Política, Sociedad, Traducciones

Sin demoliciones forzosas no habría una nueva China

El 10 de septiembre, tres personas de la misma familia decidieron prenderse fuego y saltar desde el tejado de su casa, en el condado de Yihuang (宜黄), en la provincia de Jiangxi. El motivo para hacerlo fue que la policía había acudido para desalojarles y comenzar a demoler su casa, todo ello sin que hubieran recibido ninguna compensación económica. Diez días después, el mayor de la familia Zhong, de 79 años, murió en el hospital.

El incidente levantó una gran polvareda en los fórums de Internet y la indignación entre muchos ciudadanos, cansados del acelarado proceso de urbanización chino que arrastra consigo corrupción, favoritismos e injusticias. El caso de Yihuang mostraba hasta qué punto podía llegar la desesperación de una familia a la que querían expulsar de su propia casa sin haber recibido ni siquiera un yuan. El caso parecía olvidado de los medios de comunicación chinos hasta que la semana pasada un funcionario no identificado de Yihuang envío una carta abierta a un grupo de comunicación chino, Caixin. En ella explica su visión sobre el incidente, aprovecha para criticar la cobertura parcial de algunos periodistas e intenta aportar la visión de un funcionario local sobre un problema nacional. La carta de este funcionario ha impactado a muchos lectores por su sinceridad, realismo y crueldad. En ella explica que la urbanización china es un negocio, que el país necesita desarrollarse a toda velocidad y que “las demoliciones forzosas son una elección inevitable”, sobre todo en las regiones más atrasadas del centro y el oeste de China. Siguiendo con su razonamiento, dice que la urbanización es un proceso fundamental para el país, y que por lo tanto, sin las demoliciones forzosas no podría haber una nueva China. A continuación traducimos algunos de los párrafos más interesantes de su larga carta abierta:

[…] Después del 18 de septiembre, organizaciones relacionadas con las ciudades provinciales han llevado a cabo estudios sobre este asunto en Yihuang. El 10 de octubre, el secretario del comité del distrito, Qiu Jianguo, y el jefe del distrito, Su Jianguo, no tuvieron más remedio que dimitir, y ese mismo día, los nuevos líderes recién nombrados estaban en sus puestos de trabajo. Se podría decir que en nuestro país no hay precedentes en lo que respecta a la dureza en la denuncia de semejante incidente. Para ser franco, este asunto ha tenido un enorme efecto negativo sobre Yihuang. Los líderes del distrito han recibido una fuerte presión de la opinión pública, haciendo que un gran número de proyectos relacionados con la construcción urbanística y las inversiones quedaran prácticamente parados. La energía de los principales líderes del distrito se centra en las labores posteriores a los desastres y en “apagar fuegos”. Todo el distrito ha mostrado su opinión al respecto, y a muchas personas les preocupa que este incidente pueda ocasionar un parón en los procesos de urbanización e industrialización, con lo que el desarrollo de Yihuang podría volver cinco años atrás. […] Las demoliciones forzosas no son en realidad un deseo de los gobiernos locales. Aquí estamos hablando de un problema crucial, es decir, de un problema de los costos del desarrollo. Las regiones menos desarrolladas del centro y del oeste del país van al menos veinte años por detrás de las regiones desarrolladas de la costa. La situación financiera de las regiones del centro y el oeste es difícil, hay problemas como la general redundancia de funcionarios, excesivo personal, gastos innecesarios, etc. El conflicto entre “comer” y “construir” se manifiesta claramente. Para manejar la construcción de las ciudades, se necesitan llevar a cabo numerosas demoliciones de edificios. Pero si se siguen las demandas de beneficios de los ciudadanos recolocados, si se incrementan las normas de compensaciones, es seguro que los gobiernos no podrán mantenerse. […] Se debe decir que en el distrito de Yihuan, las compensaciones a los recolocados por las demoliciones de sus casas no son bajas, especialmente porque en los últimos años han subido bastante. Las compensaciones son más altas que en distritos cercanos como el de Linchuan y otros, y en general es mucho más alto que el precio medio en el mercado. De hecho, los recolocados por la demolición de sus casas son los mayores beneficiados de la urbanización. Si el Gobierno no las explota, ¿cuál sería el valor de tu tierra y de tu casa?” […] Las demoliciones forzosas es seguro que van a provocar fácilmente problemas, pero el gobierno no puede por esto dejar de hacerlo. En consecuencia, lo único que nos queda son las dimensiones de esos problemas y si pueden o no ser controlados, además de si pueden o no convertirse en un gran problema. De provocarse un gran escándalo, en realidad el poder controlarlo depende de la suerte. […] Este incidente se ha producido en Yihuan, pero el problema de las demoliciones forzadas existe en todo el país. En el momento en el que todo el mundo critica con sus palabras y con sus plumas la política de demoliciones forzosas, parece que nadie ha tenido en cuenta una realidad básica: la de que en realidad todo el mundo se beneficia de la política de demoliciones forzosas: […] usted vive tranquilamente en una amplia y cómoda casa, usted camina por amplias y luminosas avenidas y los periodistas se alojan en hoteles de alta categoría cuando blanden sus plumas para escribir artículos en los que critican la política de demoliciones forzosas. ¿Se ha preguntado usted alguna vez si la tierra sobre la que pone sus pies ha venido de una demolición forzosa? Por lo tanto, en cierto sentido, sin demoliciones forzosas la urbanización de China no sería posible, y sin el proceso de urbanización no habría ‘una China nueva’ (崭新的中国), por lo que, ¿no se podría decir que sin demoliciones forzosos no existiría la nueva China (新中国)?.

