Cultura

“El Partido”, de Richard McGregor

Desde que salió el pasado mes, medios de comunicación, blogs y páginas especializadas en China no han dejado de hablar de este libro. Su autor es Richard McGregor, un australiano que ha trabajado como periodista en este país durante diez años, y su título es “El Partido. El mundo secreto de los gobernantes comunistas de China“. En sus casi 300 páginas, McGregor analiza la evolución del partido político más grande y con más poder del mundo, explicando su relación con las empresas, el ejército, las distintas regiones y los medios de comunicación.

El autor presenta a un Partido Comunista (PCCh) que se mueve en la sombra, pero que sigue funcionando con una estructura leninista y mantiendo el control sobre todos los sectores más importantes del país. El libro pone múltiples ejemplos, uno de ellos el de los abogados: “45.000 de los 150.000 abogados registrados en China hasta mayo de 2009 eran miembros del Partido. Casi todas las firmas legales, más del 95%, tienen comités de partido que calculan sus pagas no sólo según su trabajo legal, sino también según su lealtad al partido”. El PCCh ha rebajado su perfil, parece casi invisible, pero cuando uno investiga quiénes son los que toman las decisiones, él está detrás de casi todas. “El Partido es como Dios, está en todas partes, pero no puedes verle”, dice un profesor universitario a forma de resumen.

McGregor emplea aquí el ejemplo de los teléfonos rojos, que utilizan una red crifada interna y sólo poseen unas 300 personas que han conseguido escalar a lo más alto del Partido (y en muchos casos de las empresas, instituciones o medios de comunicación). Este es el núcleo duro del Gobierno, los que toman las decisiones del país más poblado del mundo, todos ellos unidos por estos teléfonos rojos que dan tantas ventajas como problemas.

El punto fuerte del libro de McGregor es sin duda la economía. McGregor relata como los puestos más importantes de todas las grandes empresas chinas (CNOOC, Chinalco, BHP-Billiton, PetroChina, Sinopec, Lenovo, Huawei…) son nombrados directamente por los dirigentes comunistas. Los grandes bancos también están controlados por el Gobierno, que no duda en sustituir a sus directores si alguno contradice las directivas estatales. “Los altos directivos [de los grandes bancos estatales] son también oficiales del Gobierno con posiciones de vice-ministros, así que además de ocuparse de sus bancos, son responsables de apoyar los planes de estímulo económico del Gobierno”, escribía la revista Caijing.

Junto al carácter leninista y aparentemente invisible del Partido, McGregor añade el de la corrupción y el favoritismo. Los grandes líderes políticos se las han arreglado para que sus esposas, hijos y familiares se sitúen al frente de las mayores empresas, provocando que el Partido se haya convertido en una especie de gran familia mafiosa que controla el país (Li Peng y sus hijos en el sector de la energía, Zhu Rongji en el financiero, Jiang Zemin en el tecnológico, Wen Jiabao y su mujer en el de diamantes…)

Valoración

El libro ha sido alabado y muy bien acogido tanto por la crítica como por el público, que lo han colocado casi a la altura de “el libro definitivo sobre el funcionamiento del Partido Comunista”. Tal vez por tener unas expectativas tan altas, lo cierto es que personalmente creo que el libro no responde a un título tan ambicioso. Richard McGregor hace sin duda un relato interesante de aspectos generales y de organización del Partido, pero uno siempre tiene la sensación de que podría haber llegado más lejos, de que los verdaderos protagonistas, los que toman las decisiones, se siguen manteniendo en la sombra. El propio autor juega mucho con la idea de fuerza invisible, lo cual al final puede dejar en el lector la impresión de que “sí, es cierto, es muy difícil saber qué es lo que hace el Partido, y tú tampoco lo has conseguido averiguar del todo”.

No sé si el titulo (El Partido, El mundo secreto de los gobernantes comunistas de China) lo habrá elegido McGregor o habrá sido una idea de la editorial, pero lo cierto es que parece mucho más pensado como técnica de marketing que como descripción de su contenido. En el fondo, no hay prácticamente ningún alto dirigente como protagonista del libro, ni se explica cómo se pasan las leyes en el país, ni se habla de las Juventudes Comunistas (de donde ha salido, entre otros, el presidente Hu Jintao) o de muchos otros temas políticos que son claves (hubiera sido interesante que hablara de los políticos del Gobierno que no son miembros del Partido, como por ejemplo Chen Zhu).

