludo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  18. Ranciofact

    Enhorabuena por esta magna obra que deberia estar en la mesilla de noche de todo ultra que se precie.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 1.0/5 (1 vote cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: -1 (from 3 votes)
  19. Análisis de mercadillo

    De verdad hace falta señalar que recibir comentarios favorables de (nada menos que) otros periodistas no es la mejor garantía de rigor analítico? Tampoco lo es viajar por 25 paises, etc. Son argumentos de producto de teletienda. Igual que este libro.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 4 votes)
  20. La silenciosa conquista lao wai

    Si el que escribe cree llevar razon ante dos periodistas-escritores como la copa de un pino, que se dedique a escribir obras en vez de posts lamentables. Al menos este. No es de recibo que el primer trabajo de investigacion de dos periodistas patrios sea criticado por simplemente ser critico con el pais mas duro del mundo. Preferis que todo reportero siga fusilando a Xinhua? Yo he leido el libro y me parece al menos digno. Ejemplo: empece a leer ‘Por China con palillos’ y me plantee quedarme ciego para no seguir sintiendo verguenza ajena. Sabeis que se ha traducido a siete lenguas? Creeis que todo el mundo esta equivocado?

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 3.7/5 (3 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: -1 (from 7 votes)
    • El que escribe lo único que hace es expresar su humilde opinión. Una opinión, sin embargo, que considero bien argumentada y que como puedes ver en los comentarios es también compartida por otros profesores e investigadores que se dedican al estudio de China.

      La escasez de buenos libros en español sobre China, como tú mencionas, no hace sin embargo mejor este libro. Es una pena que no haya obras mejores, por supuesto, pero la senda de este libro no me parece la más adecuada para mejorar la calidad de los libros sobre China ni la comprensión de su realidad política, social o económica.

      VN:F [1.9.22_1171]
      Vota
      Rating: 3.0/5 (4 votes cast)
      VN:F [1.9.22_1171]
      Rating: +2 (from 6 votes)
  21. Tontucius

    Al libro no se le critica por ser crítico con China sino por propagar banalidades, y por el sesgo, inaceptable en una obra que se vende como “análisis”. Calificar a China como “el país más duro del mundo” es prueba de que se ha pensado, se ha leído o sea viajado muy poco. Existe amplia bibliografía no sólo digna sino incluso rigurosa sobre el auge o más bien retorno de China. No hace falta irse a Xinhua. Ni escribir lo que ya existe, sobre este, y sobre el también apasionante tema del papel de los medios de comunicación… y sus miserias.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 2 votes)
  22. LivingThailand

    ZaiChina, es curioso que precisamente tú hables de objetividad, ¿no crees?.
    Creo que la crítica que haces al libro, está fundamentada en la envidia y los celos, y no realmente en lo que piensas…
    Dime, a ¿cuàntos países has viajado tú para saber que lo que cuentan no es cierto?
    Creo que el libro ayuda a ver más allá de un país que todos pensamos conocer simplemente por guías, documentales, televisión… Creo que es una mirada mucho más compleja y por supuesto basada en la investigación y experiencias personales.
    ¿Y tú? ¿Cuántos libros has escrito? El único argumento que tienes de crítica es la construcción es hospitales, escuelas, becas… Que salen del dinero de explotar países en vía de desarrollo, rozando la “legalidad”. Eres un tanto superficial, quizás te dejas tapar los ojos desde una posición muy poco objetiva.

    Deberías leérte el libro una vez más sin pensar quien lo escribe (creo recordar que conoces a los autores) y volver a escribir una crítica real, y no condicionar a la gente que quieras leerlo, simplemente por los “celillos” que desprendes desde el minuto uno en tu crítica.

    Chok Dii

    :)

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: -2 (from 4 votes)
    • Un comentario un tanto extraño este, pero bueno, lo responderé de todos modos.

