Democracia, Política, Traducciones

Democracia en China para acabar con los abusos de poder

En China, las discusiones sobre la democracia suelen girar casi siempre en torno a su funcionalidad: ¿es el mejor sistema político? ¿Serviría para acabar con la corrupción? ¿Garantizaría el desarrollo económico? ¿Funcionaría en China?

A continuación traducimos un artículo de Chang Hongxiao, un periodista de la revista Caixin que ha escrito muchos artículos sobre las reformas políticas en China y las condiciones laborales en el sur del país. En esta pieza, Chang recoge algunas de las ideas del profesor de políticas Li Jingpeng sobre la democracia y su implantación en China, especialmente sobre la posibilidad de su utilidad para supervisar a los gobernantes y limitar sus abusos de poder.

Después del artículo, no os perdáis los comentarios de los internautas chinos sobre la democracia.


TRADUCCIÓN
Li Jingpeng: ¿Puede la democracia limitar a los gobernantes?
(Caixin, 07/06/2010), artículo de Chang Hongxiao (常红晓)

 

Sólo permitiendo a la democracia domesticar el poder de la administración política se pueden evitar su expasión y sus abusos de poder.

La democracia es una cuestión sobre la que se suele debatir. Sin embargo, existen todo tipo de opiniones en torno a ella, puesto que para cada persona tiene un significado distinto, y por lo tanto es difícil llegar a consensuar los diferentes puntos de vista.

Para los gobernantes, la democracia es un instrumento para dominar y gobernar al pueblo; para los idealistas, es un símbolo de buen gobierno; para algunos izquierdistas, es un instrumento que utiliza el imperialismo para infiltrarse en la política; para los elitistas, es un instrumento de legitimación política; para muchos eruditos, es el gobierno del pueblo…

Es precisamente por esta disparidad de opiniones sobre lo que se entiende por democracia por lo que resulta muy importante entender correctamente lo que es. Los politólogos creen que la democracia siempre es la condición previa para la existencia de un gobierno, y lo que puede hacer el pueblo frente al poder del Gobierno es justo lo que genera el problema de la democracia. En realidad, la democracia viene a ser un problema de las relaciones entre el pueblo y el Gobierno.

En las etapas del desarrollo de la Humanidad, la democracia apareció después de la Edad Media, y su sistema germinó durante el ascenso de las clases capitalistas. Al principio fue un descubrimiento de la clase capitalista, y después pasó a ser un modo generalizado de funcionamiento político que, junto con el constitucionalismo, se suele considerar la quintaesencia de la cultura política moderna.

Así pues, en la actual etapa de desarrollo de China, ¿cómo hay que entender correctamente la democracia? ¿Cómo entender correctamente las relaciones entre la democracia y el poder político? ¿Qué actitud hay que mantener ante las perspectivas de la política democrática de China?

Li Jingpeng (李景鹏), profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Pekín, opina que incorporando el poder de administración política en el marco de un funcionamiento democrático y haciendo que la democracia se aclimate al poder político es posible lograr una buena administración política, o lo que es lo mismo, un poder que funcione adecuadamente y de acuerdo a unas reglas.

Para el profesor Li Jingpeng, la democracia es una manera que tiene el pueblo de limitar el poder político. El poder de administración política funciona de arriba a abajo, mientras que la democracia funciona en sentido inverso. Sin embargo, los dos elementos no se dan de forma aislada ni funcionan de forma paralela, sino que están entrelazados. Y no sólo eso: los dos tienen además la tendencia de introducirse en el marco del otro.

La incorporación de la democracia en el marco del poder de administración política significa que ésta se convierte en un instrumento de la administración política, o en otras palabras, que la democracia se aclimata al poder de administración política. Por su parte, que el poder de administración política se incorpore al marco de funcionamiento del poder democrático significa que el poder de administración política se convierte en un instrumento democrático y queda “amaestrado”.

¿Qué pasa si la democracia se convierte en un instrumento del poder de administración política? Según Li Jingpeng, cuando eso ocurre, se pierde fundamentalmente su naturaleza y capacidad para limitar el poder político y gubernamental, y el poder de administración política puede aumentar y utilizarse indebidamente al antojo de cualquiera, convirtiendo a la democracia en su instrumento.

En ese momento, la función de la democracia se manifiesta principalmente en dos aspectos: por un lado, se convierte en un instrumento de legitimación política de las elites de la administración política, y por otro pasa a ser un instrumento de comunicación con las masas populares.

En lo referente al primer aspecto, la democracia es aparentemente un tipo de funcionamiento del poder que va de abajo a arriba, aunque sólo mantiene ese funcionamiento en la forma, y en realidad es algo que sirve a la autoridad del poder gubernamental. Aunque la democracia mantiene la autorización de la administración política, esta autorización se ajusta a los designios del poder de la administración política.