El libro, sin embargo, es una descripción muy interesante de las relaciones entre el Partido y las grandes empresas. Aquí sí que aparecen algunos de los principales empresarios del país, se analiza quién mueve los hilos dentro de cada compañía y la simbiosis que se ha producido entre el Partido y los empresarios. La descripción del caso de corrupción de Chen Liangyu, secretario del Partido en Shanghai, es una muestra fascinante de los abusos de poder en la china contemporánea y de las disputas internas dentro del Gobierno. Mención especial también para el caso de la leche contaminada de melamina justo después de los Juegos Olímpicos de 2008, explicado desde el punto de vista empresarial, mediático y del Gobierno de una forma en la que se pueden ver cómo los fallos del sistema pueden ser letales para los ciudadanos.

Como antiguo reportero del Financial Times, McGregor ha utilizado todos los contactos que ha desarrollado durante los últimos años en China y el resultado es eminentemente una crónica donde la economía es la protagonista. Dos de los ocho capítulos tratan claramente de esto (“China Inc.: el partido y los negocios” y “Deng perfecciona el socialismo: el Partido y el capitalismo”), pero otros como el de la corrupción, la selección del personal y el Partido y las regiones también acaban casi por inercia en terrenos económicos. En este sentido, el libro puede resultar fascinante para todos aquellos (que son muchos) que ven a China como una oportunidad económica, hacen negocios aquí o están interesados en el mundo de la empresa.

En cuanto al conjunto del libro, hay ocasiones en las que a uno le da la sensación de que McGregor está un poco jugando con nosotros y deja de ser imparcial. Uno de los ejemplos más impactantes es el del edificio nacional del Departamento de Organización Central del Partido, uno de los ejes sobre los que gira su libro. Éste es el lugar de donde salen las decisiones para nombrar a los principales empresarios, líderes educativos e instituciones, una especie de oficina de recursos humanos de todo el país. En el libro, el autor describe el edificio como difícil de encontrar, sin letreros que indiquen sus funciones, sin número de teléfono ni dirección. Una especie de edificio fantasma. Sin embargo, esto es lo que dice en su nota al final del libro: “En una de las numerosas formas en las que Internet está forzando a abrirse a China, la dirección del departamento central en Beijing se pudo encontrar en Google Maps en julio de 2008. El edificio se encuentra en el número 80 de West Chang´an Avenue”. Después de leer este ejemplo (que no es el único), uno tiene la impresión de que McGregor está utilizando las fuentes a su antojo y no es del todo imparcial.

El libro también tiene otros problemas (repeticiones, demasiadas comparaciones con las instituciones estadounidenses, fuentes muy oscuras) que son menores pero que me hacen reafirmarme en mi idea de que este libro, por algún motivo, ha sido sobrevalorado. Aún así, es una obra interesante, con algunos fragmentos fascinantes y una visión en profundidad de las relaciones entre el Partido y las empresas, donde están las mejores aportaciones de este libro.

Más

► Si estás en España, puedes comprarlo aquí en Amazon.

► ZaiChina: más libros sobre China de los que hemos hablado.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
“El Partido”, de Richard McGregor, 5.0 out of 5 based on 1 rating
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 Comments

  1. Bego

    La verdad es que resulta muy interesante conocer los vínculos del Gobierno chino sobre las empresas del país y como afecta esto a una futura inmersión en su mercado por parte de empresarios extranjeros.

    Sabes si es posible adquirir una versión en español de este libro o conoces algún otro que aborde esta conexión Gobierno-mundo empresarial?

    Muchas gracias por hacernos llegar vuestra experiencias y conocimientos sobre el gigante asiático!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
    • Gracias por tus palabras, Bego. No hay traduccion de este libro y dudo mucho de que la haya en un futuro cercano. Por desgracia, en nuestra lengua creo que no hay nada sobre el tema.

      VN:F [1.9.22_1171]
      Vota
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
      VN:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0 (from 0 votes)

Trackbacks / Pings

Deja un comentario