Educación, Sociedad

Mamá, déjame en paz

En inglés se llaman “anti-parents”, están cansados del “excesivo control de sus progenitores”, piensan que sus padres son “la máquina más extrema de implementar la rígida educación del país” y que “el hogar es el lugar más difícil del mundo de comprender”. Así es un grupo de Douban (una de las webs sociales y culturales más famosas de China) que lleva por título “Todos los padres te destrozan” (父母皆祸害) y que muestra de una forma extrema el increíble salto generacional que se ha vivido en este país, donde padres e hijos parecen vivir en planetas distintos.

El grupo se ha hecho famoso gracias a un reportaje del Nanfang Zhoumo publicado la semana pasada que ha provocado un gran debate en los medios de comunicación y entre los internautas. El grupo surgió hace dos años y tiene a día de hoy más de 9.000 miembros (lo que lo situaría en una escala intermedia dentro de Douban), contando con una entrada propia en la enciclopedia de Baidu (algo así como la wikipedia china) y con otros muchos grupos de temática parecida que giran a su alrededor.

Foto y descripción del grupo de Douban
Foto y descripción del grupo de Douban

El grupo de estos anti-padres muestra el carácter rebelde de unos jóvenes que se enfrentan a las condiciones sociales establecidas por los mayores, luchando contra unas ideas familiares y una educación que muchas veces no se han sabido adaptar a los nuevos tiempos. Desde pequeños, a estos jóvenes se les ha dicho dónde debían estudiar, cuál debería ser su carrera, dónde trabajar, cuándo tener relaciones sentimentales, cuándo tener hijos y cuándo comprar una casa (dando por supuesto que vivienda-matrimonio-hijo son condiciones imprescindibles en su vida).

En el fondo, este grupo es un grito de libertad que pide que les dejen en paz. En una encuesta realizada la víspera del Día del Padre en Kaixin (uno de los facebooks chinos), se preguntaba a los jóvenes por cuál era el principal problema de los padres nacidos en los 50. La respuesta más popular fue “su excesivo deseo de controlar, el no respetar la privacidad de sus hijos”.

La mayoría de los integrantes de este grupo cuenta con padres que son profesores, lo que aúna en una sola persona dos de los principales controladores sociales, la familia y la escuela. Sus valores y formas de vida son tan diferentes a las de sus progenitores que su relación parece abocada al fracaso. Así describe el semanal Nanfang Zhoumo a los participantes de este grupo anti-padres (miembros de la generación de los 80 -80后-) y a la generación de los cincuenta (50后):

• Los hijos

“Nacieron después de 1984 y son propensos a pensar que ellos son el centro del mundo; desde pequeños comenzaron a utilizar Internet, no hay ningún punto de vista que no puedan aceptar y no hay ninguna autoridad que sea incuestionable”

• Los padres

“Según su sistema de conocimientos, el mundo se ha diferenciado siempre entre blanco y negro. Si no eras socialista eras capitalista. Desde pequeños se les advirtió de que sólo se podía utilizar el materialismo dialéctico como arma mental, ya fuera para explicar la economía, la política, la estética o las noticias… “ […]

“El problema más grave reside en que se acostumbraron a que el Estado planificara totalmente su vida, su trabajo, el nacimiento de sus hijos; de la misma forma se acostumbraron a pensar en planificar toda la vida de la siguiente generación”.

 

Viñeta publicada por el Nanfang Zhoumo. "¿Los hijos de los profesores tienen muy mala suerte?". Autor Liang Weichi (梁伟驰)
Viñeta publicada por el Nanfang Zhoumo. "¿Los hijos de los profesores tienen muy mala suerte?". Autor Liang Weichi (梁伟驰)

Aunque este enfrentamiento generacional es algo que ha sucedido siempre a lo largo de la historia en casi todos los países, la vertiginosa transformación de China en los últimos 30 años lo han convertido en un fenómeno sin parangón. Los padres de hoy vivieron el desastre del Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural, dejaron de estudiar muy jóvenes, trabajaron en Danweis que se ocupaban de todo, tuvieron hermanos y crecieron bajo la influencia de las ideas colectivistas más radicales. Sus niños, casi todos hijos únicos, crecieron aprendiendo inglés, viendo las series de televisión surcoreanas y estadounidenses, pudiendo viajar libremente por el país y pegados a Internet.