      Conozco a uno de los autores, con quien nunca jamás he tenido ningún problema personal y quien además me contó parte del proceso de elaboración del libro durante varios meses. De hecho, debido a todas las cosas que me había comentado, me había predispuesto para que el libro me gustara y en cuanto salió me quise hacer con una copia. Por desgracia, a mí el libro no me ha gustado, pero te puedo asegurar que mi opinión no está basada en ningún criterio personal o en celos-envidias…

      No creo tampoco que la cantidad de libros que yo haya escrito ni mis viajes por el mundo puedan tener ninguna relación con la calidad de este libro que analizo. Si quieres comparar y descubrir otros relatos, puedes echarle un vistazo al libro “The Dragon´s Gift: The Real Story of China in Africa”, de Deborah Brautigam, una mujer que lleva trabajando más de 20 años en este tema y que no sólo ha pasado un par de semanas en algunos de estos países, sino que ha vivido durante años en varios de ellos. No es tampoco el mejor ejemplo de objetividad, pero hay muchos otros periodistas e investigadores que llevan trabajando desde hace años en estos temas y que presentan una historia mucho más matizada, equilibrada y profunda que la de esta “silenciosa conquista china”.

      VN:F [1.9.22_1171]
      Vota
      Rating: 3.0/5 (4 votes cast)
      VN:F [1.9.22_1171]
      Rating: +3 (from 9 votes)
  23. Hola, de verdad me siento interesada por este libro, ¿no sabes tú en dónde puedo conseguir este libro en China?, ni en amazon, ni en taobao lo he encontrado, ¡gracias!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  24. Heman80

    Hola,yo me he leído el libro por lo que puedo opinar sobre ello. Primero hay que valorar el trabajo de investigación que han echo éstos periodistas noveles; claro que hay libros mejores que hablan de China,pero hay que valorar el esfuerzo y el trabajo que por lo que parece han echo éstos periodistas. Éste libro no será tan malo como dices ,cuando ya van por la cuarta edición. Por todo lo dicho yo lo recomiendo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 3.7/5 (3 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)
  25. John

    Que un libro vaya por la cuarta o la vigésimo tercera edición no tiene nada que ver con la calidad de la obra sino lo que vende. Y criticar a China (con o sin razón, verdad o mentira), VENDE y mucho.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 2 votes)
  26. Nacho

    Terminé de leer el libro esta semana y lo que he sentido ha sido una gran decepción.
    Suscribo la opinión de ZaiChina, pero también estoy de acuerdo con el que decía que porque sólo enseñe lo malo no merece ni una lectura. Puede ser una aproximación a las inversiones chinas en otro países si no se ha leído otro libro sobre el tema. Eso sí, hay que leerlo con mucha cautela y sabiendo que el mundo no es como se refleja en el libro.

    Yo no se lo recomendaría a nadie si no ha leído antes otros libros o sin conocer más o menos la realidad china (no la de la prensa española), porque me parece bastante parcial y utiliza un lenguaje muy tendencioso.
    Creo que, desgraciadamente, este libro hace un flaco favor para superar los prejuicios y opiniones infundadas que hay en la sociedad española.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: -2 (from 2 votes)
  27. Aintzane

    Hola, ¿por qué no se pueden añadir comentarios a las críticas que se hacen a los libros? Sería una buena cosa, sobre todo cuando se disiente.
    Saludooooossss

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
    • Daniel Méndez

      Hola Aintzane,

      En ocasiones es posible que los comentarios tarden un poco en aparecer. Ten paciencia, en unos segundos ya se suele solucionar el problema.

      VN:F [1.9.22_1171]
      Vota
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
      VN:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0 (from 0 votes)
  28. Aintzane

    Perdón, uno de mis despistes. Ya veo que se puede.
    Pues me estoy leyendo el libro a poquitos, desde hace meses, porque lo compagino con otras lecturas. Pero es curioso, Daniel, que hables de demonización porque tú haces lo propio con el libro ¿o no? ¿ves algo positivio en él? Parece que no.
    Y me ha chocado que hables del prisma ideológico de los autores, cuando se han dedicado dos años de su vida a recorrer más de 20 países, con incomodidades sin cuento. ¿Tú a esto no le llamas amor a la verdad?¡No crees que aportan datos abundantes por CADA UNA de sus afirmaciones?
    Además, y ya sé que me dirás que no es naaaaada igual, ¿crees que Stalin y Hitler están demonizados? Y ¿qué me dices de un sistema que venera a un Mao ¡momificado! con 60 millones de muertos a sus espaldas?
    En fin Serafín. que conste que tengo amigas chinas y he estado invitada por una de ellas en la China profunda, la “real” no la turística. Siento curiosidad por saber cuál es tru trabajo en Pekin,
    saludos

