América Latina y China, Lo último

China y Brasil, diálogo de gigantes

Así como la prensa de las potencias occidentales casi no ha mencionado el recién finalizado encuentro entre los presidentes de los cinco países emergentes que representan a casi la mitad de la población del planeta, los medios chinos apenas han reseñado la extensa visita de la Presidente brasileña, quien antes de la reunión de los BRICs (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) pasó varios días en Pekín junto con una comitiva de 300 funcionarios y empresarios brasileños. La visita de Dilma  Rousseff se enmarca dentro de la Comisión de Alto Nivel de Cooperación y Concertación entre ambos países y su resultado ha sido la firma de acuerdos por decenas de miles de millones de dólares.

El gigante suramericano es la séptima economía mundial en Producto Interior Bruto, el segundo exportador de alimentos y el quinto en extensión territorial. El país que hasta hace apenas un lustro era considerado por el occidente desarrollado como “el pulmón del mundo” es ahora una de las más prominentes potencias emergentes, en gran medida gracias a China. Si bien con “orden y progreso” (como indica su bandera) Brasil supo construir un imperio industrial en los últimos cuarenta años único en Latinoamérica, la crisis del 2008 golpeó con fuerza a la industria brasileña, estrechamente vinculada a Estados Unidos y Alemania. Un rápido cambio de estrategia, enfocando sus prioridades en China y las materias primas, le permitió al país asimilar el golpe. En 2009 China pasó a ser su principal socio comercial. Ahora, con la firma de nuevos acuerdos, se convierte en el principal receptor de inversiones chinas del subcontinente. Brasil crecería este año un 5%.

Lograr mayor valor agregado a las exportaciones hacia China fue el principal objetivo con el que Dilma Rousseff llegó a Pekín. Es el mismo objetivo que persiguen otros países cercanos cuyas economías están intrínsecamente relacionadas con China, como Argentina y Chile. Una muestra clara de la diferencia entre Brasil y estos últimos es que mientras los otros discuten qué hacer, la empresa mixta (estatal y privada) Embraer le vende a China 20 aviones. En otro de los objetivos del gobierno brasileño, sustituir las importaciones industriales chinas por inversiones, también hubo avances. La taiwanesa Foxconn invertirá 12.000 millones de dólares para fabricar en Brasil el iPad para el mercado latinoamericano. Dilma también visitó la planta de ZTE en Xian y se reunió en Pekín con el presidente de Huawei. Ambas empresas especializadas en comunicación digital y satelital ya están presentes en casi todos los países latinoamericanos, incluso en Brasil, donde proyectan nuevas inversiones.

A estos logros se le suma la apertura china a la importación de cerdos, rubro en el cual Brasil es el principal exportador mundial. Esto representa también un beneficio para los consumidores chinos, debido a los recientes casos de uso de sustancias prohibidas en la alimentación de cerdos en China. Por último, el Presidente Hu se mostró solidario, aunque no muy firme, con el reclamo brasileño por una silla permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Como indicó la declaración conjunta, parece ser que el encuentro entre gigantes se realizó en “un clima de cordialidad y amistad”. En el texto, ambos presidentes reconocieron el elevado potencial de cooperación en infraestructuras, transporte y energía. También coincidieron en la importancia de prestar especial atención a la ejecución conjunta de proyectos de infraestructuras que contribuyan a la integración sudamericana. Y, por supuesto, Dilma mencionó también el mundial de fútbol (2014) y las olimpíadas (2016), que se celebrarán en Brasil y requerirán inversiones milmillonarias. También habló del proyecto de tren rápido entre San Pablo y Río de Janeiro.

Para cerrar con broche de oro este encuentro fructífero y cordial, la Presidente de Brasil, quien de joven integró la guerrilla izquierdista y fue detenida y torturada por la dictadura militar y actualmente es una fervorosa defensora de los derechos humanos, evitó hablar del caso Ai Weiwei, artista estrella de la última Feria de Arte de San Pablo, la más importante de Latinoamérica.

Más

► Lee los últimos artículos escritos en ZaiChina sobre las relaciones entre China y América Latina.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
China y Brasil, diálogo de gigantes, 5.0 out of 5 based on 1 rating
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentarios Cerrados

Los comentarios están cerrados. No podrás dejar un comentario en esta entrada.