Cultura, Sociedad

Un sexshop para revolucionar Pekín

Esta entrevista la hemos publicado también en inglés en Danwei.

Entrevista con Sam Voutas, director de la película Red Light Revolution

El director australiano Sam Voutas ha hecho prácticamente de todo en China: documentales (The Last Breadbox, Shanghai Bride, Dragon Sons-Phoenix Daughters), actor (en la aclamada Nanjing: ciudad de vida y muerte) y doblador (en la reciente East Wind Rain). Su último proyecto es Red Light Revolution (红灯梦), un filme sobre un pequinés que decide abrir un sexshop para triunfar en la China moderna.

Sam Voutas: “No creo que nadie haya visto en una película china un trailer como este”. Si estás en China y no tienes acceso a Youtube, lo puedes ver aquí.

El trailer de esta película, bajo el título de “una comedia china como nunca has visto antes”, ha levantado una gran expectación por su temática y su sentido del humor. El filme todavía está en fase de post-producción y comenzará a presentarse a Festivales Internacionales en los próximos meses. ZaiChina estuvo hablando con Sam Voutas sobre su nueva película.

ZaiChina: ¿Cómo empezó el proyecto?

Sam Voutas: Empezó hace ya cuatro años. Cuando no estaba trabajando en películas o en televisión, tenía momentos de poco trabajo, así que tenía que buscar la forma de mantenerme creativo. Así fue como empecé a escribir el guión, sobre un tema que a mí me parecía muy interesante. Después, el guión fue nominado en Australia para un premio cinematógrafico, así que comencé a pensar que el guión tal vez era lo suficientemente bueno como para, si conseguía juntar el dinero necesario, poder hacer una buena película. Pensé que si la historia y la idea eran buenas, deberían llevarme hasta la consecución de la película.

ZC: ¿Cuál es exactamente el argumento de la película?

SV: Es la historia de un hombre que pierde su trabajo y a su mujer, porque ésta es demasiado materialista. Debido a esto pierde un poco el rumbo en su vida. Entonces el protagonista se encuentra con un viejo amigo que le dice que si quiere ganar mucho dinero de forma rápida en la nueva China, tiene que estar dispuesto a arriesgarse un poco. Le dice que en principio tiene que hacer cosas que normalmente no haría, y que si hace eso, puede ganar dinero rápidamente y después hacer lo que de verdad le interesa. Así que sin contárselo a sus padres decide abrir un sexshop.

ZC: ¿Estamos entonces hablando de una historia de amor en la china moderna?

SV: Esta película no es demasiado sobre el amor, quería alejarme de estereotipos e historias clásicas. Habla sobre todo de valores, y especialmente de valores liberales. Es una película sobre lo que está bien y lo que está mal, sobre si está mal abrir un sexshop para ganar dinero. Hay un montón de gente, sobre todo hombres de negocio, que tal vez no se preocupan de cómo ganar dinero. Lo único importante es hacerse rico. Y este tipo de ideas me fascinaron.

ZC: ¿Por qué el sexshop?

SV: Es porque es algo totalmente distinto a lo que alguien puede esperar. Normalmente asocias China tal vez con el Socialismo, o con valores tradicionales… así que me sorprendió mucho ver como en cada esquina hay un sexshop. A veces incluso un montón de sexshops en una pequeña calle. Pensé que esto era algo que en Occidente no se había contado antes, incluso si es algo que está por todas partes.

Creo que mucha gente en Occidente sólo ve dramas chinos de tres horas de duración increíblemente serios o películas de Kongfu. Pero China no siempre tiene que ser algo serio. Con este país parece como si una película tuviera que captar la esencia de toda la nación, algo que es imposible. Yo quería hacer una película que a mí me gustara ver. Una película que después de trabajar, pudiera cenar, verla y pasarlo bien. Disfruto mucho con eso. Lo suelo hacer con películas japonesas o coreanas, porque son mucho más entretenidas. Pero aquí muchos filmes, sobre todo los independientes, tienen una mentalidad mucho menos divertida, se echa de menos el humor. Por eso quise incluir en el trailer la escena en la que el personaje se pone un consolador en la cabeza, porque es divertido, y porque sabes que es un humor contagioso.

ZC: Por eso dices en el trailer que es una comedia china como nunca has visto antes…

SV: Eso espero. La verdad es que yo no he visto ninguna película china como la que hemos hecho. Para serte sincero, creo que si sitúas esta misma historia en Australia, o en España, tendría también mucho atractivo. Pero el hecho de que es aquí, en Pekín, debido a los contrastes, la hace todavía más atractiva.

ZC: ¿Cómo fue la reacción de los actores chinos ante este proyecto?

SV: Algunos de ellos estuvieron realmente emocionados después de leer el guión, porque pensaron que era algo diferente a lo que habían leído hasta entonces. Y también porque es algo fresco y nuevo para ellos. Muchos de ellos estaban deseando trabajar, también porque es una película divertida, donde hay muchos personajes muy graciosos e interesantes.

ZC: ¿Es el equipo de la película enteramente chino?

Sam Voutas frente a un sexshop de Pekín
Sam Voutas frente a un sexshop de Pekín

SV: Casi. La película es un 95% en chino y prácticamente todos los actores son chinos. El productor es mitad chino y el encargado de sonido es australiano, pero el resto son todos chinos.

ZC: ¿Cuál fue su reacción con todos los juguetes sexuales?