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
    • Daniel Méndez

      Tienes razón con que mi crítica es muy contundente. Imagino que se debe a que, al menos en mi opinión, el libro comete numerosos errores desde el principio y adopta en todo momento una postura tendenciosa que invalida el contenido general del libro. Es por eso que me cuesta ver algo positivo en él: porque todo el relato (los lugares seleccionados, las cifras escogidas, el lenguaje utilizado…) se encuentra impregnado de un punto de vista muy parcial y muy claro.

      Haber estado dos años viajando por 25 países no garantiza la calidad del libro. Fíjate que en los comentarios más arriba ya hemos hablado de esta cuestión. De hecho, yo creo que ese es el problema: se abarcan demasiados temas y demasiados países, y no es nada fácil crear una visión general coherente de un tema tan amplio. Probablemente se hubiera necesitado mucho más tiempo.

      Fíjate que yo hablo de demonización de China… como país. Y eso me parece muy peligroso. Por supuesto que Stalin y Hitler están demonizados, y con razón. Pero como tú indicas, la China de hoy tiene muy poco que ver con esos regímenes. En este caso, además, el libro trata de la política exterior de China y de sus relaciones comerciales con otros países, y en este sentido los paralelismos son prácticamente imposibles de realizar. Es por eso por lo que la demonización de China tiene tan poco sentido.

      VN:F [1.9.22_1171]
      Vota
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
      VN:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0 (from 0 votes)
  29. Manuel

    Vaya lavado de cerebro que tiene el SR. Méndez. Tantos años en China que ya ha perdido el sentido de la realidad. A medida que leia su opicnión me lo imaginaba con la vena del cuello hinchada pq alguien se ha metido con su amada China.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 3.7/5 (6 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +2 (from 6 votes)
    • ¿Y qué perra han cogido todos los Chinitistas con meterse con el libro “Comiendo con palillos”? ¿Es que no hay otros ejemplos?

      Y encima salgo yo en ese libro, leñe…

      VA:F [1.9.22_1171]
      Vota
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0 (from 0 votes)
  30. Perica de los Polotes

    Yo creo que la mitad de los comentarios del blog, cuyo diseño me mola mil, vienen de lectores de Chinitis, que lo promociona más que nadie.
    Vuelve a las andadas esta semana: http://blogs.opinionmalaga.com/chinitis/2013/06/02/cardenal-y-araujo-en-el-new-york-times/
    ¿Serán Méndez y Campos en realidad la misma persona? ¿Serán amantes? ¿Y Méndez y su denostado, ahora neoyorquino, cardenal? ¿Es eso anticlericalismo? ¿Por qué la UPF gasta tanto en publicidad aquí y luego paga tan mal a sus profesores que tienen que emigrar a ÁFRICA, China y otros lugares sembrados de corrupción, tiranía e incivilización?
    Saludos.
    Perica.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
    • Daniel Méndez

      La verdad es que por suerte (para los lectores y la humanidad en general) recibimos muy muy pocas visitas desde Chinitis… En una semana cualquiera, por ejemplo, nos manda más tráfico Chinochano que el que nos ha mandado Chinitis en los últimos tres años.

      En cuanto a la UPF, en ZaiChina sólo hemos tenido una campaña publicitaria pagada, la actual de junio de 2013. En realidad, llevamos tres días con publicidad de la UPF… es por eso que resulta tan sorprendente ver un comentario tan mal informado como el anterior. A día de hoy y durante los últimos más de tres años, de hecho, la UPF no ha pagado ni un euro a ZaiChina.

      VN:F [1.9.22_1171]
      Vota
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
      VN:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0 (from 2 votes)

Trackbacks / Pings

Deja un comentario