Política

China desconfía del nuevo interés de Estados Unidos en Asia-Pacífico

Después de Irak y Afganistán, todo parece indicar que la prioridad de Washington se ha desplazado hasta Asia Pacífico, donde se concentra el crecimiento económico global y donde China cada vez cuenta con mayor poderío económico y presencia diplomática. Este cambio ha sido evidente durante las últimas semanas, tanto por las declaraciones de Hillary Clinton como por las del Presidente Barack Obama, ambos otorgando una gran importancia a esta región para los intereses de Estados Unidos y su recuperación económica.

Desde China, todos estos movimientos se ven con desconfianza y temor. Washington ha contado históricamente con una fuerte presencia e influencia en la zona, desde Corea del Sur hasta Japón pasando por India, Tailandia o Filipinas. En su reciente visita a Australia, Barack Obama afirmó que aumentará la presencia de tropas estadounidenses en el país (mencionó la cifra de 2.500 marines), un movimiento que Washington no había realizado en Asia desde la guerra de Vietnam. El presidente de Estados Unidos también ha intentado acercarse a Birmania (un tradicional aliado de Pekín) y ha promovido un acuerdo comercial en la región en el que de momento no se ha incluido a China. Todos estos movimientos han sido interpretados en Pekín como un paso más en la estrategia de rodear a China y contrarrestar el peso del gigante asiático en la región.

Barak Obama visitó el 17 de noviembre a las tropas estadounidenses en Australia.
Barak Obama visitó el 17 de noviembre a las tropas estadounidenses en Australia.
Conflicto en el Mar del Sur de China

El momento más delicado de la reciente visita de Barack Obama a Asia se vivió el 19 de noviembre, en la Sexta Cumbre de Asia Oriental celebrada en Indonesia. Allí, varios países mostraron su preocupación por los intereses de China en el Mar del Sur, unas aguas ricas en recursos naturales que se disputa con Vietnam, Filipinas, Brunei, Malasia y Taiwán. La creciente influencia de Pekín en toda la región está provocando importantes fricciones con sus vecinos, que en muchos casos buscan contrarrestar esa presencia con el apoyo de Washington.

China siempre se ha negado a debatir estos conflictos territoriales en cumbres internacionales, ya que no quiere incluir a Estados Unidos en las negociaciones y preferiría tratar estos temas de país a país. Sin embargo, apremiado por distintos gobiernos asiáticos, el primer ministro chino, Wen Jiabao, se vio en la obligación de responder. Como siempre, tuvo que mantener un difícil equilibrio entre mostrarse firme en las reivindicaciones de China (algo que le exigen sus ciudadanos) y mostrarse amable y pacífico con sus vecinos. Sus declaraciones han sido recogidas en los últimos días por la prensa china e incluso se conviertieron en la portada del Southern Metropolis Daily (南方都市报) del día 20 de noviembre:

Wen Jiabao: “La Cumbre de Asia Oriental no es lugar apropiado para debatir el problema del Mar del Sur. En principio no tenía pensado hablar de este tema, pero debido a la mención de varios líderes de China, no voy a ser mal educado y desde la parte China volvemos a reafirmar nuestra posición. Las disputas del Mar del Sur deben ser negociadas y consultadas amigablemente y directamente por los responsables de los países soberanos [involucrados] para que puedan ser solucionados pacíficamente”.

El Global Times aprovecha para criticar a Estados Unidos

Por su parte, el diario Global Times (环球时报), conocido por sus posturas nacionalistas, lleva varios días criticando las ambiciones de Washington en la región, sus intentos por controlar a China y la connivencia de muchos países asiáticos, especialmente Australia y Filipinas. El día 15 de noviembre, la portada de este diario anunciaba “los esfuerzos a toda costa de Estados Unidos por mostrar sus ambiciones” en la región y se decía que Washington se estaba apresurando a crear un grupo de países para enfrentarse a China. El 17 de noviembre, el Global Times titulaba su artículo principal “Filipinas insiste en unirse a Estados Unidos para luchar contra China”. Este diario, uno de los más vendidos en todo el país, volvía a la carga un día después para asegurar que Estados Unidos quería “golpear primero” y que Washington estaba utilizando un discurso alarmista para ganar aliados en la región.

