América Latina y China

China tiene todas las papeletas para ocupar el lugar dejado por Repsol YPF en Argentina (II)

Como predijo ZaiChina el lunes (aún antes de que se anunciara la expropiación de YPF), todo parece indicar que empresas chinas se harán cargo de explotar las zonas petroleras que hasta ahora están en manos de Repsol. Así lo sugirió el pasado martes el hombre más poderoso de la Argentina, mano derecha del ex-presidente Néstor Kirchner desde el comienzo de su carrera política, actual ministro de Planificación y flamante interventor de YPF, Julio de Vido.

El superministro dijo que sería Sinopec la encargada de invertir 10.000 millones de dólares en el recientemente descubierto yacimiento de Vaca Muerta, que según el Departamento de Estado estadounidense contiene una de las tres reservas de hidrocarburos más grandes del planeta. El miércoles pasado, el Financial Times titulaba Repsol/YPF – the Chinese connection; El Mundo de España: Una empresa china podría sustituir a Repsol en la petrolera YPF y también los medios argentinos anunciaron la posible nueva implicación china en el petróleo argentino.

Si bien Julio de Vido habló de Sinopec, nosotros (que además de videntes somos tercos) aún creemos que Cnooc tiene más oportunidades de ser la elegida (porque es socia del hombre más rico del país, Carlos Bulgheroni), aunque es probable que finalmente ambas participen en distintos emprendimientos. Sinopec y Cnooc son dos de las tres hermanas petroleras chinas. La mayor, la China National Petroleum Corporation, aún no tiene inversiones en el país. Entre las tres controlan cerca del 20% del mercado mundial de hidrocarburos.

Mientras tanto, en Argentina continúa el proceso de expropiación, que ya fue aprobado por la Cámara de Senadores y está siendo estudiado por los diputados. Por su parte, el gobierno español (que tijera en mano va recortando presupuesto en salud, educación y cultura) se esmera en la defensa de los intereses de la multinacional Repsol. El apoyo de Europa a España fue claro esta semana, en la que una delegación de la Unión Europea canceló un viaje programado a Buenos Aires y el viernes el Parlamento Europeo propuso quitarle las ventajas arancelarias a la Argentina. Y, como era de esperar, fue Reino Unido el país que más enfáticamente defendió la postura de Repsol (aunque pensando en las Islas Malvinas). El apoyo de Estados Unidos es menos claro. Hillary Clinton fue ambigua al manifestarse sobre el tema, aún cuando el canciller español le solicitó personalmente su apoyo.

Tanto la solidaridad de la UE como la ambivalencia de EE.UU. no pueden sorprendernos. Al apoyar a Repsol, Europa no sólo apoya a una empresa española, apoya a una empresa europea. Fue a través del exitoso plan ideado por Felipe González a fines de los años 80 que España se ha encargado de canalizar fondos europeos a Latinoamérica, especialmente a través de multinacionales que hasta ese momento eran empresas intrascendentes o inexistentes. Las actuales multinacionales españolas tienen también capitales ingleses, franceses e italianos. Si bien Estados Unidos es un socio tradicional de Europa, se trata de un país que piensa más en el futuro que en el pasado. Y el futuro es la sociedad entre Estados Unidos y China.

Es indudable que Argentina hizo un movimiento temerario en un momento en que la corporación petrolera internacional pretende una vez más jugar con el destino de la humanidad, aumentando el precio de la materia prima de los combustibles cuando la globalización pasa por su mayor crisis, y provocando así un efecto combinado e inédito de inflación y recesión a nivel mundial, afectando claramente a las clases trabajadoras del planeta.

Haciendo un repaso por las guerras de los últimos años, tenemos Irán-Irak, Irak-Kuwait-EEUU. Aliados-Irak, Aliados-Afganistán, Libia, Sudán, Siria. Hidrocarburos por donde se mire. En este proceso, el precio del petróleo no ha hecho más que aumentar desde los ocho dólares de 1998 hasta los 120 dólares de 2012 (llegando a un pico de 140 dólares antes del comienzo de la crisis del 2008).

El ex secretario general de la OTAN, Javier Solana, el español que más claramente representa los intereses de las corporaciones occidentales y ex miembro del equipo que en nombre de la “comunidad internacional” negocia con Irán límites en el desarrollo de su energía nuclear, escribió el pasado jueves un artículo titulado ¿La última oportunidad para Irán?. En él explica que Israel quiere atacar Irán antes de que pueda desarrollar armas atómicas, mientras que Barack Obama pretende calmar a los israelíes al menos hasta después de las elecciones. Actualmente se está realizando una nueva ronda de negociaciones (que se piensa será la última) entre el Consejo de Seguridad e Irán para convencerlo de que desista del programa de enriquecimiento de uranio. Pero las cosas no hacen más que complicarse. Las sanciones internacionales han provocado una fuerte devaluación de la moneda e inflación en Irán, donde el Presidente Ahmadinejad además de enfrentar a occidente e Israel debe contener al fanático ayatolá Khamenei.

Si finalmente Israel ataca a Irán, el precio del petróleo se elevaría hasta niveles nunca antes conocidos, provocando un inmediato desastre en todos los países importadores de hidrocarburos. China sería seriamente afectada ya que depende en gran parte del petróleo del Golfo Pérsico. En este contexto, la decisión argentina no puede ser más acertada. El discurso del gobierno español, inglés, mexicano y del mismo Banco Mundial, en el sentido de que se están violando garantías jurídicas y que esto afectará las inversiones extranjeras del país, le importa poco a los gobernantes argentinos porque ya sabe quién vendrá a invertir. Y menos le importa a China, el único país capaz de afectar seriamente la economía argentina, si se lo propone.

Más

► Lee el resto de artículos escritos por Yuri Doudchitzky sobre las relaciones entre China y América Latina.

email
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Acerca de Yuri Doudchitzky

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Deja un comentario