Economía, Medio ambiente, Política

China y Estados Unidos se enfrentan por la industria de los paneles solares

A mediados de octubre, siete compañías estadounidenses presentaron una queja formal en el Departamento de Comercio de Estados Unidos contra las empresas chinas productoras de paneles solares. Según las primeras, China está realizando una competencia desleal, aprovechándose de subvenciones estatales y préstamos bancarios para vender sus productos más baratos que el coste de su producción y distribución. Las siete empresas estadounidenses han pedido una investigación especial sobre este tema y han propuesto al Gobierno de Estados Unidos unos aranceles sobre los productos chinos de más del 100%.

Este enfrentamiento es la última batalla de una larga guerra comercial entre Pekín y Washington. Durante los últimos años, las dos primeras economías del planeta se han peleado por el precio de los neumáticos, el de las piezas de automóvil y la revalorización del yuan, un tema omnipresente en las relaciones entre los dos países que el pasado 11 de septiembre volvió a las portadas de la prensa internacional. En esta ocasión, el sector en disputa es el de los paneles solares, clave para la lucha contra el cambio climático y probablemente una de las industrias más importantes de las próximas décadas. La crisis económica en Estados Unidos y las elecciones del próximo año parecen haber situado definitivamente a China en el punto de mira.

En el gigante asiático, la semana pasada el Nanfang Zhoumo (Southern Weekend, 南方周末) publicó un artículo sobre este tema en su sección dedicada al medio ambiente. Allí, este prestigioso semanal decía que el último movimiento en Washington había “vuelto a levantar el humo de una guerra comercial por las energías renovables entre Estados Unidos y China”. Al mismo tiempo, los empresarios y políticos chinos consultados por este prestigioso semanal afirmaban que su mayor preocupación era que estas medidas proteccionistas se pudieran extender a otros países:

[la última iniciativa en Estados Unidos puede] “provocar una reacción en cadena en la Unión Europea, provocando un ataque devastador a los paneles solares chinos. Además, también podría llevar al mundo a una nueva tormenta proteccionista contra el mercado de las energías renovables chinas”.

Viñeta publicada por el Nanfang Zhoumo. En ella, el Tío Sam construye una "barrera comercial" (贸易壁垒) frente a los paneles solares chinos.
Viñeta publicada por el Nanfang Zhoumo. En ella, el Tío Sam construye una "barrera comercial" (贸易壁垒) frente a los paneles solares chinos.

 

En el artículo publicado en el Nanfang Zhoumo, donde se entrevista a responsables políticos y empresarios chinos, hay algunas ideas que pueden ser interesantes para comprender el contexto de este enfrentamiento comercial:

1 – Como explica el semanal, “China no es ni mucho menos el único país que da subsidios a la industria de las energías renovables”. Este sector de la economía estadounidense se convirtió en una de las promesas estrella de la campaña presidencial de Barack Obama. Según los datos del semanal chino, Washington ha entregado en ayudas a este sector un total de 25.200 millones de dólares.

2 – Aunque pudiera parecer lo contrario, lo cierto es que Estados Unidos tiene superávit en el sector de la energía solar con respecto a China. El Nanfang Zhoumo, citando a fuentes chinas, dice que este superávit es de 1.880 millones de dólares. Es decir, las empresas estadounidenses dedicadas a la energía solar venden más productos en China de los que el gigante asiático vende en Estados Unidos.

En este lucrativo negocio en China está, por ejemplo, la empresa que ha liderado las críticas por “competencia desleal”, Solar World. Sólo esta compañía, junto con otras cuatro empresas estadounidenses, venden productos por valor de 500 millones de doláres al año en el gigante asiático. Por su parte, en los primeros ocho meses del 2011, China vendió en total paneles solares en Estados Unidos por valor de 180 millones de dólares.

3 – En este año 2011, las previsiones del comercio total entre Estados Unidos y China son de 450.000 millones de dólares. De todo ese volumen, un 5% corresponde a las citadas placas solares.

4 – Del total de las placas solares que exporta China, sólo un 10% van a parar a Estados Unidos. El resto, en su mayor parte, se van a Europa.

Es en este último punto donde el gigante asiático está más preocupado. Hasta ahora, su negocio se ha concentrado en las ventas a la Unión Europea, por lo que una extensión del conflicto a este continente podría poner en peligro su industria.

De hecho, la empresa que con más ahínco ha criticado a los productores chinos de paneles solares es Solar World, una multinacional de origen alemán. Según los expertos chinos consultados por el Nanfang Zhoumo, esta empresa está muy interesada en que estas medidas proteccionistas puedan reproducirse en Europa para poder mantener su cuota de mercado en el viejo continente.

China podría mudar parte de su producción a Estados Unidos

Este enfrentamiento recuerda al que se vivió en los 80 y 90 entre Estados Unidos y Japón, sobre todo en el sector del automóvil. El resultado de aquellos enfrentamientos comerciales provocó que las empresas japonesas mudaran parte de su producción a Estados Unidos para evitar tener que pagar aranceles. Al final, los nipones consiguieron seguir reinando en el mundo del automóvil a pesar de las medidas proteccionistas aprobadas por Washington.

Algo parecido está pasando con las empresas de paneles solares chinos, que de aprobarse las medidas proteccionistas podrían optar por mudarse a la primera economía del planeta. Una de las grandes empresas chinas de paneles solares, Suntech, ya tiene fábricas para el ensamblaje final de sus productos en el estado de Arizona.

El 8 de noviembre, del Departamento de Comercio de Estados Unidos tendrá que decidir si acepta la propuesta de las empresas estadounidenses y se embarca en el estudio y análisis de sus quejas y propuestas. De ser así, y de aprobarse finalmente las medidas proteccionistas, estaremos sólo ante el primer episodio de una larga batalla comercial entre las dos grandes economías del mundo.

Fuentes

► Nanfang Zhoumo: 中国光伏或临“灭顶之灾”

► The New York Times: Chinese Solar Trade Case Has Clear Targets Not Obvious Goals

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...