Cultura, Lo último, Política

El idioma español y la Revolución Cultural

El pasado mes de octubre, el Departamento de Español de la Universidad de Beijing celebró su cincuenta aniversario. En el acto hablaron el profesor Zhao y el profesor Shen -ya jubilados- quienes fueron parte de la primera promoción de la carrera de español. El profesor Zhao, de nombre Zhenjiang, quien además de haber sido director del departamento de español y de la escuela de idiomas occidentales por varios años, ha traducido a Neruda, Vallejos, Octavio Paz, García Lorca y el Martín Fierro al chino, mencionó y agradeció el aporte de los profesores latinoamericanos. Entre ellos mi padre, Pablo Doudchitzky.

En 1962, mi padre, que había sido secretario del ICUS (Instituto de Colaboración Uruguayo Soviético), gerenciaba en Montevideo una librería que contaba con apoyo financiero de la URSS. Desilusionado por la corrupción y el antisemitismo de los funcionarios soviéticos, pero siempre atrás de la utopía comunista, se postula para un cargo de profesor de español en la Universidad de Beijing. En otoño del 63, con 34 años de edad, parte hacia China con su segunda esposa y tres hijos varones de 5, 2 y 1 año. Vía París y Moscú -donde fuimos maltratados por la policía soviética debido a que en ese momento había tensas relaciones con China- llegamos a Beijing por Aeroflot. Allí nos alojamos, al igual que todos los latinoamericanos que venían a trabajar a Beijing, en un departamento del Hotel de la Amistad, que era en realidad un barrio residencial de varios edificios de tres o cuatro pisos, cercano a la Universidad de Beijing. El pequeño barrio residencial estaba cercado por una valla de alambres y los chinos necesitaban un permiso especial para entrar. Más allá de las rejas había campos de trigo y gente que circulaba en bicicleta, ahora –sin rejas- hay un tráfico incesante de autos nuevos y torres de treinta pisos.

Cuando mis padres empezaron a trabajar en la Universidad, ya hacía tres años que existía la entonces Escuela de Español y su director era el profesor Mo Futi, quien era mayor que mi padre y uno de los pocos chinos con un profundo conocimiento del idioma castellano, conocido en el mundo como idioma español. Mi padre desarrolló una relación afectuosa con Mo Futi. Muchos años después, le oí decir varias veces que fue su único amigo chino, en el sentido que los latinoamericanos le damos a la palabra amistad. El profesor Mo lo inició en el Tai Ji Quan (Tai Chi) y el budismo. Y además le enseñó algunas reglas del idioma español.

Alumnos de español de la Universidad de Pekín con mi madre
Alumnos de español de la Universidad de Pekín con mi madre

Mi padre había ido a trabajar a China por dos años, pero entusiasmado por el proceso revolucionario renovó su contrato. Los cuatro años finalmente no se cumplieron debido a que en 1966 comenzó la Revolución Cultural. El profesor Mo, al igual que la gran mayoría de intelectuales y artistas chinos, fue acusado de contrarrevolucionario, detenido e incomunicado. Poco después de nuestro regreso a Latinoamérica, en 1967, Mo Futi se suicidó.

Cuando recientemente le pregunté al profesor Zhao sobre la muerte de Mo Futi, me respondió muy acongojado que fue un suceso muy triste. Aunque no quiso seguir hablando del tema, me contó que fue él mismo quien encontró al profesor Mo colgando del techo del estrecho cuarto que ocupaba en la residencia para profesores de la ciudad universitaria.

El Terror Rojo

A fines de los años cincuenta, Mao Zedong -líder indiscutido de la triunfante revolución de 1949- decide lanzar un plan económico con el cual en quince años pondría a China al nivel de Gran Bretaña. Lo denominó el Gran Salto Adelante. En parte debido a una serie de catástrofes naturales, la realidad fue muy distinta: en poco más de cinco años murieron de hambre unos 20 millones de personas. Es por eso que en 1959 el Congreso del Partido decide quitarle a Mao alguna de sus atribuciones. Entre ellas el cargo de Presidente de la República Popular China, cargo que pasa a ocupar Liu Shaoqi, hasta entonces vicepresidente del Partido.

