Cultura

China abre un poco más las puertas a Hollywood

Cómo la reducción del proteccionismo audiovisual en China podría herir de muerte el cine nacional; o generar una nueva edad de oro del séptimo arte en China.

China cuenta con uno de los proteccionismos audiovisuales más estrictos del mundo, con multitud de leyes y regulaciones que afectan al sector cinematográfico y que permiten al gobierno controlar qué y cómo se proyecta en los cines del país. Hasta el momento, tan sólo se han permitido cerca de 20 estrenos extranjeros al año, frente a los más de 300 estrenos nacionales en sus salas. Las productoras extranjeras reciben además un escaso 13% de la recaudación de sus películas en los cines de China y el capital o propiedad de un cine o cadena de distribución extranjera no pueden superar el 49%. Las escasas propuestas extranjeras suelen estar dominadas por las películas menos arriesgadas o controvertidas (nada de sexo, excesiva violencia, relación con lo oculto o controvertidos temas socio-políticos), o lo que es lo mismo, las películas más comerciales de Hollywood.

La industria estadounidense del entretenimiento, una de las principales bazas comerciales del país norteamericano, llevaba tiempo reclamando una mayor presencia en el país más poblado del mundo, que contó en 2011 con una recaudación cinematográfica de 2.080 millones de dólares y que experimenta ritmos anuales de crecimiento de vértigo (+64% entre 2009 y 2010) gracias una incipiente clase media ansiosa por consumer ocio y cultura. Incapaz de saltar la gran muralla china, EE.UU. acudió a la Organización Mundial del Comercio (OMC) para denunciar al país asiático por no respetar las leyes de libre comercio que aceptó acatar al entrar en esta institución.

En 2009, la Organización Mundial del Comercio falló a favor de la denuncia de Estados Unidos, obligando a China a abrir sus restricciones al mercado audiovisual extranjero y permitir recaudar una mayor parte de los beneficios logrados por sus películas. El 19 de marzo de 2011 se acabó el plazo fijado por la OMC, pero China, consciente de las consecuencias culturales y políticas, no había realizado más que tímidas concesiones al respecto.

Hasta ahora. Durante la visita de Xi Jinping a Estados Unidos este febrero, el vicepresidente chino anunció la aplaudida noticia que Hollywood llevaba tiempo esperando: la cuota de películas extranjeras en China aumentará en 14 películas IMAX más al año (practicamente todas de las cuales serán de EE.UU.) y las productoras extranjeras podrán obtener una mayor parte de los beneficios que consigan sus películas (25% frente al 13% anterior).

Hollywood ha recibido la noticia como una gran victoria, con el vicepresidente Joe Biden asegurando que ayudará a conservar y crear puestos de trabajo en Estados Unidos. Pero, ¿qué significará esto para la industria del entretenimiento china?

Muchos creen que esta decisión podría tener unas consecuencias desastrosas para la industria cinematográfica del país. Durante los últimos años, las 20 películas extranjeras estrenadas al año recaudaban casi la mitad de las ganancias cinematográficas anuales. O lo que es lo mismo, 20 películas extranjeras recaudaban lo mismo que las más de 300 películas chinas estrenadas en los cines del país. Con el casi doble de películas extranjeras en cartelera, las películas chinas corren el peligro de quedarse sin espectadores, las productoras audiovisuales sin ingresos y la industria audiovisual china podría derrumbarse de la noche a la mañana.

En 2011, las películas más vistas en China fueron Transformers 3, Kongfu Panda 2 y Piratas del Caribe 4. Gráfico elaborado por GravityGroup (vía Technode)

Pero, ¿es realmente esto algo negativo?