De izquierda a derecha y de arriba a abajo, las portadas del Global Times los días 15, 16, 17 y 18 de noviembre de 2011. [Click para ampliar la imagen]
De izquierda a derecha y de arriba a abajo, las portadas del Global Times los días 15, 16, 17 y 18 de noviembre de 2011. [Click para ampliar la imagen]

Además de Estados Unidos, el país que para la prensa china ha salido peor parado de la reciente Cumbre de Asia Oriental ha sido Filipinas. Su apoyo a Washington y sus críticas a la política exterior de Pekín han sido vistas como una amenaza por algunos ciudadanos y periodista. Una vez más, el Global Times ha intentado sacar partido de la polémica y ha lanzado una encuesta en la que preguntaba a sus lectores qué les parecería que las agencias de viajes chinas organizaran tours turísticos a Filipinas. El 97% de los internautas consultados se mostraban en contra y algunos de ellos pedían “darle una lección a Filipinas” y demostrarle que China es firme en sus decisiones y en sus reclamaciones territoriales.

China entra en la campaña presidencial de Estados Unidos

En la actual situación de crisis económica en Estados Unidos y con las elecciones a la vuelta de la esquina, China parece haberse convertido en un tema de controversia para los políticos estadounidenses. Si el 11 de octubre el Senado aprobaba una propuesta de ley para penalizar los productos llegados de países que manipulan su moneda, unos días después varias empresas presentaban una queja formal en el Departamento de Comercio contra las empresas chinas productoras de paneles solares. En Pekín, tanto por las autoridades como por los ciudadanos, muchos de estos movimientos son interpretados como una utilización electoralista y política de China de cara a las elecciones de 2012.

El caso más reciente se ha vivido durante los acalorados últimos días, mientras Hillary Clinton y Barack Obama se esforzaban en el mundo por reafirmar su compromiso con la región Asia Pacífico. En un debate en la cadena de televisión CBS, el anterior embajador de Estados Unidos en Pekín y uno de los candidatos republicanos a las elecciones, Jon Huntsman, hacía unas polémicas declaraciones en las que hablaba de “hundir a China” (en inglés, “take China down”). Esta idea, que el Global Times dijo definía la realidad de la clase política estadounidense, fue pronunciada después de que Jon Huntsman hablara de la gran influencia de los jóvenes chinos, Internet y los blogueros, y de la importancia de que Estados Unidos pudiera aliarse con ellos. De fondo, se encontraba el debate sobre cómo recuperar la economía y mantener el liderazgo de Washington en el mundo.

Las declaraciones de Huntsman fueron recogidas por el Global Times y también por fórums como Tianya, donde los internautas chinos han criticado las declaraciones del anterior embajador estadounidense en Pekín. Jon Huntsman abandonó su puesto en China en abril de 2011 y protagonizó una pequeña polémica cuando fue reconocido en el centro de Pekín el día en el que se había convocado una manifestación para reproducir las revoluciones en el mundo árabe.

Más

► Todos los artículos que hemos escrito en ZaiChina sobre China y Estados Unidos.

► Un ejemplo de los recelos que China despierta entre sus vecinos: Vietnam, tan lejos del paraíso, tan cerca de China

Fuentes

► Global Times: Encuesta sobre Filipinas / 社评:冷淡菲律宾,让其付出代价 /

► Netease: Wen Jiabao vuelve a insistir en la postura china respecto a la polémica del Mar del Sur (温家宝再次强调南海争议中方立场)

► CBS: Transcripción del programa en el que participó Jon Huntsman

email
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario