Medios, Sociedad

La gala televisiva de Año Nuevo, en crisis

De todas las emisiones de la televisión china, la más vista todos los años es la Gala de Año Nuevo (春节联欢晚会), un programa que se emite la víspera del Año Nuevo Chino y que tiene una audencia de al menos 700 millones de personas. Con el paso del tiempo, ver este programa donde se mezcla la música, el baile, la magia, los sketch cómicos y muchas cosas más ha pasado a ser otro ritual más de las celebraciones de año nuevo. Sin embargo, en la actualidad el programa está en crisis y cada vez recibe más críticas de los jóvenes internautas, que ya no se sienten identificados con unos contenidos y formas que parecen de otra época.

Esto es lo que defiende en un artículo publicado en el Southern Metropolis Daily (南方都市报) el crítico Milan (米兰, en chino también hace referencia a la ciudad italiana), donde se analiza la historia de este importante programa televisivo y se llega a la conclusión de que la Gala de Año Nuevo de la CCTV se encuentra en una profunda crisis.

Según este periodista, la Gala cada vez tiene más problemas para conectar con la audencia china y en realidad se ha convertido en un programa satírico y de humor a posteriori. Los días después de su emisión, internautas y medios de comunicación se lanzan a destripar sus contenidos, su lenguaje y sus formas. Tanto es así que un internauta decía que “la mayor función de entretenimiento de la Gala de Año Nuevo es en realidad después de su emisión”. Una vez más, como en el caso del apartamento de 77 yuanes o sus informaciones sobre viajar durante las fiestas, la CCTV pierde credibilidad y respeto y sirve sobre todo para reírse de sus contenidos.

En los últimos años, la Gala ha visto como las críticas se multiplican. Como dice Milan, el programa “provoca grandes controversias, pero tanto en Internet como en los medios impresos, los que lo defienden son pocos, los que lo atacan muchos”.

En su artículo, este periodista, que colabora con varios medios del sur del país, defiende que la Gala de Año Nuevo vive en una ilusión, en una fantasía: la de intentar satisfacer a todos los chinos. Su intención es ser vista en todas las regiones del país, por todos los grupos de edad y todas las clases sociales, una tarea sencillamente imposible. Como dice Milan, “el resultado es que al final no le gusta a nadie”.

En este artículo también se critica el intento de la Gala por “educar” a los ciudadanos. Con el paso de los años y debido a su importancia, el programa ya no intenta sólo entretener a la audiencia, sino que también incluye ciertos contenidos políticos y sociales aleccionadores. La Gala de Año Nuevo tiene que pasar antes de emitirse por seis revisiones, donde meten mano la propia CCTV, la Administración de Radio y Televisión (SARFT) y el Departamento de Propaganda del Partido. Esto hace que el programa sea sumamente conservador y políticamente correcto.

Además de los contenidos, las formas suelen provocar las carcajadas de los chinos más jóvenes, que no se sienten representados en el clásico y serio estilo de la CCTV. Según Milan, estos modelos anticuados “hace mucho que se dejaron de ver”. Incluso el idioma utilizado suele provocar análisis sesudos después de su emisión, ya que es un factor donde se pueden percibir muy bien las dificultades de dirigirse tanto a mayores como a jóvenes, dos grupos de edad que parecen hablar y expresarse en dos (o más) idiomas diferentes.

Para Milan, otro factor que podría hacer a la Gala de Año Nuevo hundirse en los próximos años es que la audiencia cada vez tiene más experiencia con otros programas de entretenimiento y tiene más acceso a otro tipo de contenidos. Según este crítico, en los años 80 o incluso 90 las galas de la CCTV podían pasar por programas aceptables para el chino medio; sin embargo, con la llegada de nuevos formatos inspirados en Japón, Taiwán y Hong-Kong, los espectadores son hoy más exigentes y cultos y “cada vez más gente elegirá apagar la televisión la víspera de Año Nuevo”.

