Destacado, Lo último, Política, Traducciones

2010: otro año más de Hu Shuli

A punto de acabar el 2010, si analizamos el panorama mediático chino uno tiene que seguir mirando a Hu Shuli, probablemente la periodista china más influyente de los últimos años. Su liderazgo en la revista Caijing, donde supo combinar el periodismo de investigación con la economía para llegar al límite de lo políticamente permitido, ha servido de ejemplo para nuevos profesionales que han seguido su senda en otros medios. Cuando en noviembre de 2009 salió definitivamente de la revista que la había hecho famosa, muchos pensaron que podría significar el fin de su carrera y de una forma de hacer periodismo en China. Pero 2010 nos ha demostrado que Hu Shuli sigue haciendo lo mismo (y tal vez mejor).

Pocos meses después de abandonar Caijing, Hu Shuli ya tenía en marcha un nuevo grupo mediático, Caixin. Se estructuró en torno a una nueva revista centrada en la economía (aunque no sólo), New Century Weekly (新世纪周刊), y a otra publicación mensual, China Reform (中国改革). Cerca del 80% de su anterior plantilla se mudó con ella a su nuevo medio de comunicación, una muestra de la fidelidad y admiración que sienten por ella los profesionales de su entorno. A lo largo de 2010, Hu Shuli ha sabido crear un nuevo grupo mediático que continúa recibiendo los elogios del mundo periodístico.

Además de eso, Hu se ha confirmado este año como una de las más firmes defensoras de una mayor reforma política en China. En el gigante asiático, hablar de democratización a la occidental puede acarrear problemas, pero defender una “reforma del sistema político” (en chino, 政治体制改革) es una de las rendijas por las que se pueden insinuar muchas cosas. En el último año, aprovechando los discursos de apertura de Wen Jiabao o algunas frases del próximo Plan Quinquenal, Hu Shuli ha seguido apostando por una reforma política, social y cultural que cuente con el respaldo de la sociedad civil, ponga límites al poder de los gobernantes, defienda la libertad de prensa y acabe con la corrupción.

El pasado 25 de diciembre, en un artículo en el que a punto de acabarse el 2010 reflexionaba sobre el pasado, Hu Shuli volvió a abogar por una reforma más profunda del sistema político y económico chino. Tanto por la creación de su nuevo grupo mediático como por su defensa del periodismo, hemos querido acabar el 2010 con la traducción de su último texto, el cual reproducimos a continuación:

Nota 1: los links han sido incluidos por nosotros para contextualizar a algunas de las personas y eventos a los que hace referencia.

Nota 2: al final de la traducción puedes ver los enlaces a otros artículos escritor por Hu Shuli durante el 2010 y también a algunas de las listas que recogen las noticias más importantes de China durante el último año.


TRADUCCIÓN

Reflexiones sobre el pasado

Caixin, Hu Shuli

El éxito de las reformas dependen no sólo de su ritmo, profundidad y amplitud, sino también de si pueden obtener o no el apoyo de la población y satisfacer las expectativas de la sociedad

La llegada de un nuevo año es un momento para recordar el pasado y mirar hacia el futuro. En el año que comienza hay fechas importantes, como veremos si nos fijamos en el calendario: el 1 de julio se celebrará el 90º aniversario de la fundación del Partido Comunista Chino, será el 10º aniversario de los atentados terroristas del 11-S, el 10 de octubre se celebrará el centenario de la Revolución de Xinhai, el 11 de diciembre será el 10º aniversario del ingreso de China en la Organización Mundial de Comercio, y el día 25 de ese mismo mes se cumplirán 20 años de la desintegración de la Unión Soviética.

De la realidad histórica podemos obtener conocimiento. A pesar de haber tenido lugar en terrenos y contextos diferentes, y de tener distintas consecuencias, todos estos hechos son fruto de enormes desafíos históricos. Se puede dar respuesta a semejantes desafíos mediante una revolución o una reforma, pero eso no es garantía de éxito, y para lograrlo, tanto la revolución como la reforma deben abordar de manera global los principales asuntos de la época. Fijémonos en algunos ejemplos de la historia:

– En enero de 1901, el acorralado gobierno Qing puso en práctica una “nueva política” en un intento para superar las rebeliones internas y las invasiones extranjeras. Durante la siguiente década, China entró en un nuevo periodo de progreso político, económico y cultural, y su comercio e industria experimentaron un potente desarrollo. Lamentablemente, el gobierno Qing no consiguió romper el antiguo patrón de intereses ocultos a la hora de implantar reformas y su “gabinete imperial” acabó decepcionando, lo que en última instancia desembocó en la Revolución Xinhai.

– La antigua Unión Soviética había sufrido durante mucho tiempo un estancamiento económico previo a su caída. Sus líderes habían iniciado reformas en varias ocasiones, que desafortunadamente no consiguieron cambiar su rígido sistema político y económico. Tras múltiples contrariedades, los líderes volvieron al antiguo sistema, que era conservador y no innovaba. Después de varios errores políticos serios, el “Imperio Rojo” acabó por extinguirse.

– El Partido Comunista Chino es también el producto de la respuesta a un desafío histórico. La Revolución de Octubre en Rusia dio lugar al marxismo-leninismo que se convirtió en un plan de supervivencia que la nación china necesitaba con tanta urgencia. A día de hoy, la historia del PCCh puede dividirse grosso modo en tres periodos de 30 años: una época de guerra y revolución, una época de defensa de la revolución y puesta en práctica de una economía planificada, y por último 30 años de reformas graduales y apertura tras la Revolución Cultural, cuando la economía china se encontraba al borde del colapso. Los logros de China han sido reconocidos universalmente, pero con la acumulación de varios problemas que se han ido eludiendo durante años, han aparecido nuevas contradicciones en la economía y la sociedad del país que se han convertido en enormes desafíos.