Una de las cosas curiosas de esta carta abierta es que el funcionario del Gobierno ha elegido (o no ha tenido más remedio) publicarla en uno de los grupos mediáticos chinos más independientes, Caixin. En la página web de este medio hay una encuestaen la que aquellos que están en contra de las ideas expuestas en la carta son una abrumadora mayoría (el 79%).

• A continuación traducimos también algunos de los comentarios de los internautas: Internauta de Shenzhen:

Una falsa teoría como ésta se puede derribar tranquilamente con un modelo teórico basado en la repetición de jugadas. Aunque los beneficios que una sociedad puede obtener con una demolición forzosa pueden ser mucho mayores que las pérdidas de una persona individual, no se puede tirar casas a la fuerza magnificando sus beneficios para la sociedad. Se le podría decir a este funcionario: si te fusilaran, tus órganos podrían salvar a por lo menos diez personas, así que entrega tu vida, anda.

Internauta de Shenzhen:

Acabo de ver en Google Maps que en Yihuang hay muchísimo suelo edificable, y que de entrada no hacía ninguna falta tirar casas. Si aumentamos la proporción de terrenos, la cantidad sería aún mayor. Y todo para un distrito de 200.000 personas.

Internauta de Jilin:

Bien dicho. Parece mentira que lo haya escrito un funcionario de ese nivel. Hace un análisis profundo de la sociedad china actual, que se distingue de otras naciones en el egoísmo extremo, algo que estoy seguro de que mucha gente ha experimentado. Si le añadimos a esto la densidad de población, construir infraestructuras en un país así es algo súmamente difícil, pero sin transportes a gran escala ni otras infraestructuras necesarias para la energía, nuestro país no habría conseguido los logros obtenidos. Sólo por esto casi no he visto una sola noticia hablando de manera objetiva sobre detalles del caso, como por ejemplo el porqué de que los manifestantes opten por prenderse fuego a sí mismos. ¿Acaso no hay ningún otro camino? Aunque se trate de una demolición por la fuerza, ¿vale la pena protestar usando la vida, algo tan precioso? ¿Por qué no se utilizan otros medios para manifestarse, y cómo se llega hasta el suicidio por autocombustión? Hay más información sobre otros inmuebles demolidos. No he visto noticias en los medios de comunicación, sino tan sólo propaganda tendenciosa. No tengo ninguna intención de defender a los funcionarios de Yihuang, y también deploro el sacrificio de vidas humanas. Lo único que quiero decir es que China necesita modernizarse, y para ello la construcción de infraestructuras sigue siendo inevitable. Para encontrar un modelo que con el que se puedan identificar tanto el Gobierno como las familias desalojadas es necesario que los medios realicen coberturas informativas en profundidad, a fin de que ambas partes puedan usarlo como referencia, conclusión e introspección, y así conseguir que semejante tragedia no vuelva a repetirse.

Internauta de Henan:

Qué chorradas, si los funcionarios que pensaran así abundaran, el poder del Partido Comunista estaría amenazado. Para poder durar mucho tiempo, el Partido debería erradicar esta puta mentalidad.

Internauta de Zhejiang:

El monopolio del poder por parte de una dictadura y el modelo de gestión feudal y paternalista no es avanzado en absoluto: ¡el Partido Comunista necesita aprender a respetar a la población!

Internauta de Shaoyang:

Nuestras ciudades están avanzando, y el descontento popular hundido.

Nota: La expresión que utiliza el funcionario en su carta abierta, “nueva China” (新中国), es frecuentemente utilizada en este país para referirse a la actual República Popular de China fundada en 1949. Una de las frases más escuchadas durante mucho tiempo fue la de “Sin el Partido Comunista no habría una Nueva China” (没有共产党就没有新中国), convertida en su momento en canción de éxito.

Fuentes

► Caixin: Texto completo del funcionario / ► Nanfang Zhoumo: Selección de algunos de los fragmentos más interesantes

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
Sin demoliciones forzosas no habría una nueva China, 5.0 out of 5 based on 3 ratings
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

5 Comments

  1. kailing

    <span style="font-family:arial,helvetica,sans-serif"><span style="font-size:12px">Lo curioso de ese <span style="line-height: 27px">没有共产党就没有新中国 es que es una copia o adaptacion del lema de Chiang Kaishe</span></span><span style="line-height: 27px">k, </span><span style="line-height: 28px">“没有国民党,就没有中国”. Como bien dice esta web (http://www.cnr.cn/09zt/aggq/zhishi/200904/t20090424_505313729.html) , se cambio el partido nombrado en la cancion para hacerla una cancion comunista, y Mao le añadio el "nueva", lo cual es de agradecer, ya que incluso hoy en dia algunos Chinos se olvidan que China ya existia antes de 1949, y te sueltan que antes de 1949 no habia China… Es esto un shanzhai 山寨 politico?</span></span>

     

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  2. kailing

    Correcion, "se modifico el partido nombrado en la frase, para hacerlo un lema comunista (y luego una cancion)

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  3. z0rg

    Me parece vergonzoso que todavía haya casos de gente desalojada sin compensación alguna. Es un verdadero crimen, pensaba que estas cosas ya no pasaban y que había leyes que exigían compensaciones.

    Ahora, también me parece vergonzoso que algunos saquen millones de dólares (a veces más de 10 millones de dólares) por una casucha. Yo creo que lo lógico sería una expropación forzosa a cambio de una vivienda nueva y totalmente equipada lo más cerca posible de la derribada, o bien una compensación equivalente a entre un 100 y un 200% del valor de mercado de la vivienda expropiada. Cualquier compensación por encima o por debajo creo que es un peligro, en China o en cualquier país.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)

Trackbacks / Pings