Lo último, Traducciones

El camionero de Henan absuelto por los internautas

A mediados de enero, la historia de un camionero de la provincia de Henan que no había pagado 3,68 millones de yuanes (más de medio millón de dólares) en peajes de autopista causó gran furor en Internet y en los medios chinos. En un principio, el camionero, llamado Shi Jianfeng (时建峰), llegó a ser condenado a cadena perpetua por este delito. Ante una sentencia tan grave, los internautas comenzaron a protestar y a poner en entredicho tanto la condena como todo el sistema de peajes en las carreteras chinas, criticando la corrupción de los líderes locales y defendiendo la actitud del camionero al evadir unos precios tan disparatados.

Una vez más, este caso muestra la fuerza de los internautas chinos, que convirtieron el tema en una cuestión nacional, hicieron que se repitiera el juicio al camionero e incluso que el Gobierno se replanteara la forma en la que se pagan las tasas en las autopistas chinas.

Aunque normalmente en ZaiChina solemos centrarnos en la forma en la que se expresan y comunican los internautas chinos en estos casos, hoy queremos mostrar la forma en la que el propio Gobierno y los medios tradicionales respondieron ante la opinión pública. Para ello, hemos traducido un editorial del Diario de Pekín donde este periódico bastante conservador se hace eco de muchas de las peticiones de los internautas y pide al Gobierno conocer quién controla las tasas de las autopistas y controlar más a los gobiernos locales:


TRADUCCIÓN
Hay que tener bien claras las tasas de cada carretera
Editorial del Diario de Pekín (新京报)

Durante una rueda de prensa del Ministerio de Transporte, el viceministro Weng Mengyong (翁孟勇) dijo que “de no ser por las políticas de tasas sobre las autopistas, el estado actual del tráfico en nuestro país no sería el mismo, y tampoco habríamos logrado los éxitos que hemos conseguido en las carreteras rurales”.

Los éxitos que ha cosechado en las últimas dos décadas el modelo de autopistas públicas en las zonas urbanas y rurales de China, que se apoya en la recaudación de tasas, hablan por sí solos y no se pueden negar. La opinión pública china no ha puesto en duda las aportaciones que esas tasas han hecho al tráfico en el país asiático, sino los problemas que presenta dicho sistema. Weng Mengyong ha reconocido también que el desarrollo de este sistema ha dejado entrever un defecto y que “ciertamente existe una necesidad de regular y mejorar las políticas relacionadas con la recaudación de tasas en las autopistas”.

Tanto en el reciente caso del cobro de un peaje astronómico que se produjo en una carretera de la provincia de Henan como en otros incidentes similares, la opinión pública se fija precisamente en problemas que saltan a la vista, como la elevada cuantía de las tasas o la excesiva duración de la aplicación de dichos impuestos. Estos problemas no solamente despiertan un sentimiento de injusticia entre la población, sino que además hacen que aumente el coste macroeconómico y agravan la carga que tiene que soportar la gente.

Actualmente existen dos códigos que regulan la recaudación de tasas en las carreteras chinas: la Ley de Carreteras (公路法) y las Reglas para la Administración del Cobro de Tasas en las Carreteras Públicas (收费公路管理条例). Sin embargo, estos dos textos reservan a los gobiernos locales el derecho a fijar el límite anual y la cuantía de las tasas, y al mismo tiempo presentan mecanismos carentes de fuerza para pararles los pies y pedirles cuentas, lo que da lugar a una gran confusión en el cobro de este tipo de tasas.

La fijación de las tasas es en realidad un monopolio. La falta de transparencia en dicho proceso, unida a la incapacidad de la gente para negociar los precios, han hecho que los criterios para la aplicación de las tasas sobre las carreteras varíen, y que en algunas zonas se pueda llegar a hablar de precios por las nubes.