Aunque de vez en cuando hemos visto progresos parciales en las reformas económicas en los últimos años, las reformas más difíciles como los factores precio han comenzado con lentitud, y los esfuerzos para la reforma global en los sistemas político, cultural y social han quedado atascados. Como consecuencia de ello, algunos problemas como la corrupción de los funcionarios, las expropiaciones forzosas o la detención ilegal de peticionarios son sorprendentemente comunes. Los líderes del Partido son muy conscientes de ello. Es por ello por lo que el Comité Central en el XII Plan Quinquenal dijo lo siguiente: “Las reformas son una poderosa fuerza motora que acelerará la transformación de nuestro modelo de desarrollo. Necesitamos poner en práctica reformas en todos los ámbitos de una manera más determinada y más valiente, y prestar una mayor atención al plan general para poder poner en práctica reformas en función de las prioridades que han sido claramente delineadas.”

A China le ha costado sangre y sudor conseguir su progreso en el último siglo, y debe de haber aprendido la lección de que necesita resolver sus contradicciones y conflictos a tiempo para prevenir una ruptura social. No obstante, el éxito de las reformas del Gobierno dependen no sólo de su ritmo, profundidad y amplitud, sino también de si pueden obtener o no el apoyo de la población y satisfacer las expectativas de la sociedad. De lo contrario, aunque a veces se consigan mejoras técnicas, las reformas seguirán fracasando.

Durante el último año, se han llevado a cabo reformas en diferentes programas piloto a escala nacional, incluida la reforma electoral para los miembros de las bases del PCCh, la nueva política económica en Chongqing (重庆), cambios en las políticas de integración urbana y rural en Chengdu, o las políticas para mejorar la transparencia fiscal, entre otras. Pero ¿hasta dónde pueden llegar? ¿Se volverá más lento el ritmo de las reformas cuando choque contra las arraigadas barreras institucionales y los intereses ocultos?

La transformación del modelo económico de China es la tónica general del XII Plan Quinquenal. Recientemente muchos observadores tanto a nivel nacional como internacional se han mostrado optimistas de su éxito, porque ya se han producido cambios de calado en el mercado exterior de China, y el modelo de desarrollo dependiente de la exportación y la inversión es insostenible. A esta idea no le falta razón, pero estos desafíos externos no son condiciones suficientes, ni tampoco son esenciales para el cambio. La clave está en contener el poder del Gobierno sobre los recursos financieros y la tierra, y crear un sistema que apoye un nuevo modelo de desarrollo. Esto son dos grandes tareas que no pueden realizarse de la noche a la mañana. A la hora de diseñar el plan de reforma global, hay que dejar tiempo para que se produzcan cambios.

El éxito de la reforma se articula en nuestro tiempo, nuestro espacio y nuestra coordinación. No podemos abandonarlo al destino o a la suerte.

Para aprender de la historia, hay que estar seguros de su verdad, aunque sea desagradable, y no debe haber restricciones sobre la investigación académica. En julio, el vicepresidente Xi Jinping dijo que el estudio y la difusión de la historia del PCCh deben realizarse en un espíritu de búsqueda de la verdad, y para que eso ocurra, debemos abrir nuestros archivos históricos a los investigadores, de acuerdo con la ley.

China se encuentra en una encrucijada histórica. 2011 será el primer año de la puesta en práctica del XII Plan Quinquenal. En 2012, el PCCh celebrará su XVIII Asamblea Popular Nacional, para formular estrategias de gobierno, y entonces una nueva generación de líderes asumirá el poder. A medida que se va viendo hacia dónde va y qué forma va cobrando el mundo posterior a la crisis financiera, ya va siendo hora de que reflexionemos sobre hasta dónde hemos llegado, e identifiquemos los objetivos para el cambio en los años venideros.


Más artículos importantes de Hu Shuli en 2010: [en chino]

Reflexiones sobre el pasado

Aprovechar la oportunidad de reforma política

Por qué el discurso de Wen Jiabao en Shenzhen ha despertado tanta atención [traducido al inglés por CMP]

De “fábrica del mundo” a “mercado del mundo”

Reforma para controlar la corrupción

Recomenzar la reforma total desde una esfera superior

Más sobre el 2010:

► Chinochano: las noticias más importantes del 2010, al estilo Chinochano.

► China Media Project: las historias más importantes, primero según el Diario del Pueblo y después según el propio China Media Project.

► ChinaSmack: las palabras y expresiones más populares en Internet del año, traducidas de Xinhua / El Top Ten 10 de los vídeos de 2010 según Youku

► China Real Time: Four China Political Trends to Watch in 2011.

► Blog de Patrick Chovanec: China´s Top Ten Business Stories in 2010

► Shaghaiist: Shanghaiist´s Top Ten Videos for 2010

► Amplio resumen del año del 国际先驱导报

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
2010: otro año más de Hu Shuli, 5.0 out of 5 based on 3 ratings
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 Comments

  1. Un extraordinario artículo, las referencias y enlaces. Creo sinceramente que los próximos 5 años van a ser cruciales para el devenir de China. Verlo y vivirlo en primera persona, Dios mediante, a mí, particularmente, me conmueve. Aprovecho la ocasión para felicitar el Año Nuevo a todo el equipo de ZaiChina. Un saludo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
    • Muchas gracias, Han. Como tú dices, los próximos años serán fascinantes en China. Yo tampoco me los quiero perder.

      Feliz año a ti también y muchas gracias por tu participación durante todo este año!!!

      VN:F [1.9.22_1171]
      Vota
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
      VN:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0 (from 0 votes)