Para entonces Mao se acercaba a los 70 años y se había casado por cuarta vez. Esta vez con la joven y bella actriz de la ópera de Pekín, Jiang Qing. Siendo aún presidente del Partido, decide aliarse con el entonces jefe del ejército Lin Biao, a quien en 1963 logra colocar como Ministro de Defensa. En 1966, Mao, Jian Qin y Lin Biao lanzan La Revolución Cultural y logran destituir al Presidente Liu, quien muere en prisión al año siguiente. Con el argumento de que la ideología burguesa reaccionaria anidaba en el mismísimo seno de la revolución, Mao y su banda incitan a los jóvenes estudiantes y proletarios (la gran mayoría de ellos de extracción campesina) a destruir museos y centros de investigación y a atacar a sus profesores y jefes de empresas. Y, por supuesto, a todos los artistas que no se adherían al realismo socialista. Es así como se crean Los Guardias Rojos, un movimiento de tipo fascista que durante diez años sembrará el terror y paralizará al país, bajo la dirección de la Banda de los Cuatro, liderada por la cuarta esposa de Mao Zedong.

Aunque desde su juventud Mo Futi apoyó la revolución comunista, nunca fue admitido en el Partido por sus orígenes “pequeñoburgueses”. Mi padre me comentaba cómo le extrañaba el hecho de que el director del departamento de español de la Universidad de Pekín vivía en un pequeño departamento sin agua caliente y vestía siempre el mismo traje remendado. Una vez le preguntó si no podía vivir un poco mejor, a lo que Futi respondió que tal vez podría hacerlo pero prefería vivir como vivía la mayoría de los chinos y lo que le sobraba lo depositaba en el Banco de China para aumentar el capital nacional. Mi padre decía que el profesor Mo apoyaba con fervor las ideas de Mao. Nada de todo eso sirvió. Mo Futi fue destituido y acusado de contrarrevolucionario. Uno de los argumentos fue su insistencia en profundizar el conocimiento del idioma español en vez de dedicarse a la traducción del Libro Rojo de Mao. Se le hicieron juicios populares en los cuales fue ridiculizado, escupido, insultado y golpeado por sus propios alumnos, que pedían una confesión de pecados que nunca cometió. Fue llevado a un centro de reeducación y luego confinado a prisión domiciliaria en su habitación de la universidad. Nada extraordinario, lo mismo le sucedió a decenas de miles de profesores, científicos, escritores y profesionales. Sólo que él –al igual que tantos otros- no lo soportó y prefirió quitarse la vida.

Mis padres con Mo Futi
Mis padres con Mo Futi

Antes de dejar China mi padre pidió a las autoridades que se le permitiera despedirse de Mo Futi, a quien no había podido ver en los últimos meses. El ex director de Español de la Universidad de Pekín fue escoltado por tres miembros del Partido hasta nuestro departamento en el Hotel de la Amistad. Al despedirse, le dio un abrazo a mi padre -un gesto extraordinario en China- y lo despidió con estas últimas palabras: “Profesor Pablo, pase lo que pase, usted nunca debe dejar de ser un amigo del pueblo chino”. Poco tiempo después se suicidó y fue enterrado en una fosa común.

En 1976 mueren Mao Zedong y Zhou Enlai. Asume el poder Hua Guofen y pone en prisión a los integrantes de la Banda de los Cuatro. Poco tiempo después el profesor Mo es rehabilitado post mortem y se le hace una lápida conmemorativa en la Universidad, próxima a la lápida dedicada al periodista norteamericano Edgard Snow. Snow fue el primer occidental que entrevistó a Mao Zedong. Debajo de su nombre, está grabado en el granito: “Un amigo del Pueblo Chino”.