En cuanto al segundo aspecto, cuando la democracia se convierte en un instrumento de comunicación con el pueblo, acaba por perder su naturaleza original, y deja de funcionar de abajo a arriba, con lo que su naturaleza cambia por completo. De este modo, si la democracia llegara a incorporarse en el marco de funcionamiento del poder de administración política, “mantendría su cuerpo, pero perdería el alma”.

Li Jingpeng indica que, a diferencia de lo explicado más arriba, cuando el poder de administración política entra en el marco de funcionamiento del poder democrático, pueden obtenerse diferentes resultados.

En primer lugar, la existencia del poder de administración política no puede decidirla uno mismo, sino que debe nacer únicamente en el transcurso de unas elecciones democráticas. De este modo, el poder democrático interviene y decide la redistribución del poder de la administración política mediante medios directos o indirectos. Esta redistribución de poderes debe hacerse siguiendo el orden democrático, y llevarse a cabo a su debido tiempo y de forma pacífica, legal, igualitaria y abierta. Además, los ámbitos del poder de la administración política y las reglas de funcionamiento no puede determinarlas un individuo, sino que deben fijarse y limitarse mediante una constitución creada de manera democrática. En tercer lugar, el poder de administración política debe proporcionar vías abiertas y eficaces para la participación política de los ciudadanos, y para que éstos puedan limitar de manera legal y eficaz el poder de administración política. En cuarto lugar, los ciudadanos pueden usar sus derechos salvaguardados por la constitución para transmitir al Gobierno sus intereses y ejercer influencia sobre él. Por último, los ciudadanos pueden gobernarse y limitarse a sí mismos para salvaguardar la correcta implementación de las políticas gubernamentales.

Se puede observar que la incorporación del poder de administración política en el marco del funcionamiento democrático no elimina la administración política, sino que sólo limita razonablemente su poder y funcionamiento, domesticándolo, con lo cual se evitan la expansión y el uso indebido del poder de la administración política. Esto es lo que suele denominarse “política democrática”.

Para Li Jingpeng, China no es una excepción dentro de la tendencia mundial hacia la democracia. En China, el crecimiento de este sistema político será sin duda un proceso arduo, intrincado y repetitivo, que necesitará que todos creen, con paciencia y perseverancia, condiciones para el desarrollo profundo de la democracia, además del cultivo constante del ímpetu democrático, para hacer que las diferentes fuerzas se desarrollen en una dirección que beneficie a la democracia.


• Algunos de los comentarios de los internautas (la mayoría son anónimos, así que hemos dejado la fecha):

07.06.10

¡Espero que China consiga una verdadera democracia! ¡Todavía no hay democracia, y tenemos que seguir esforzándonos, camaradas!

07.06.10

Taiwán es un modelo.

07.06.10

¡EE.UU. es un ejemplo de democracia! ¡Admiro mucho la democracia estadounidense: eso sí que es una democracia de verdad! ¡Nosotros los chinos no necesitamos una democracia falsa!

07.06.10

La democracia no deja de ser una manera de fijar las reglas del juego. ¡Tampoco hay que emocionarse tanto!

07.06.10

¿Cuál es el mayor obstáculo para poner en práctica la democracia?

Respuesta 08.06.10

El sistema de partido único.

07.06.10

El jaleo dentro de la moderación es precisamente el rasgo característico de la democracia, sobre todo en la escena política, y no las caras sonrientes y las opiniones unánimes de la superficie falsa y armoniosa. Lo que falta en China son precisamente otras voces moderadas.

07.06.10

¿Es posible que haya “democracia con características X”? Estás de guasa, emigrar es casi lo mismo.

08.06.10

“La democracia es una corriente dominante en el desarrollo histórico: apoyarla es el camino hacia la prosperidad, y oponerse a ella sólo puede llevar a la propia destrucción.” [El internauta parafrasea una cita de Sun Yat-sen]

09.06.10

Para la gente de a pie, la democracia es un producto de lujo. Conseguirla depende de la magnanimidad de las clases dirigentes, y del juego entre el pueblo y dichas clases. Esto debe de ser una verdad duradera.

09.06.10

¿Que cuál es el mayor obstáculo para que haya democracia en China? ¡Nadie se atreve a decirlo! 1. Corrupción; 2. Desórdenes del sistema económico; 3. Desajuste y descontrol macroeconómico; 4. …; 5.…

Fuente

► Caixin: 李景鹏:民主能否制约执政者?

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Democracia en China para acabar con los abusos de poder, 5.0 out of 5 based on 1 rating
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Trackbacks / Pings

Deja un comentario