Para facilitar la vida de estos “hijos maltratados”, el grupo de Douban no sólo sirve para desahogarse, sino también para compartir estrategias de lucha contra los mayores. Una de los integrantes de este grupo, a la que el semanal Nanfang Zhoumo llama Fang Xin (方馨) tenía todo un repertorio de formas de minar la autoridad de sus padres:

“Su estrategia en esta batalla incluía: conseguir entrar en una universidad alejada de su pueblo natal, no ver los telediarios, no ver la gala de televisión de año nuevo chino, no comer a la hora y no entrar en el Partido Comunista de China. El último episodio de esta guerra a gran escala estalló hace un año y medio, cuando sus padres le dijeron que debería tener un hijo”.

Muchos de los padres de hoy han alcanzado incluso una obsesión con sus hijos.  “Antes su creencia era el colectivismo, ahora, los hijos se han convertido en su única religión”, dice Fang Xin, que con 28 años hace ya 14 que declaró la guerra en casa. “Mi madre siempre ha dicho que el significado de la vida para los padres es servir a los hijos”.

Este grupo de Douban, como casi siempre pasa en el mundo incontrolado de Internet, puede llegar a ser increíblemente radical y algunos de los comentarios ponen los pelos de punta. Los mensajes que expresan el amor de los hijos por sus padres son eliminados, así como cualquier miembro que no forme parte de esta generación resentida. Uno de los grupos relacionados con él se llama “Odio a mis familiares” y lleva por subtítulo “son peores que los amigos, son más asquerosos que los vecinos”. Aquí se pueden encontrar temas abiertos como “cuando me case no invitaré a ninguno de mis familiares” o “mamá, ¿por qué no te has muerto todavía?”.

En el grupo original, uno de los temas abiertos por uno de los miembros pide al resto de compañeros que aporten las “expresiones que se utilizan a menudo para lavarnos el cerebro”. El autor dice que los padres sólo quieren hacerles daño y anularles como personas. Estas de abajo fueron algunas de las frases que los miembros del grupo destacaron:

“Todo el mundo se casa. Tarde o temprano, todo el mundo se casa”.

“Lo que estás haciendo es perder el tiempo, dime, ¿qué vas a hacer después con eso?”.

“Ya estás otra vez en Internet. ¿Ya has hecho los deberes? ¿Has memorizado las palabras? A parte de divertirte, ¿qué más sabes hacer?”.

“Obedece”

“Si yo lo digo, es que es así. ¡¡No hay un porqué!!”

“Te hemos presentado a tantos amigos, con tan buenas condiciones”. (Mama, ¿te crees que soy un animal sin sentimientos por mi pareja? ¿te crees que basta con presentarme a alguien para casarme con él?) “

“¿Cómo puede una mujer no tener hijos? ¡Sin hijos la vida humana no está completa!”

“¿Quién me puede hacer feliz? Sólo tú. Si no soy feliz siempre es por tu culpa (querida mamá, deja de poner siempre tu felicidad sobre mi espalda. Por tu felicidad yo acabo destrozado).”

Fuentes

► Reportaje del Nanfang Zhoumo: 父母皆祸害?

► Página del grupo en Douban

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +4 (from 4 votes)
Mamá, déjame en paz, 5.0 out of 5 based on 3 ratings
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

5 Comments

  1. Bueno, esto ya es el colmo: Chongqing promulga una ley para proteger a los menores del deber de protección y vigilancia de sus padres (al diablo con la patria potestad) . Si hay algo infinito en el universo, eso es la estupidez humana!!!
    http://www.chinadaily.com.cn/china/2010-07/26/con

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
    • Jaja… Es como mínimo gracioso.

      VN:F [1.9.22_1171]
      Vota
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
      VN:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0 (from 0 votes)

Trackbacks / Pings