Fijémonos en el caso de las carreteras de Henan. En la autopista que une a la capital de provincia, Zhengzhou (郑州), con la montaña de Shirenshan (石人山), que se conoce actualmente con el nombre de “autopista Zheng Yao” (郑尧高速), se aplica a los camiones de carga a partir de 40 toneladas una tarifa de 0,10 yuanes por kilómetro y tonelada, el triple que el impuesto que se aplica en la autopista entre Pekín (北京) y Shijiazhuang (石家庄), y seis veces más que la que se aplica en la carretera entre Pekín, Tianjin (天津) y Tanggu (塘沽). Así pues, el hecho de que las tasas de las carreteras sean tan elevadas se debe también a la sobrevalorización por parte de los gobiernos locales y de los administradores de las autopistas.

En los “Resultados de la Encuesta de Auditoría de la Situación de Administración y Funcionamiento de las Autopistas en 18 Provincias y Municipalidades”, hechos públicos por la Administración Auditora de 2008, se puede observar por todas partes las excesivas tasas en las autopistas chinas.

Por otro lado, las reglas estipulan claramente que una vez expirado el plazo anual de aplicación de las tasas en las autopistas hay que dejar de recaudarlas, y a pesar de que también dejan claro que si el Gobierno salda sus deudas antes de que venza dicho plazo es preciso dejar de recaudar impuestos. No obstante, el informe de la Administración Auditora ha indicado además que en 35 carreteras públicas de 12 provincias, como por ejemplo la autopista del aeropuerto de Pekín o la carretera que conecta a Jinan (济南) con Qingdao (青岛), en la provincia oriental de Shandong (山东), los ingresos obtenidos por el cobro de peajes han superado con creces la inversión, llegando a ser incluso diez veces superiores en algunas ocasiones, debido a la duración excesiva de la aplicación de dichas tasas. Las regulaciones relativas al cobro de tasas en las carreteras también estipulan que, cuando una autopista basada en la devolución de préstamos pasa a ser una autopista administrada, se pueden aplicar impuestos durante una duración máxima de cinco años, pero la autopista entre Pekín y Shirenshan ha mantenido sus peajes durante 42 años después de experimentar ese cambio.

Ahora que los departamentos encargados de la auditoría nacional han dejado claras estas infracciones en las autopistas de alta velocidad, se siguen cobrando estas tasas como si nada hubiera pasado. Esto, además de demostrar que la ley no restringe lo suficiente el poder de los gobiernos locales, también pone al descubierto la debilidad de la supervisión y la gestión de las infracciones por parte de la administración.

En estos momentos, las autoridades encargadas del tráfico “están investigando” cómo establecer de forma progresiva un sistema de recaudación de tasas estable y con criterios bajos. Sin duda, eso es lo que las autopistas esperan, pero para poner en práctica un sistema como éste la clave está en perfeccionar la legislación, y hacer que el poder de los gobiernos locales esté más limitado dentro del sistema.

Esperamos poder comprender el porqué de las tasas en cada carretera, entender qué nos tienen que cobrar y cuándo tienen que dejar de cobrárnoslo. Así pues, la población confía en poder ver varias cosas: ¿Qué autopista ha sido sometida a un proceso de auditoría en el verdadero sentido del término? ¿Qué autopista ha sido siempre la gallina de los huevos de oro para los gobiernos locales y las empresas? ¿Qué personas serán multadas por las infracciones en la recaudación de tasas en las carreteras?

Para solucionar este caos, no basta solamente con eliminar los peajes en las carreteras secundarias de lugares remotos, sino que también es preciso asestar un duro golpe a los obstáculos que se han atrincherado en el cobro de tasas en autopistas y en los alrededores de las ciudades. Si eludimos este problema, la población podría quedarse insatisfecha.


Fuentes:

► Diario de Pekín (新京报): Hay que tener bien claras las tasas de cada carretera

► Viñeta: Xinhua News

► China Beat: Lucky tracker granted a retrial / Henan man gets life sentence for evading 3.68 millon RMB in highway tolls.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...