Sociedad, Traducciones

Jóvenes chinos – La tribu de hormigas

Así es como se conoce a los recién licenciados que tienen trabajos con sueldos muy bajos y viven en pequeñas habitaciones a las afueras de la ciudad

Crecieron con el desarrollo económico chino y tuvieron la oportunidad de ir a la universidad. Después de años de estudio y de ser la generación más preparada de la historia moderna de China, sus expectativas se vieron truncadas a la hora de encontrar un buen trabajo. Son los jóvenes nacidos en los 80 y que sobreviven con salarios muy bajos en pequeñas habitaciones a las afueras de las grandes ciudades. Se les conoce como la “Tribu de hormigas” (yizu –蚁族-).

El concepto lo popularizó Lian Si con un libro publicado en septiembre de 2009 que mostraba el resultado de dos años de investigación. Según el autor, hay más de 10.000 personas en esta situación en Pekín y el sueldo medio de estos licenciados es de 1.956 yuanes (menos de 200 euros). Con el precio de los alquileres por las nubes, sólo se pueden permitir algunos escasos metros cuadrados a las afueras de las grandes ciudades.

Una de las zonas más conocidas donde residen estos jóvenes es el barrio de Tangjialing en Pekín, que según los planes del Gobierno será reformado en los próximos años. Adam Xu nos ofrece la traducción de un reportaje publicado por el International Herald Leader sobre las condiciones de vida de estos jóvenes y la repercusión que su debate en los medios de comunicación ha tenido en el barrio.


TRADUCCIÓN

“La tribu de hormigas” en Tangjialing: la excesiva publicidad de los medios de comunicación ha destruido nuestro hogar

International Herald Leader

Cuando el coche gira casualmente en una esquina, la presencia de los altos edificios de la ciudad desaparece. Se vislumbra entonces una calle estrecha y polvorienta que dirige a un pueblo caótico, Tangjialing. Aquí viven unos tres mil lugareños [originarios de Pekín] y cerca de 50.000 estudiantes de fuera de la ciudad con diplomas universitarios pero bajos salarios. El segundo grupo es conocido como “la tribu de hormigas”.

Primero se rumoreó que Tangjialing sería demolido a finales del año pasado. Hoy en día, la comisión de planificación de Pekín ha aprobado un plan de reconstrucción. Salir de aquí es sólo una cuestión de tiempo.

Es doming 21 de marzo. A parte de una fila de camionetas con los signos de “alquiler para carga”, Tangjialing parece tan normal como antes.

“Escuché que Tangjialing se iba a demoler. Pensé que durante estos días habría mucha gente que tendría que mudarse. Así que vine esta mañana muy temprano,” dice el conductor Zhao a este periodista mientras espera clientes. Aunque de vez en cuando alguna persona se acerca a preguntarle por sus servicios, en lo que va de tarde sólo ha realizado dos viajes. Como no hay demasiado negocio, algunos conductores empiezan a jugar a las cartas.

En realidad, muchos de estos jóvenes de “la tribu de hormigas” todavía están pensando si mudarse y no. Después de todo, aún no se ha publicado un aviso público con el calendario de la reubicación. “Antes pensábamos que Tangjialing tenia muchos problemas. Sin embargo, ahora empezamos a echarlo de menos” dice el inquilino Yangchun.

Este tipo de sentimiento se está difundiendo por todo el barrio.

¿Quién destruyó nuestra tranquila vida?

Mientras gradualmente llega la noche, una muchedumbre todavía se concentra en la parada de autobús, considerado como el lugar más romántico de Tangjialing. Si estás interesado en las mujeres, puedes darles un pequeño empujón cuando estén subiendo al autobús. Seguramente te lo agradecerán. Tal vez sea porque es fin de semana, pero hoy todo el mundo espera el autobús más cómodamente y sin ansiedad.

En este momento, la calle principal está llena de gente y los restaurantes abarrotados. Un taxi se para al lado de la acera y de él sale una joven pareja. Charlan y se ríen. Caminan por un hutong y desparecen en la oscuridad.

Según los reportajes de los medios de comunicación, de acuerdo con el plan de la comisión de planificación de Pekin, los pequineses que viven en Tangjialing serán reubicados en el mismo lugar cuando termine la reconstrucción del barrio. Pero, dadas las dificultades prácticas, para las personas que han venido de otras regiones sólo se van a “construir algunos apartamentos públicos que se alquilarán a precios razonables”.

