Educación, Traducciones

Traducción: “La educación china me ha desquiciado”

La presión que sufren muchos estudiantes chinos, alentados por profesores y padres para conseguir las mejores notas y entrar en las universidades más prestigiosas, es uno de los grandes dramas a los que se enfrentan muchos adolescentes en este país. Con pocas aficiones, un montón de actividades extracurriculares y poco tiempo libre para jugar, muchos niños se sienten encerrados desde pequeños en una cárcel pensada para mayores. [Para un análisis en profundidad, pues leer “Gaokao, el examen más importante del mundo“]

Este tema es uno de los más debatidos en Internet, donde los jóvenes son mayoría y llevan la voz cantante. Entre los relatos en primera persona contando experiencias en las escuelas chinas, un artículo escrito en febrero de 2009 ha desperatado una gran atención en los últimos meses y semanas, pasando a ser alternativamente, semana sí semana no, uno de los contenidos más leídos en la página web del prestigioso semanal Nanfang Zhoumo.

El artículo, que traducimos a continuación, está firmado por Zhang Rui (章锐) y describe el sentimiendo de desesperación de un adolescente al que la escuela, la sociedad y los padres sólo saben juzgar de acuerdo con sus notas. El texto ha sido reproducido en numerosos portales de noticias, como Netease o QQ, y en algunos de los fórums más populares del país, entre ellos Tianya y Mop.


TRADUCCIÓN
La educación china me ha desquiciado
Zhang Rui (章锐), Nanfang Zhoumo.

La educación china me ha desquiciado. No tengo claro cómo he llegado a este punto.

El quinto curso [12 años] es el principio del sufrimiento: mi padre empezó a prestar atención a mis notas entonces, cuando entré en las clases de refuerzo. En sexto curso [13 años], mi padre me envió lejos de casa a estudiar para poder superar el examen para entrar en una buena escuela secundaria y alquiló una habitación junto al colegio en la que vivía yo solo. Cada verano, cuando mis padres tenían muchas cosas que hacer (los dos se dedican a la agricultura, y no son muy cultos), me encargaba de las tareas domésticas y cuidaba a mi hermanito. Para mí es así como debe ser la vida de los hijos de los campesinos. Durante los meses en los que estaba estudiando, nadie me venía a ver, y tardaba más de dos horas en volver a casa. No esperaba que, al ver a mis padres, la primera frase que oiría fuera una pregunta acerca de mis notas, y lo mismo me preguntaban al marcharme de vuelta a la escuela. Allí fue donde me di cuenta de la importancia de las calificaciones.

Tengo un primo al que toda la familia ha adulado siempre por sacar buenas notas, y en las fiestas de Año Nuevo un buen grupo de gente le dedica grandes elogios a sus padres. “Aprende tú también de los demás, habla con ellos, hazte listo…”, me decía mi padre. Al ver que no movía un dedo, mi padre hacía que mi madre insistiera. Siempre he tenido complejo de inferioridad, pero la posibilidad de que simplemente por el hecho de hablar con estudiantes brillantes se me acuse del crimen de “haber pervertido a un buen estudiante” ya sería el colmo. “Qué vamos a hacer con esta escoria…”, me llegó a insultar mi padre. Para él, todos los estudiantes por debajo del segundo puesto eran malos (en aquel entonces mis notas solían estar entre las 10 mejores, o alrededor del vigésimo puesto en el peor de los casos).

Viñeta que acompañó al artículo en el diario "Noticias Culturales" (新文化报), una publicación de la provincia de Jilin.
Viñeta que acompañó al artículo en el diario "Noticias Culturales" (新文化报), una publicación de la provincia de Jilin.

Nadie me respetaba, y todos mis familiares me miraban por encima del hombro, seguramente por influencia de mi padre. En las vacaciones de verano, estaba ocupado con las tareas del hogar día y noche, y aun así le decía a la gente que yo era un vago al que sólo le gustaba comer y no trabajar. Casi no tenía escrúpulos para hacer que yo sacara las mejores notas en los exámenes, al principio golpeándome, y ahora ejerciendo presión, haciendo incluso que mis abuelos y otros familiares me presionaran.

Justo antes de los exámenes de acceso al bachillerato, mi padre me dijo una frase que nunca olvidaré: “Si no eres capaz de entrar en Jiangzhong (la mejor escuela de nuestro pueblo), ya puedes suicidarte. En casa tenemos pastillas y sogas…” Volví a mi habitación con lágrimas en los ojos. No alcanzo a comprender cómo es posible que entrar en una escuela sea más importante que un hijo. Al final conseguí entrar en esa escuela, pero mis familiares seguían mirándome mal, porque mi padre ya había hablado pestes de mí.

Delante de mi padre, nunca he tenido autoestima: para él, sólo los mejores estudiantes pueden tener autoestima.

