Política

La condena a Wen Qiang: un punto de inflexión

[Artículo publicado por nuestro colaborador Yuri Doudchitzky Ramos, que a partir de ahora firmará sus artículos como Yuri]

“Enriquecerse es glorioso” es una de las frases más célebres atribuida a Deng Xiaoping, profeta del resurgimiento de China como “país del centro”. Pero tal vez Deng comentió el error de no aclarar que hay formas y formas de hacerse rico. Wen Qiang, ex jefe de policía de Chongqing, eligió la peor de ellas: utilizó su poder para convertirse en padrino de las mafias que controlan el juego, la prostitución, el tráfico de drogas y otras actividades ilegales, en la que algunos llaman la ciudad más poblada del mundo: la municipalidad de Chongqing, en el centro de China.

Wen Qiang protegía los negocios de familiares y mafiosos. (Vía Tencent)

A diferencia de otros funcionarios que lo han hecho y lo siguen haciendo, Wen fue detenido, juzgado y condenado a muerte el pasado 14 de abril. En lo que la CNN considera la peor condena a un funcionario gubernamental desde el juicio que el mismo Deng le iniciara a la funesta Banda de los Cuatro, la esposa de Wen fue condenada a ocho años y su cuñada -“la madrina”- a 18 años de cárcel. Además, diecisiete funcionarios policiales recibieron condenas que en algunos casos llegan hasta los 30 años. Según The Times, otros seis detenidos, al igual que Wen, ya fueron sentenciados a la pena máxima.

Algunos especialistas chinos citados por medios occidentales consideran que en esta guerra contra la corrupción liderada por el jefe del Partido Comunista de Chongqing, Bo Xilai, hijo de uno de los “ocho inmortales” (la plana mayor de los líderes de la Revolución) y supuesto candidato a la presidencia, se juega una lucha interna entre facciones del partido. Sin dudas, Bo Xilai ha logrado una gran victoria, pasando a la categoría de superhéroe en Chongqing. Y no se duerme en los laureles: ya antes de la sentencia anunció que “esto no termina acá, aún tenemos otros 500 procesos en camino”.

Aún dándole la razón a los analistas, es innegable el valor que tiene esta condena, considerando que la corrupción asociada a los funcionarios gubernamentales protegidos por el “partido” es hoy en día el tema que más indigna a la población china. Sin duda es una señal y una advertencia a todos los funcionarios policiales chinos. Y fuera de China, ¿cuántas veces hemos oído que un jefe policial es condenado a la pena máxima? En el país donde yo vivo –Argentina- sé de varios jefes policiales que han cometido delitos peores que los de Wen y a lo sumo han pasado unos meses en prisión.

Tal vez la pena de muerte sea demasiado, tal vez nadie la merece. Esta es una discusión que seguramente se dará en China más adelante. Por lo pronto, ¿veremos a los medios occidentales indignarse con la condena a Wen como lo hicieron con el ciudadano británico recientemente condenado a muerte por tráfico de drogas? ¿Acaso los veremos aplaudir esta firme decisión de combatir la corrupción y el nepotismo con el mismo entusiasmo que critican (con toda la razón) la censura?

email
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
La condena a Wen Qiang: un punto de inflexión, 5.0 out of 5 based on 1 rating
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario