Economía, Medios, Política

Las preocupaciones de los chinos (y del Gobierno)

En muchas ocasiones, más de una persona nos ha preguntado cuáles son las mayores preocupaciones de los chinos o los principales temas de los que se habla en los medios de comunicación de este país. Estos días, en los que además se celebra en Pekín la reunión política más importante del año (conocida como lianghui, cuando se reúnen la Asamblea Popular y la Conferencia Consultativa), nos ha parecido una buena ocasión para hacer una breve recopilación de los temas más candentes para el chino medio. Para ello vamos a utilizar una selección de nueve palabras que hizo el portal de noticias de Netease y que muestra muy bien los temas de los que más se está hablando en esta lianhui del 2011:

Empleo (jiuye, 就业). En su discurso del cinco de marzo, el primer ministro Wen Jiabao marcó los objetivos del Gobierno para el año 2011: crear más de nueve millones de trabajos y mantener la tasa de paro en las ciudades en menos del 4,6%. Todo esto al mismo tiempo que se avanza hacia una economía más productiva, menos dependiente de las exportaciones y que pueda crecer en los próximos años a un 8% (el año pasado el PIB creció un 10,3%).

En este campo, el Gobierno y los ciudadanos están preocupados por la escasez de mano de obra en muchas fábricas del este y el sur del país, por las dificultades de los licenciados universitarios por encontrar un trabajo acorde a sus estudios y por los en general bajos salarios que recibe el ciudadano medio.

Precios (wujia, 物价). La inflación se ha convertido en los últimos meses en el principal quebradero de cabeza de los chinos. En el pasado año la inflación se situó en el 3,3%, pero en los últimos meses del 2010 y en los primeros del 2011 la cifra ha estado más cerca del 5% y el aumento en el precio de los alimentos ha llegado al 10%. Mientras los salarios se congelan, la cesta de la compra cada vez está más cara.

Durante la lianghui, Wen Jiabao aseguró que el control y la supervisión de la inflación son una de las prioridades número uno del Gobierno. El objetivo es mantener la subida de los precios en torno al 4%.

Distribución [de la riqueza] (fenpei, 分配). Pocas cosas fastidian más a los chinos normales y corrientes que ver como unos pocos se están enriqueciendo gracias al desarrollo del país mientras la mayoría mantiene una lucha diaria por la supervivencia. Las desigualdades han crecido de forma espectacular en los últimos años y nada hace pensar que la situación vaya a cambiar a corto plazo.

Como suele ser habitual, fue Wen Jiabao quien salió a la palestra para defender un mejor reparto de la riqueza que está generando el país. Para eso prometió seguir aumentado el salario mínimo (y asegurarse de que se cumpla la ley), asegurar las pensiones de los jubilados y la calidad de vida de aquellos con ingresos más bajos. También ha prometido luchar contra la economía sumergida y acabar en general con las diferencias entre los más ricos y los más pobres. Una de sus palabras, “calidad de vida” (minsheng, 民生), se ha convertido en las más citadas por la prensa china en los últimos días.

Precio de la vivienda (fangjia, 房价). En los últimos años, comprar una casa se ha convertido en una misión imposible para los chinos, incluso para aquellos que tienen rentas por encima de la media. En un año, los pisos en Pekín han subido un 6,8%, mientras en otras ciudades menores como Haikou (provincia de Hainan) o Ganzhou (provincia de Jiangxi) lo ha hecho en un 21,6% y en un 12,3% respectivamente.

El Gobierno ha prometido “ajustar el mercado inmobiliario”, controlar los precios y facilitar el acceso a la vivienda a las rentas bajas. Para ello construirá en los próximos cinco años 36 millones de viviendas protegidas y en las ciudades se reformarán 10 millones de edificios para que puedan ser habitables. Estas medidas se unirán a otras anteriores como el aumento del primer pago por la vivienda, las restricciones a la compra por parte de extranjeros y la implementación de dificultades para la compra de segundas y terceras viviendas.

Sistema, organización (tizhi, 体制). El término es muy general, pero Wen Jiabao puso énfasis en mejorar las instituciones políticas, hacer que se cumplan las leyes y mejorar el funcionamiento del Estado. Se trataría de hacer que las instituciones sean más eficientes, sirvan para gestionar la sociedad, la información y defender los derechos de los ciudadanos.

Esta palabra se suele ver mucho cuando se habla del sistema político (政治体制), aunque en este sentido, como cabía esperar, no ha habido grandes novedades en los discursos de los últimos días: Wu Bangguo, número dos en el Comité Permanente del Politburó Político sólo por detrás del presidente Hu Jintao, ha declarado que China no avanzará hacia un sistema multipartidista, que no efectuará una separación de poderes (ejecutivo, legislativo, judial) y que el federalismo no es un sistema que encaje con el desarrollo histórico del país. Más claro que el agua.

Lucha contra la corrupción (fanfu, 反腐). Ésta es sin duda una de las mayores preocupaciones de los ciudadanos, que ven como políticos y empresarios se alían para obtener beneficios, conseguir licencias dudosas y enriquecerse. Mientras las desigualdades crecen, muchos se sienten frustrados al ver la impunidad y las facilidades con las que cuentan unos pocos. El Gobierno sabe que la corrupción es uno de los fenómenos que le puden poner contra las cuerdas, por lo que ha prometido evitar las casos de corrupción, prevenir la excesiva acumulación de poder y castigar severamente a los inculpados.

Mantener la estabilidad (weiwen, 维稳). Junto con la sociedad armoniosa, este es otro de los mantras del gobierno chino. La sociedad tiene que estar estable, ya que ésta es la única forma de que el país se siga desarrollando. Todo lo contrario sería caer en el caos, el desorden y la miseria. Wen Jiabao ha asegurado que se modernizarán los equipamientos de la policía, se consolidará la defensa nacional, aumentará la capacidad del ejército y se asegurará la soberanía y seguridad del país. Este término suele también servir de excusa para acallar a disidentes, periodistas y defensores de los derechos humanos.

Impuestos (shuishou, 税收). En su intento por conseguir muchas de las cosas anteriores (estabilidad, lucha contra la corrupción, una mejor distribución de la riqueza…), el Gobierno ha asegurado que reducirá los impuestos para las rentas medias y bajas, luchará contra la economía sumergida y aumentará los salarios mínimos.

Reforma de la sanidad. A pesar de las reformas introducidas en los últimos años, que pretenden conseguir una especie de sanidad pública para el 2020, todavía hay muchos ciudadanos que se endeudan para curarse de una enfermedad o que simplemente mueren por no poder pagar el tratamiento. El Gobierno se ha marcado como objetivo aumentar el porcentaje de ciudadanos con seguro médico y aumentar la calidad del personal.

También ha hecho especial hincapié en el control del precio de los medicamentos, un tema del que muchos ciudadanos se han quejado en los últimos meses y años. Wen Jiabao ha prometido mejorar las instituciones que se encargan de los medicamentos, asegurarse de su seguridad y control y rebajar los precios.

Fuentes

Especial Netease sobre la lianghui del 2011

email
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.5/5 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
Las preocupaciones de los chinos (y del Gobierno), 4.5 out of 5 based on 2 ratings
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...