Cultura

El tren del Tíbet

Lugares donde escribiría un reportaje, por Jorge Planelló

Jorge Planelló, colaborador habitual del diario español El Mundo desde Pekín, continúa hoy con nuestra semana de “invitados de lujo”.

Planelló nos ofrece hoy un anticipo de su futuro reportaje sobre el tren que llega hasta Tíbet. Desde el punto de vista periodístico, es una buena forma de ver un lado más humano y personal de los profesionales que trabajan en los medios. Sobre todo, es una buena oportunidad para conocer más sobre esta región y ver las consecuencias que el nuevo tren puede tener en Tíbet.

 


El tren del Tíbet

Jorge Planelló

Tengo en mis manos un libro titulado Take the Train to Tibet, que compré hace unas semanas para preparar mi próximo viaje. El texto, escrito por Chen Yang, una apasionada del montañismo y de los viajes de aventura, ofrece un delicioso relato sobre los paisajes, los pueblos que habitan la ruta del tren entre Qinghai y Tíbet, uno de los más fascinantes del mundo.

La portada lo dice todo: se ve una vía recta, infinita, que se dirige hacia unas montañas desafiantes. Durante décadas, China desechó numerosos planes antes de ser capaz de hacer realidad este ferrocarril, con el que ya había soñado en su día Mao Zedong. O bien no había dinero o la tecnología no era suficiente para atravesar el paraje montañoso que separa Tíbet de Qinghai. Pero lo que más me apasiona de viajar en este tren es poder ser testigo privilegiado de cómo ha cambiado y cómo cambiará una vasta región de China gracias a este inmenso proyecto, finalizado hace cuatro años. Desde pequeño, cuando veía una vía de tren, siempre me cautivaba la idea de que, siguiendo esa línea, llegaría a algún destino enigmático. Pero en China, un tendido de ferrocarril es un pasaporte hacia el cambio, como deja caer el libro China’s Great Train: Beijing’s Drive West and the Campaign to Remake Tibet.

Obviamente, antes de que este tren llegara a Lasha, ya había llegado el avión, pero el ferrocarril aún tiene un papel privilegiado en China al ser el transporte de larga distancia que eligen millones y millones de personas. (De hecho, gracias al impulso del Gobierno a la alta velocidad, no creo que deje de tenerlo nunca). El impacto del tren, por tanto, es mayor a la hora de acercar una de las regiones más despobladas y remotas de China.

Pero me pregunto, a unos pocos meses de partir hacia allí, si a la vez que cambian los pueblos también se pierden poco a poco los dichos y el rico vocabulario con que los locales describen el imponente paisaje donde viven. No es difícil imaginar que más de un ingeniero del proyecto se echase a temblar al escuchar que las montañas de Kunlun son la mismísima “puerta del infierno”. La región de Wudaoliang, a medio camino entre Qinghai y Tíbet, y conocida por su frío extremo y su clima impredecible, también es pródiga en dichos: “Wudaoliang es tan frío que puede matar lobos, quien quiere que vaya allí deseará ver de nuevo a mamá y papá”.

Más:

► Pekín-Londres, ¿en AVE? / La gran carrera de China

email
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.7/5 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
El tren del Tíbet, 3.7 out of 5 based on 3 ratings
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Acerca de Jorge Planelló

Jorge Planelló trabajó durante dos años como colaborador desde Pekín para el periódico El Mundo, entre 2009 y 2011. Además de dominar el idioma chino, su labor periodística en el país se centró en tratar temas culturales, sociales y políticos con escasa presencia en los medios de comunicación. A su conocimiento de la realidad china hay que sumar su amplio trabajo en el campo del periodismo económico y de tecnología como redactor y colaborador para El Mundo y otras publicaciones, entre ellas Global Asia. Actualmente, gracias a su experiencia en información financiera, desempeña su labor profesional como copywriter de español para Visa Europe, aunque mantiene otras colaboraciones periodísticas. [Más artículos de Jorge Planelló]