Mientras recorríamos con Zhao ZhenJiang el edificio de la Escuela de Español, ahora rebajada a Departamento dentro de la Escuela de Idiomas Occidentales, no reconocí nada que recordara a Mo Futi. Hablábamos sobre el acto de conmemoración que tendría lugar unos días después y le pregunté al profesor Zhao si era posible contactar con alguno de sus familiares para invitarlo a la ceremonia. Me respondió que su único hermano ya había muerto y que Mo Futi había estado casado pero se había divorciado poco antes de nuestra llegada a Beijing. Su hijo tendría aproximadamente mi edad, pero nada sabía de ninguno de los dos.

El profesor Zhao Zhenjiang.
El profesor Zhao Zhenjiang.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (7 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +4 (from 4 votes)
El idioma español y la Revolución Cultural, 5.0 out of 5 based on 7 ratings
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

13 Comments

  1. WuYue

    Wow. Ha sido un artículo realmente interesante. Muchísimas felicidades. Me ha encantado leerlo desde la primera letra hasta el punto y final.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  2. muy interesante… un gran trabajo… salut!!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  3. Un relato estremecedor, contado y vivido en primera persona por el autor. Impresionante. El período de la revolución cultural ha sido de los más crueles en la historia de China. No debe olvidarse. Relatos como éste han de hacernos pensar y meditar en la fortaleza del pueblo chino en la superación de tantas tragedias nacionales como han sufrido, sobre todo en el último siglo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  4. Bravo. Que historia humana mas increible. Un gran articulo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  5. Iñigo Pons

    Muy emocionante. Gracias.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  6. Teresa

    Hace dos años trabajé como profesora en el Departamento de Español de la Universidad de Pekín y me ha emocionado mucho la historia. Es cierto que no hay nada que recuerde a Mo Futi. Es una lástima que haya cosas que se pierdan tan fácilmente en el tiempo. Aunque sí que tuve la suerte de conocer al profesor Zhao, es un gran traductor.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  7. Eli

    Me ha puesto los pelos de punta el artículo de hoy. Sencillamente genial.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  8. Noe Grullon

     
    Sumamente interesante. Gracias mil.
     

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  9. Enhorabuena por tan buen artículo, me ha entristecido mucho, fue una época negra para China, y cientos de vidas anónimas truncadas

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  10. arg

    Me parece una gran trabajo con una sinceridad exquisita. Me gustaria poder conversar con el autor en algun momento. 1093465945@qq.com  este es mi mail. Enhorabuena que latinoamerica este presente en China para decir lo que se siente.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  11. Isidro

    Estremecedor relato, como casi todo lo referido a China en el período de 1956 a 1976, cuando además de la referida Revolución Cultural y el Gran Salto Adelante se desataron la Campaña Antiderechista y la Campaña por la Educación Socialista, que tantas víctimas inocentes dejaron a su paso. A pesar de lo mucho que se ha escrito sobre el período, sin embargo, creo que aún está por definir hasta qué punto Mao se embarcó en estos empeños por aferrarse al poder, acudiendo a los más extremos métodos, o en qué medida reaccionaba ante una conspiración de enemigos del  Socialismo dentro y fuera del país. Tarea para los historiadores.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  12. daniel

    muy buena descripcion de us primeros años de vida y los resultados de tus estudios posteriores

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  13. jesus barrera

    Un cordial saludo a todos los lectores de este artículo y en especial al autor.
    Me parece un artículo muy interesante, ya que nos enseña una referencia muy importante en el aprendizaje del idioma español en China.
    Me gustaría contactar al autor de este articulo porque me encuentro investigando un tema que quizás el me podría ayudar a esclarecer, o quizás también alguno de los lectores podría ayudarme
    El tema que me encuentro investigando por estos días tiene que ver con los movimientos Migratorios de los chinos hacia Norteamérica y en especial hacia Latinoamérica en el siglo XIX y la manera de como fueron superando las barreras del idioma.
    Les agradecería profundamente a quienes me puedan ayudar con esta investigación; pues esta es muy importante para mi ya que es un paso para avanzar en mi proyecto de escribir mi primer novela cuyo argumento y personaje principal de esta obra tiene que ver con tal tema.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario