América Latina y China, Lo último

Xi Jinping vuelve a Latinoamérica

Las visitas de altos líderes del Partido y funcionarios del Gobierno chino a países latinoamericanos se están convirtiendo en rutina. Esta vez fue el turno del ascendente vicepresidente Xi Jinping, quien en menos de una semana pasó por Cuba, Uruguay y Chile. Tres países que no había visitado en su gira del año 2009.

En el caso de Chile, último punto de su gira, Xi Jinping habló con el Presidente Piñera sobre Codelco, la mayor productora de cobre del mundo y la principal abastecedora de cobre a China. Nacionalizada por Salvador Allende en 1971, el Estado tiene una opción de venta del 49% de las acciones de Codelco desde 2006, en las cuales está muy interesado el gigante oriental Minmetals. Según el documento difundido por el gobierno chileno, también se avanzó en acuerdos financieros. Al mismo tiempo que se van concretando nuevas inversiones chinas en la región, la necesidad de abrir sucursales de bancos chinos es un tema que se viene hablando en todos los últimos encuentros entre funcionarios chinos y latinoamericanos.

En Uruguay, según información oficial, el vicepresidente cerró la compra de soja, lácteos, pasta de madera, lana y mariscos (casi todo lo que Uruguay está actualmente en condiciones de exportar). Estos acuerdos pudieron haber sido firmados por cualquier funcionario de menor rango, así que probablemente haya otros motivos ocultos en la importante visita de Xi Jinping, a quien todas las apuestas sitúan como el próximo Presidente de China. Uruguay, un país de 3 millones de habitantes y del tamaño de la provincia de Fujian, mantiene un importante déficit comercial con el gigante asiático. Sin embargo, parte de las exportaciones chinas a Uruguay son autopartes para fábricas chinas que exportan sus autos desde Uruguay al resto de los países del Mercosur.

La más interesante de las visitas de Xi Jinping fue sin duda la realizada a la isla gobernada por los hermanos Fidel y Raúl Castro desde hace 53 años. La relación entre ambos países se remonta a mediados del siglo XIX, cuando el imperio británico llevó “coolies” chinos a la zafra del azúcar. En ese entonces Cuba era el principal exportador de azúcar del mundo, algo que obviamente a China le importaba poco ya que no consumía absolutamente nada de este estimulante. En La Habana se creó uno de los primeros barrios chinos de Latinoamérica, que aunque muy venido a menos desde la Revolución (la mayoría de los chinos huyeron a Estados Unidos), aún conserva el monumento de homenaje a tres oficiales chinos que combatieron contra el invasor ejército español.

Xi Jinping, que está llamado a ser el próximo Presidente de China, saluda a Fidel Castro.
Xi Jinping, que está llamado a ser el próximo Presidente de China, saluda a Fidel Castro.

 

Cuando, de la mano de la Unión Soviética, los hermanos Castro pasaron del humanismo jesuítico en el que habían sido educados a liderar la dictadura del proletariado tropical, Cuba fue el primer país americano en reconocer a China. Pero poco después, cuando se produjo la fractura entre Moscú y Pekín, la relación entre Cuba y China se congeló.

Con la desintegración de la URSS, Cuba comenzó la peor crisis económica de su historia, aunque gracias al aparato represivo desarrollado en tres décadas, el Partido logró mantenerse en el poder. En los 90, España (que por entonces soñaba con volver a ser un imperio) intentó un acercamiento con Cuba a través de Manuel Fraga Irribarne (los Castro son hijos de gallegos y amigos de familiares de Manuel Fraga que viven en Cuba). España llegó a convertirse en el primer socio comercial de Cuba, pero los Castro no estaban dispuestos a permitir un “destape” que hubiera mejorado la economía pero también puesto en riesgo la estabilidad del régimen. Aún así, el turismo sexual se convirtió en un importante receptor de divisas de la aislada isla. A principios de este siglo la Revolución empezó a ver una luz al final del túnel con la aparición de Hugo Chávez y su “Socialismo del Siglo XXI” y el surgimiento de China como potencia mundial.

Cuando ya prácticamente no circulaban automóviles por las calles de la Habana y por las noches no se encendían las luces, Chávez y Fidel acordaron un intercambio de personal cubano por petróleo venezolano. Actualmente, en Venezuela trabajan unos 45.000 cubanos, entre ellos médicos, maestros, entrenadores deportivos y personal de seguridad. Pero el petróleo necesita ser refinado antes de ser consumido, y es aquí donde entra en juego China. Si bien sigue comprando el poco azúcar que aún exporta Cuba, al gigante asiático le interesa mucho más el oro negro que habría en sus costas del Golfo de México.

Con el apoyo de la URSS, Cuba levantó en los años 80 una refinería en Cienfuegos con capacidad para 65.000 barriles diarios. En los 90, con la debacle de la URSS, la refinería quedó en desuso. En 2006, la empresa venezolana de petróleo PDVSA se unió a Cuba Petróleo parea reactivar la refinería. En 2009, Repsol encontró petróleo en las costas cubanas del Golfo de México. Ese año China empezó a considerar la posibilidad de invertir en la refinería de Cienfuegos y también en la extracción de petróleo mar adentro de la isla.

La semana pasada, Xi Jinping llegó a Cuba para ratificar el interés de su país en el petróleo cubano. China aportará 6.000 millones de dólares para acondicionar y duplicar la capacidad de refinación de la planta de Cienfuegos. Pero como la isla no tiene nada que pueda poner como garantía, será el petróleo venezolano el que garantice el préstamo chino. Además, Xi anunció la construcción de una planta de gas y un puerto. También viajó al estado de Matanzas, donde la empresa Gran Muralla (filial de la China National Petroleum Corporation) trabaja en la exploración de petróleo. Lo que sí parece seguro es que las empresas petroleras chinas en Cuba no tendrán que preocuparse por situaciones como las vividas en Libia, donde los rebeldes destruyeron instalaciones; o como la ocurrida el pasado jueves en Colombia, donde las FARC secuestraron a tres empleados chinos de otra importante empresa petrolera china, la CNOOC.

Más

► Lee el resto de artículos escritos por Yuri Doudchitzky sobre las relaciones entre China y América Latina.

email
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
Xi Jinping vuelve a Latinoamérica, 5.0 out of 5 based on 2 ratings
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...