Después del bachillerato, empecé a tener muchos problemas de salud, primero pensamientos obsesivos, y luego dolor de cabeza. Ya he tenido dos dolores de cabeza este trimestre, que cada vez me han durado dos semanas, y que he tenido que tratar con goteo intravenoso. El médico me dijo que los dolores de cabeza estaban causados por un exceso de estrés… y es que empezar esos estudios es tan espantoso como estar encerrado en una prisión.

En Año Nuevo de 2008, cuando volví a casa, me peleé una vez más con mi padre. Volvió a repetir esas palabras que me había dicho un sinfín de veces: “Si no puedes sacar una buena nota en los exámenes, ya puedes morirte, que no lloraré por ti…” Ya no podía soportarlo más, y me salió una frase del alma: “No me iría tan mal si no fuera por ti.” Todo lo que recibía a cambio eran burlas. Mi tío decía que había que animarme, pero mi padre, dando un golpe en la mesa, respondía: “No es esa clase de personas, ¿de qué sirve animar a las bestias?”. Salí de la habitación.

Mi padre y mis profesores sólo pensaban en las notas, pero a nadie le importaban mis sentimientos. Mi tutora solía llamar a mi padre para ejercer presión sobre mí, y cada vez que le explicaba la verdad, ella me correspondía con escepticismo y desdén, preocupada únicamente por la caída de mis notas.

Un día llevé a clase un volumen de obras completas de Maupassant y me lo confiscaron. Mi tutora me dijo que, si no mejoraba mis notas, no podía leer libros como ése, porque ese tipo de libros le llenan a uno la cabeza de tonterías. Al salir de clase el día siguiente, me puse a hojear el libro de relatos cortos Obras de la Casa de Ya (Yashe xiaopin, 雅舍小品) de Liang Shiqiu (梁实秋), que también me confiscaron. Mi tutora ni siquiera me permitía escribir artículos breves, porque decía que el profesor de lengua y literatura no lo había puesto de deberes, y creía que era una pérdida de tiempo.

Dos días después, mi tutora llamó a mis padres para que fueran a la escuela. Les dijo que me dolía la cabeza por leer demasiadas novelas. Me quedé boquiabierto. “¿Quieres hacer el examen de acceso a la universidad? Dime la verdad”, me dijo ella. Mis padres estaban delante.

Después de dudar un buen rato, dije: “¡No quiero!” No debí haber dicho la verdad. A los profesores de hoy día sólo les gusta la hipocresía. ¡Después todo fue de mal en peor, y la delegada de clase y mi padre me tuvieron allí sermoneándome más de una hora! “Recoge tus cosas y vete… ¡Te voy a matar!” Después de escuchar a mi padre, salí precipitadamente de la oficina. ¡Basta ya…! El corazón me latía con fuerza, y temblaba un poco, pero hice algo que nunca me habría imaginado capaz de hacer: ¡Volví a la clase, y tiré todos los libros por la ventana! Había tenido suficiente, de verdad…

Llegué a pensar en suicidarme, pero no me resigno a que la educación china me torture. Odio a mi padre, pero nunca le he odiado realmente. Odio más a la educación china: es ella la que hace que los familiares midan el valor de la gente a partir de sus calificaciones. En un principio, este trimestre mi padre no iba a obligarme a estudiar, pero al final, convencido por muchas personas, he acabado volviendo a las clases, aunque ahora sólo espero morirme. Ya no lo aguanto más. Mientras escribo esto, sólo tengo una pregunta: ¿Qué debo hacer ahora?

¿Qué debo hacer ahora?


Más

► ZaiChina: Gaokao, el examen más importante del mundo.Una educación sin corazón. / Gaokao 2010: menos estudiantes, misma presión.

Fuentes

► Nanfang Zhoumo: 我被中国教育逼疯了

► Diario Cultural (新文化报). La viñeta que acompañó al artículo.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (6 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
Traducción: "La educación china me ha desquiciado", 5.0 out of 5 based on 6 ratings
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

17 Comments

  1. Lea

    This is so sad. I´ve heard about how important is education in China, but this is extreme!  I´m mexican and study chinese, my teachers always get angry because they think we are very lazy, now I understad why they are like that.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  2. Lea

    Guau, esto es muy triste!, Ya había escuchado que la educación en China es muy dura y muy importante. Pero esto es extremo! Estudio chino y mis maestros chinos se sorprenden de cuán flojos somos los mexicanos y la verdad comparados con ellos, pues sí! Si yo siento una presión horrible a veces por sacar una calificación más o menos  decente, allá debe ser el triple o más. No les envidio eso.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  3. Estaría bien comparar este artículo con la opinión de algún extranjero estudiando en China, que entre los laowais también se habla mucho de cómo llevamos el sistema educativo chino…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  4. Marionatell