SV: Me hubiera gustado incluir más de eso en el make-off, porque todo el mundo estaba como en una tienda de chucherías. Había un montón de cosas cuando grabábamos y todo el mundo se acercaba, cogía cosas, jugaba con ellas… mi casa está todavía llena de cajas y cajas. Hicimos una fiesta-sorteo en la que todo el mundo llevaba un sombrero, tenía un número y les dábamos estos artículos de sexshop, pero no fue suficiente. Vamos a tener que hacer algún tipo de evento público para regalar más cosas, porque todavía tenemos cajas y cajas, ya que necesitábamos un montón de productos para que la tienda se pareciera a un sexshop auténtico.

ZC: Viendo el trailer parece que la película tiene cierto ambiente del antiguo Pekín, con un montón de hutongs, calles tradicionales…

SV: Eso espero. Intentamos utilizar en los diálogos el chino de Pekín (beijinghua) para hacerla más realista. Cuando ves películas chinas, aquellas que van por los canales oficiales se parecen mucho a las películas estadounidenses de los 50. Son muy tradicionales y no pueden hablar de muchos temas. Yo quería poner cuanto más lenguaje real me fuera posible, porque así es como habla realmente la gente, pero no se ve en las películas. Así que en el filme hay muchos tacos, aunque no tantos como en la vida real.

Rodamos la película cerca de Dongsishitiao. Allí es donde montamos la tienda. También rodamos en el D-22 (un bar de conciertos de Pekín) y mucho en Caochangdi, un barrio artístico casi en el campo.

ZC: El año pasado la película Kungfu Panda generó un debate en los medios chinos sobre cómo era posible que un símbolo nacional como el panda hubiera sido convertido en una película graciosa e interesante por extranjeros. Muchos se preguntaron por qué este tipo de película no había sido hecha por chinos. Con tu película podríamos estar en una situación parecida. Parece ser un filme que el cine chino necesitaba, pero que finalmente ha escrito y dirigido un extranjero. ¿Por qué pasa esto?

SV: La verdad es que no lo sé. Tal vez parte de ello sea simplemente la perspectiva de un extranjero. Algunas de las mejores películas estadounidenses, por ejemplo, han sido hechas por extranjeros, como Wim Wenders. O en Lationamérica por el también alemán Werner Herzog. Estas son fantásticas películas hechas por directores extranjeros porque algunas cosas te chocan, tienes un enfoque diferente. No estoy diciendo que haya hecho la mejor película posible, pero tal vez es este enfoque distinto el que te da la chispa que necesitas. Creo que si un director chino fuera a Australia encontraría cosas fascinantes que a mí no se me han ocurrido nunca.

ZC: ¿Crees que la película tendrá algún problema con la censura china?

SV: Los sexshops llevan siendo legales en China desde 1994 y están por todas partes. Además, la película en realidad no es tan arriesgada. Si miras a Lust Caution (Deseo y Peligro), una película que se pudo ver en los cines chinos, había planos frontales desnudos y este tipo de cosas. Nosotros no tenemos nada de eso. Todas las cosas que aparecen en la película se pueden comprar en cualquier sitio. Aunque también estoy seguro de que habrá algún grupo de gente conservadora que va a tener una opinión negativa o no tan positiva.

ZC: ¿Y el título? En chino es Hongloudeng (红灯梦), supongo que tendrá algo que ver con el clásico chino Sueño en el Pabellón Rojo (Hongloumeng -红楼梦-)?

SV: Sí, seguro. Bueno, la película no tiene conexión con la novela, pero pensé que era un broma graciosa. También creo que encaja muy bien con la película, porque cuando una película china no se adapta muy bien a ningún género, a menudo suelen decir que es un sueño. Y si dicen que es un sueño, entonces no hay problema. Así que eso fue una cosa, quería incluir el sueño.

Además, pasé mucho tiempo pensando en el título. Está también conectado con el barrio rojo (Red Light District – 红灯区-), que es una expresión que también se utiliza en chino.

ZC: ¿Y la música de la película? Parece que es casi todo rock-and-roll contemporáneo chino, con grupos como Bigger Bang, Radiohip o I Love This Band.

SV: Sí, es casi todo rock. Esto es porque es la música que a mí me gusta, pero también porque esta es una película joven y divertida. Hay muchos grupos muy buenos en China que no tienen demasiada repercusión. Pensé que su música encajaba muy bien con la película, porque esta es una película rebelde.

ZC: La película está ahora mismo en post-producción. ¿Cuál es el siguiente paso? ¿Dónde podremos verla?

SV: Sí, lo primero de todo es la post-producción, acabar la película, y después esperamos poder mandarla a festivales de cine e intentar que la conozca cuanta más gente mejor.

He hecho está película para que se vea en cines, ese es mi objetivo. Si va a ser en Estados Unidos o en China, no lo sé.

Aunque por supuesto también soy consciente de que en la actualidad el número de gente que ven películas en los cines, y especialmente en China, es de hecho muy pequeño. Así que si finalmente la conseguimos sacar en DVD también estaría bien porque es una película un poco traviesa y que tal vez se adaptaría bien al DVD.

Más

► Red Light Revolution: Facebook / Twitter / Douban / Fotos

email
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Un sexshop para revolucionar Pekín, 5.0 out of 5 based on 2 ratings
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 Comments

  1. Mario Saavedra

    Muy interesante, compañero, como todo el blog.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Trackbacks / Pings

Deja un comentario