Resulta poco prudente no reconocer que las propuestas audiovisuales chinas se encuentran ya cada vez más alejadas de su público objetivo. Al fin y al cabo, por muchas medidas proteccionistas que se levanten, la decisión final acerca del futuro del cine doméstico recae en los propios espectadores chinos, que hoy en día se sienten cada vez más cortejados por el espectáculo y la narrativa estadounidense. La tendencia no hace más que crecer. Algunas de las principales apuestas comerciales del país (Aftershock, Las flores de la guerra…) han funcionado en taquilla gracias a propuestas técnicas a la altura del Hollywood más comercial, aunque nunca han acabado de convencer o interesar a las audiencias extranjeras. Pero conviene preguntarse si estos éxitos de taquilla se deben al interés despertado por sus historias o simplemente a la falta de alternativas. El verdadero éxito del cine comercial chino reside en producir obras originales y propias, como los arrolladores éxitos de Crazy Stone, Que vuelen las balas o If you are the one, que con sus más modestos presupuestos pero gracias a inteligentes y trabajados guiones enraizados en su cultura y sociedad llamaron la atención del público y se convirtieron en la principal elección de crítica y público nacional.

Lamentablemente, este tipo de propuestas son una minoría, y el cine chino lucha aún por lograr dos estrenos nacionales al mes que resulten un éxito en taquilla equiparable al que logran muchas de las (por el momento escasas) películas estadounidenses estrenadas. Por el contrario, se contenta con presentar propuestas estériles, repetitivas y poco originales o creativas, que continúan recaudando en taquilla por la falta de propuestas y alternativas. Si lograra desperezarse de esta aparente falta de interés por hacerlo bien y comenzara a tratar de encontrar voces e historias locales con atractivo para tanto propios como extraños, si decidiese por fin dar carta blanca y rienda suelta a su cine social y a su largo tiempo latente talento creativo, el cine chino podría encontrarse ante una nueva edad de oro, logrando posicionarse como un exportador de cultura y ocio tanto en la región Asia-Pacífico como en el mundo entero.

Pero, ¿de dónde podría venir el capital suficiente para sufragar macroproducciones comerciales, subvencionar directores noveles y crear escuelas de cine y animación por todo el país? Atención a las manos del mago, porque aquí viene el truco.

Aunque Hollywood ha recibido el aumento de su cuota en China como una victoria patria, el auténtico beneficiario de la decisión ha sido otro: el China Film Group, el único importador de películas extranjeras y principal distribuidor del país. El gobierno chino se ha asegurado ser el principal beneficiario del apetito por el cine comercial extranjero, al retener el 75% del previsible aumento de los ingresos cinematográficos gracias a los nuevos estrenos estadounidenses. Así, Xi Jinping no sólo ha logrado presentarse en Washington como un líder dispuesto a la negociación y abierto a las importaciones estadounidense (en un momento en el que se viven conflictos comerciales entre las dos potencias prácticamente todas las semanas), sino que también ha conseguido beneficiarse de las grandes productoras de Hollywood, que no tienen más remedio que contentarse con el 25% de los beneficios si quieren aumentar su presencia en el siempre atractivo mercado chino.

¿Las grandes perdedoras? Las productoras chinas de cine, que muy probablemente verán caer en picado sus ingresos y no tendrán más remedio (al menos si quieren mantener su actual cuota de pantalla) que cambiar su política de producción de películas, teniendo que filmar propuestas más arriesgadas, creativas u originales que logren captar la atención de un público más educado y versado en el siempre cambiante arte de elegir.

Una derrota del cine chino que bien podría convertirse en su mayor victoria.

email
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Acerca de Pello Zúñiga

Pello Zúñiga Pérez es un periodista y escritor afincado en Pekín, especializado en la cultura y los medios de comunicación de China. Licenciado en Comunicación Audiovisual y Máster por Radio Televisión Española, colabora habitualmente con Zaichina cubriendo el mundo cultural y la actualidad cinematográfica del país asiático. . [Más artículos de Pello Zúñiga]

7 Comments

  1. Muchas gracias Pello; me encantan tus articulo!
    Saludos desde Shanghai.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  2. Pello Zúñiga

    Muchas gracias Lero!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Trackbacks / Pings

Deja un comentario