Cultura

“Historias de amor de Pekín”, el agridulce despertar de los jóvenes chinos

Esta nueva serie de televisión triunfa en toda China gracias a su habilidad a la hora de reflejar y hacerse eco de las preocupaciones e inquietudes de los jóvenes.

A medida que China se urbaniza y cambia la imagen que tiene de sí misma, también lo hace su escena audiovisual. Probablemente uno de los mayores exponentes en esta gradual transición de historias y argumentos se encuentra en sus series de televisión, que abandonan el marco histórico (principalmente romances imperiales y lucha contra la invasión japonesa) para abrazar historias urbanas en donde la ciudad supone un marco de oportunidades, pero también aliena y devora los sueños y anhelos de los jóvenes trabajadores chinos. Este cambio refleja la cada vez mayor distancia entre la omnipresente tradición histórica de China y las nuevas generaciones, más preocupadas por el mañana que por el ayer.

“Historia de amor de Pekín” (北京爱情故事) ha sido el último éxito en la televisión nacional, corriendo como la pólvora por todas las redes sociales y páginas web del país. En Youku, uno de los principales portales de vídeos de Internet en China, la serie suma ya mas de 157 millones de reproducciones y ha recibido por parte de lo usuarios una nota de 9,4.

El argumento es un culebrón de libro. Tenemos a un rico playboy que tras años de aventuras amorosas comienza a sentirse vacío y descubre qué es estar enamorado de alguien inalcanzable. A su lado, un honrado y adorable trabajador, tras muchos años de duro trabajo, se siente indigno de su novia de toda la vida (precisamente de la que el playboy está secretamente enamorado). Tampoco falta en la serie “el amigo fiel” de ambos, a quien su novia ha abandonado por un hombre rico que solo la quiere por su físico; y no podía faltar “el gordo del grupo”, secretamente enamorado de la ex-novia del playboy, que aún sigue enamorada de éste… todos estos personajes forman un grupo de amigos que vive en Pekín, la ciudad que los envuelve y transforma, y que podría decirse que es la auténtica protagonista de esta telenovela de 39 capítulos.

Porque el auténtico atractivo de la serie no es su argumento, sino su habilidad a la hora de reflejar y hacerse eco de las preocupaciones e inquietudes de la generación nacida en los 80. Tras años de duro trabajo en la ciudad, a la que acudieron dejando sus provincias natales, millones de chinos no pueden comprar un piso y formar una familia, la cual les presiona para que se casen cuanto antes. Para esto, sin embargo, necesitan primero conseguir un buen trabajo que les permita alcanzar cierto estatus (la famosa “cara” o mianzi) y poder contraer matrimonio. Sobreviven con trabajos precarios y a sus treinta años muchos viven en modestas casas, compartiendo pisos o incluso habitación. Esta es la situación de la inmensa mayoría de urbanitas chinos, que pueblan las ciudades con una mezcla de esperanza contenida y añoranza por los tiempos no vividos que suponen los sueños y expectativas que tenían al llegar a la gran ciudad.

“Historia de amor de Pekín” refleja muy bien este despertar agridulce a la madurez que se vive en China en estos momentos. Independientemente de su factura técnica, mediocre si la comparamos con los estándares occidentales o japoneses, ha conseguido hablar de tú a tú a la primera generación de esta nueva China convertida en segunda economía mundial pero que en demasiadas ocasiones es mucho más cruel con sus propios habitantes de lo que las cifras macroeconómicas parecen reflejar. Todos los actores tienen alrededor de 30 años y poseen físicos relativamente comunes y normales (a diferencia de las series occidentales, acostumbradas a poner a exuberantes treintañeros en papeles adolescentes). Los escenarios son perfectamente reconocibles para cualquiera que haya vivido en Pekín y reflejan bien las viviendas humildes y vidas sencillas. Las actuaciones son en su mayoría cercanas y creíbles, interpretadas por actores relativamente poco conocidos provenientes de la cantera de las series de televisión. En las últimas semanas, la interpretación del trío protagonista, Zhang Yi (张译), Cheng Sicheng (陈思成) y Li Chen (李晨) ha catapultado a estos tres actores a las portadas de revistas y programas de televisión.

No es difícil poner “peros” a la serie, que bajo la mirada de un espectador occidental peca a lo largo de sus casi 40 capítulos de una excesiva lentitud en el desarrollo de sus tramas; los episodios terminan en demasiadas ocasiones de manera bastante anticlimática; y la serie retrata con frecuencia empleos y vidas muy lejos del alcance del pequinés medio. “Historia de amor de Pekín” no es la excelente “La bicicleta de Pekín”, ni pretende servir de canción de amor para las clases más excluidas o pobres viviendo en la capital china. Pero la presentación de un Pekín más “real” y cruel que el presentado en las recientes comedias románticas de cine (más idealizado y elitista) ofrece a la serie un ligero componente social que ha gustado mucho entre los jóvenes. Un Pekín en donde el trabajo duro en muchas ocasiones no recibe recompensa. Un Pekín en donde los contactos y relaciones son más importantes que el talento. Un Pekín superpoblado en donde es fácil sentirse sólo y perdido. Un Pekín donde enamorarse y desenamorarse, símbolo de una nueva China urbana que lucha por reencontrarse consigo misma.

Más

► ZaiChina: otras series de televisión chinas de las que hemos hablado.

► Al menos desde China, todos los capítulos de la serie se pueden ver en Youku.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
"Historias de amor de Pekín", el agridulce despertar de los jóvenes chinos, 5.0 out of 5 based on 3 ratings
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...