Reformas

Este año, la gran novedad ha sido la participación de algunas estrellas populares surgidas de Internet, como la chica de Xidan (una joven sin hogar que tocaba en la calle) o el dúo Xuriyanggang (旭日阳刚, dos humildes trabajadores que se han hecho famosos con su música). La aparición de estas estrellas, así como la utilización de algunas expresiones surgidas en la Red, tenían como objetivo conquistar a los espectadores más jóvenes. Milan, por su parte, no cree que estos cambios puedan salvar a la Gala:

Estas modificaciones, […] ¿pueden realmente salvar el declive de la Gala de Primavera de la CCTV? ¿O podría ser que este declive sea ya inevitable y que sólo sea una cuestión de tiempo? La respuesta es claramente la última.

La chica de Xidan en la Gala de Año Nuevo de 2011.

Actuación de Xuriyanggang. Nótese el gran contraste con uno de los vídeos que les hizo famosos en Internet.

Historia del Programa

En su artículo, Milan hace un muy interesante repaso histórico de la Gala de Año Nuevo que nos puede ayudar a comprender mejor la evolución de este programa. Él divide su historia en cuatro etapas:

• 1978 – 1985: En 1978 se emitió por primera vez el programa en diferido, en un contexto de cambio político tras la muerte de Mao Zedong y el resurgimiento de Deng Xiaoping como líder del país. Era una época donde todavía había poca gente con acceso a la televisión y el programa estaba lleno de significado político, era poco profesional y contaba con escasos medios.

Hasta 1985 el programa fue creciendo poco a poco, con menos control por parte del gobierno y un mayor poder de decisión de los presentadores. Lo más importante en esta época era entretener y divertir. Debido a su éxito, otras cadenas imitaron el formato de la Gala y sacaron sus propios programas, aunque les fue imposible competir con los medios y la calidad de la CCTV.

• 1986 – 1993: En 1986 la SARFT prohibió a otras cadenas de televisión emitir programas similares a la Gala de Año Nuevo de la CCTV. Fue a partir de este momento cuando ver la Gala se convirtió en un ritual más de las celebraciones de las fiestas. Tras la cena más importante del año, los chinos encendían la televisión y lo único que podían ver era este programa.

• 1993 – 2000: A partir de 1993, la SARFT comenzó a involucrarse cada vez más en los contenidos del programa. Fue en este año cuando por primera vez necesitó la autorización expresa de la SARFT para ser emitido en antena. Según Milan, dejó de ser un show entrenido, colorido y divertido para convertirse en algo más oficial, político y pomposo. En su artículo, este crítico habla de un “cambio completo de dirección”.

• 2000 – actualidad: Con el año 2000 llegó el final de la ley que impedía a otras cadenas emitir programas similares al de la CCTV. Otras cadenas locales intentaron competir con la televisión pública nacional, pero hasta ahora ninguna de ellas ha conseguido hacer sombra a la CCTV.

A partir de 2005, la Gala se ha reformado incorporando palabras nacidas en Internet y artistas jóvenes. Unos cambios que, según Milan, no podrán evitar la crisis en la que se ha instalado el programa más importante del año.

Más

Como todos los años, la Gala de 2011 ha dado mucho de que hablar tras su emisión. Algunos internautas reconocieron a un hombre que llevaba asistiendo al programa desde el año 2001. La noticia fue la más vista en Internet y la más buscada en Baidu durante varios días.

Un espectáculo con peces ofrecido por un mago también ha llenado los fórums de comentarios y más comentarios, algunos incluso criticando el trato que le dio a los animales.

Fuentes

► Southern Metropolis Daily: Artículo de Milan

► China Media Project: Artículo de crítica a la Gala de Año Nuevo (por Zhang Ming)

► Netease: Interesante entrevista con el director de la Gala de Año Nuevo.

► Nanfang Zhoumo: La historia detrás de la Gala de Año Nuevo

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
La gala televisiva de Año Nuevo, en crisis, 5.0 out of 5 based on 1 rating
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...