“¿Volveremos al mismo lugar? ¿Cómo será posible? Se van a construir apartamentos con baños independientes en Tangjialing. Tal vez en el futuro las personas con más dinero de otras partes de la ciudad y que están compartiendo habitación también quieran venir aquí. Es práctico vivir aquí, el transporte es bueno. Con lo que pagamos ahora mismo sólo podremos mudarnos a los lugares más alejados. Si queremos volver a Tangjialing tendremos que pagar un alquiler más alto”, dice Yang Chun, preocupado porque sin duda el coste de vida subirá cuando vuelva a Tangjialing.

En un foro de Internet acerca de este barrio, casi todas las discusiones giran sobre la reubicación. Uno de los internautas se queja de la siguiente forma: “Ya no nos dejan ni vivir en un barrio miserable. ¿Se nos va a permitir sobrevivir?”. Otra persona aprovecha para despedirse: “Tangjialing, ¡Adiós!”. También hay otros que todavía tienen alguna esperanza: “¿Es verdad o no que Tangjialing se va a demoler?” o “el casero dijo que no sería tan fácil demoler Tangjialing…”

Sin duda, la demolición es inevitable. Queda sólo una carretera entre esta zona y Zhongguancun, el barrio tecnológico de Pekín. En esta época de urbanización incontrolada, Tangjialing es uno de los primeros objetivos.

Pero, al final, cuando se discute sobre el tema de “¿quién destruyó nuestra tranquila vida?”, los inquilinos invariablemente echan la culpa a la “excesiva atención mediática”. Algunos vecinos creen que “deberíamos negarnos a este tipo de atención. Nuestra exposición social no sólo no nos ha ayudado en nada, sino que ha destruido nuestro hogar”.

Por mucho tiempo, Tangjialing fue otro de los suburbios a los que los medios de comunicación no prestan atención. El barrio no produce tantas noticias como las ciudades universitarias. Tampoco tiene los asuntos comunes de los barrios de clase media, como por ejemplo la defensa de los derechos de los caseros contra las empresas inmobiliarias o los homicidios matrimoniales por aventuras amorosas. Además, tampoco se produce ningún altercado social. Por lo tanto, durante muchos años el barrio no apareció en ningún tipo de noticia de sociedad.

Finalmente, el año pasado, el nuevo libro “La tribu de hormigas” expuso la vida de estos jóvenes a la mirada pública. Periodistas de todas las partes del país comenzaron a llegar y a escribir reportajes. Durante las dos reuniones políticas del gobierno central (lianghui), el tema “Una canción para el clan de hormigas” hizo que a tres políticos se les saltaran las lágrimas.

Para el mundo externo, hubo un cambio. Y aquí también cambió todo.

Canción homenaje a esta tribu de hormigas de Tangjialing. A pesar de su difícil situación económica, muchos de ellos están orgullosos del barrio y de sus principios. [Si estás en China, lo puedes ver más rápido en Youku]

“No saques tu cámara”

Zhou Wei ha vivido en Tangjialing durante cuatro o cinco años y es de verdad un “viejo” del barrio. “Ahora todo el mundo piensa que nosotros vivimos en chavolas, pero en realidad es totalmente falso.” Mientras habla con este periodista, le lleva al famoso Gran Patio Dong. Este lugar es muy conocido ya que sólo los inquilinos que viven aquí tienen un servicio regular de transporte privado y gratis a la estación de metro.

Zhou camina y muestra el lado más práctico y próspero de Tangjialing. No sólo existen servicios de todo tipo, sino que además son mucho más baratos que fuera. Zhou Wei piensa que “si el equipo de administración controlara un poco mejor el tráfico y el orden y si la calle estuviera un poco más limpia con toda la basura en los contenedores, este barrio no se hubiera convertido en el centro de la opinión pública”.

Llegamos al Gran Patio Dong en diez minutos. Se llama el “Gran Patio”, aunque en realidad es un edificio alto muy parecido a los dormitorios universitarios. Mirando por la ventana del vestíbulo, dentro se ve la señal de un supermercado. Si uno quiere entrar al edificio necesita utilizar las tarjetas de acceso. Aquí hay muchos edificios así. “Todos los apartamentos de aquí tienen cocina y baño independiente. Cuestan desde quinientos hasta ochocientos yuanes al mes [50-80 euros],” dice Zhouwei. Este precio es lo que se considera “clase alta” en Tangjialing.