    Soy profesora en una Universidad China y puedo afirmar que, en la gran mayoría de casos, tanta presión y tanta exigencia con las notas no les convierte en absoluto en "buenos estudiantes" sino en máquinas de memorizar sin ningún tipo de inquietud y lógica… sólo se valora en IQ y la capacidad memorizadora sin tener en cuenta las demás hablidades del intelecto.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +3 (from 3 votes)
    • Estoy totalmente de acuerdo con Marionatel. ¿Qué consigue el sistema educativo chino con este sistema? ¿qué es lo que busca en realidad? 
      Y si, Kailing, aquí se da últimamente mucho de padre laxo + hijo vago, y al final los incultos son más de los que desearamos, pero ¿cómo encontrar el punto intermedio entre la educación china y la española? ¿quién de be poner freno? 

      VA:F [1.9.22_1171]
      Vota
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0 (from 0 votes)
  5. yuriD

    Si dudas el sistema educativo chino no es muy amable, pero me parece que lo principial es que este muchacho no ha tenido mucha suerte con el padre que le ha tocado. Realmente triste, pero al escribirlo demuestra su voluntad para superar la situación. Ojalá lo logre.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  6. kailing

    De acuerdo con Yuri. Creo que en occidente, incluida Espana, lo que ocurre es lo contrario. El sistema educativo es quiza demasiado laxo, y si no estan los padres detras (especialmente cuando uno es un poco vago) tiende a crear incultos. En España la peor combinacion es Padre laxo + chaval vago. En China chaval exigente + padre exigente, crea desquiciados o muertos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  7. Alma

    Creo que el contexto familiar y las relaciones padres/hijos son factores culturales a tener en cuenta a la hora de comparar la realidad china con la española. Por una parte está el sistema educativo, pero la competitividad, como retrata este joven chino, viene de casa. De alguna manera, el sistema educativo es reflejo de los principios de autoridad en el seno familiar. Por supuesto que la piedad filial no es tan rigurosa (ahí tenemos, por ejemplo, a los "pequeños emperadores" o niños malcriados), pero sigue manifestándose en muchas situaciones difíciles de ver en la España de hoy en día, como el poder de las expectativas (y presiones) familiares sobre los jóvenes en materia educativa o matrimonial.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  8. Tow

    Llevo casi un año viviendo en China y es muy claro lo que se quiere conseguir con este sistema educativo: personas que se comporten como máquinas y no se cuestionen nada.
    Lo triste es que lo consiguen; educan jóvenes que sólo saben memorizar, careciendo de creatividad y otras habilidades para resolver problemas…
    (por suerte, hay contadas excepciones)

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)
  9. ANGEL

    pero recordemos algo, el sistema mexicano es muy simple, mucha gente se jacta de conocer la practica y no memorizar y tenemos gente corrupta que aplica todo menos lo escrito, si es duro el sistema chino, pero recordemos ele xito a nivel global que engloba, piden demasiada gente de china por su intelecto, si no memorizas entonces como aprendes, LA PRACTICA ES FUNDAMENTADO EN TEORIA, SIEMPRE SERA ASI, SINO PUES LA CORRUPCION ENTRA COMO ES NUESTRO CASO EN MEXICO, GENTE QUE PASO LA ESCUELA EN CEROS Y SALE Y APRENDE AFUERA PERO SIN BASES.
    ADEMAS HA CAMBIADO ALGO LA EDUCACION CHINA, MAS QUE NADA PORQUE LOS AÑOS DE ESTUDIO SON MENOS, A LOS 19 YA ESTAN UNOS EN MAESTRIA, Y LA VERDAD LOS RESULTADOS HABLAN, ES GENTE TRABAJADORA, ES GENTE QUE NO SOLO ES TODO EL DIA EN LA ESCUELA, ENTRAN VALORES, MORAL Y ACTIVIDADES DEPORTIVAS.
    NO PODEMOS SEGUIR DICIENDO QUE DE MEMORIA NO SE APRENDE PORQUE ENTONCES CUANDO MEJORAREMOS, YA LLEVAMOS ASI DESDE LOS 80 Y VAMOS BAJANDO, AHI QUE ANALIZAR, ESTUDIAR CASOS EN CHINA PERO MAS QUE NADA PORQUE LAS MEJORES BECAS SON PARA CHINOS ANTES QUE OTROS.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  10. Bingru Hu

    Yo creo que es un caso muy radical..

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  11. Rafa

    de hecho yo nunca me he encontrado en situaciones como las del muchacho este, aunque en ese tiempo tambien tenia a mis padres presionandome, pero siempre me dejaban espacio para que pudiera tomar mis propias decisiones        lamento mucho por los desfortunios que le han tocado a mi paisano

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Trackbacks / Pings

Deja un comentario