Cuando este periodista va a sacar su cámara para tomar una foto, Zhouwei coge las manos del periodista y le dice en voz baja: “no saques tu cámara. Ahora la gente del pueblo está disgustada con los periodistas”.

“Me parece que ahora se ha dado una imagen de monstruosidad muy injusta a la tribu de hormigas y a Tangjialing,” comenta Zhouwei. “Hace poco vinieron también muchos periodistas extranjeros con sus intérpretes para escribir reportajes.”

Pero lo que más daño hizo a Zhouwei fue una escena que presenció hace unos días: un autobús lleno de turistas paró en la estación del norte de Tangjialing. De él se bajó un grupo de turistas y una guía con acento del sur que les dijo: “Este es el lugar más poblado de China con la tribu de hormigas. Pueden ver sus condiciones de vida e interrelacionarse con ellos para descubrir su misteriosa vida. Luego pueden visitar a los habitantes, pero no les miren fijamente, pues eso les asustará. Tienen diez minutos para sacar fotos.”

“Era como si estuvieran visitando un zoológico,” dice Zhouwei, que sigue criticando a la prensa. “¿No es así? Los medios de comunicación tienen materiales para las noticias, pero han destruido nuestro hogar. Algunos periodistas incluso eligieron intencionadamente los días en los que había nevado y sólo informaron sobre las condiciones de las peores calles y de los lugares mas cochambrosos durante esos días”.

Mientras tanto, el autor del libro “La tribu de hormigas”, Lian Si, expresó este mismo dilema en una entrevista: “En relación con sus problemas, me siento totalmente impotente. Estoy comenzando a dudar: ¿qué sentido tiene lo que hice? Los lugareños de Tangjialing me odian a muerte por privarles de ciertos ingresos; la tribu de hormigas me echa a mí la culpa de su reubicación forzada. Estoy muy triste y no me puedo desahogar. ¿Todavía existe alguna posibilidad de poder mejorar la situación de la tribu de hormigas?”

Algunas de las habitaciones donde viven estos jóvenes, que recuerdan mucho a los dormitorios de las universidades chinas. La imagen es de la ciudad de Zhengzhou, en la provincia de Henan. [vía zynews]

La vida comienza como una hormiga

“No necesitamos simpatías baratas. Somos jóvenes con ideales y podemos soportar los problemas”. Varias personas de Tangjialing no están nada agradecidas a la constante atención pública ni a las lágrimas de los políticos.

Para Yang Chun, no faltan personas con destreza en Tangjialing. Además de por su conveniencia, muchos prefieren vivir aquí por el ambiente, lleno de vitalidad y gente joven.

Un ingeniero de software que vivió en Tangjialing también dice que a él le gustaba mucho vivir aquí. Se sentía solo viviendo por sí mismo. Compartir un apartamento en esta zona era como una prórroga de su vida universitaria. Solo se mudó a otro barrio porque vinieron más inquilinos y era difícil coger el autobús con tanta gente.

Por otra parte, muchos jóvenes ven la vida de Tangjialing como una etapa para comenzar su carrera profesional. Una persona comentó en Internet: “¿Quién puede conseguir un trabajo de 5.000 o 10.000 yuanes al mes [500-1000 euros] nada más acabar la universidad? Todo es un proceso de acumulación. Sí, al principio es difícil, pero después de un tiempo la vida cambiará por el acopio de experiencia. ¿No es acaso cierto que hay muchas personas que se fueron de Tangjialing después de sus esfuerzos durante cuatro o cinco años?”

En ciudades tan caras como Pekín, para tener una vida mejor Tangjialing sirve como una “estación intermedia”. Las personas con limitaciones económicas pueden obtener lo que necesitan con relativa facilidad. Ésta es también la razón principal por la que Tangjialing puede atraer a 10.000 habitantes de otras regiones.

Los inquilinos no responden ni mucho menos a un patrón homogéneo. Algunos se han licenciado en las mejores universidades del país, pero la mayoría han hecho sus estudios en otras escuelas regionales o universidades privadas. Algunos trabajan en las oficinas de multinacionales, otros están en el paro o con trabajo a tiempo parcial. Un gran numero de personas trabaja como vendedor de seguros, otros son camareros, distribuidores de publicidad, vendedores de electrónica y este tipo de ocupaciones con sueldos básicos. No obstante, todos comparten el mismo objetivo: la lucha por un futuro mejor.

Lin Xiaofeng, de 25 años, vende ordenadores en Hailong después de graduarse en una institución privada de Pekín. “Las universidades privadas ofrecen a los campesinos que no han podido entrar en la universidad una oportunidad de venir a trabajar a la ciudad. A otras personas les parece que tenemos una vida muy dura, pero en realidad no me siento tan mal”.

Ahora Lin Xiaofen y sus padres viven juntos en Tangjialing. Sus padres consiguieron un trabajo de vigilantes de bicicletas cerca de su casa y ganan 2.000 yuanes al mes. “Alquilamos en un patio y vivimos allí, somos la envidia de mucha gente de nuestro pueblo”

“Sí, es verdad que las condiciones de vida son malas y es difícil conseguir trabajo. Pero somos claramente diferentes a la tribu de hormigas: luchamos solos sin depender de nadie. Por ejemplo, algunas personas de afuera en realidad no son mejores que nosotros. Pueden alcanzar diferentes cosas sólo porque son de Pekín o sus familias tienen recursos. La simpatía social hacia nosotros tal vez pueda llevar también al descontento social por el precio de los inmuebles y por la injusticia en la sociedad en general.” Estos son algunos de los comentarios críticos de YangChun.

Sin embargo, no cree que necesite las lágrimas o las simpatías de la sociedad, sino la justicia y la igualdad de oportunidades. “¿Qué puedo conseguir con la atención mediática? ¿Me pueden dar un trabajo con mejor sueldo? No pueden hacer nada. El futuro al final sólo depende de mí mismo.”

(A petición del entrevistado, YangChun es un pseudónimo).

Fuentes

► Artículo original: Reproducido por Xinhua.net

► Chinayouren: Ant Tribe: Sociology with Chinese characteristics.

► Danwei: Narrow Dwellings

Más

► China Hush: Capsule apartment appears in Beijing: 2 square meters each

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.0/5 (5 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
Jóvenes chinos – La tribu de hormigas, 4.0 out of 5 based on 5 ratings
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Acerca de Adam Xu

Adam Xu es un chino nacido en EE.UU. Después de vivir en Londres, Bangalore y Buenos Aires se instaló finalmente en Colombia (al menos de momento). Su principal pasión es poner al servicio de los demás toda su experiencia internacional y su dominio de los idiomas.

8 Comments

  1. Alma

    Un enfoque muy interesante que contextualiza el fenómeno mucho mejor que las noticias que se han publicado últimamente en la prensa española sobre las habitaciones "cápsula" de Beijing.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 2 votes)
  2. Teresa

    La realidad es que en China el precio de los pisos es demasiado alto. Muy pocos licenciados son capaces de comprar uno.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  3. shilochi

    BOYCOTT A LOS PRODUCTOS CHINOS QUE NADIE QUE SE CONSIDERE PERSONA COMPRE A LOS CHINOS COMPRAR A LOS CHINOS SUPONE APOYO A ESOS ASESINOS BOYCOTT A CHINA COMPRAR A LOS CHINOS SUPONE APOYAR ECONOMICAMENTE AL REGIMEN¿ CRIMINAL DE PEKIN ABAJO EL COMUNISMO, EL COMUNISMO ES UN CRIMEN CONTRA LA HUMANIDAD EXPULSION DE LOS EMBAJADORES CHINOS REPREESENTANTES DE AQUELLOS CRIMINALES ASESINOS B O Y C O T E A D A C H I N A si TENEIS CONCIENCIA humana. ellos no la tienen VIVA EL PUEBLO TIBETANO así mismo,las organizaciones pro derechos humanos, gente de la calle como yo personalmente, gobiernos del mundo,prensa, internet etc etc vamos tomando buena y pcientemente nota de nombres, dirigentes,¿ cabecillas, políticos y sus allegados del monstruoso régimen comunista de Pekin, para en su día (porque ese día sin duda llegará y a cada cerdo le llega su San Antón) como digo en su día sean juzgados no por jurados democraticos débiles sino por otras "organizaciones" que los colgarán de una hor

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: -3 (from 3 votes)
  4. John

    ¿No es a cada cerdo le llegará su San Martín?. En fin, ya tenemos al esquizofrénico de turno dando la tabarra.

    Si al menos escribiera mejor…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  5. Siento que se hayan colado en los últimos algunos comentarios como los de Shilochi, que no vienen a cuento ni tienen mucho sentido. He dejado el de arriba porque John ya lo contestó muy bien. He borrado otros dos que repetían lo mismo.

    Estaré atento para que no vuelva a pasar.

    VN:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)

Trackbacks / Pings

Deja un comentario