Medios, Política, Sociedad

¿Ha llegado el momento de acabar con la política del hijo único?

Más de treinta años después de la implantación de la política del hijo único, esta es la pregunta que se ha hecho hoy el Nanfang Zhoumo, una de las mejores y más atrevidas publicaciones de China. A todo color y en portada, el semanal destaca que “hace 30 años, cuando la población estaba creciendo y se implantó la política del hijo único, el propio Comité Central del Partido Comunista aseguró que en 30 años esta política podría cambiar”. “Ya han pasado más de tres décadas y la sociedad china se encuentra a las puertas del envejecimiento”, afirma el diario, que habló con los principales responsables del país y analizó detalladamente las circunstancias en las que se encuentra hoy la política del hijo único.

“Cumplir la política del hijo único es un derecho y una obligación de los ciudadanos”

Según el semanal, cada vez son más las personalidades que se muestran favorables al cambio. Entre ellas está Zhang Yin, una de las mujeres más ricas de China, quien durante la reciente Asamblea Nacional (lianghui) hizo una propuesta: comenzar poco a poco a permitir a las parejas tener dos hijos para, en el plazo de tres a cinco años, lanzar la medida a escala nacional. Zhang Yin reconocía que “durante la Asamblea Popular Nacional hubo mucha otra gente que hizo propuestas para reformar la política de natalidad. Yo lo hice con la idea de poder mantener a las personas mayores”, dice Zhang, miembro de la Conferencia Consultativa. “Las tasas de natalidad ahora mismo son muy bajas, si continuamos así vamos a entrar en una sociedad envejecida a la que no sabremos como responder”.

El reportaje muestra a la perfección que los tiempos están cambiando y que China parece entrar en otra fase de su historia. Nadie como Yi Fuxian (易富贤) para mostrar los cambios que se han vivido en la cúpula del Partido Comunista Chino. Este conocido académico, que desde 2008 vive en EE.UU., hace años que defiende la flexibilización de la política del hijo único. Hace tiempo, cuando publicó sus investigaciones y teorías en una pagina web, éstas “desaparecieron misteriosamente”. Poco después, publicó un libro titulado “El gran país se queda sin gente” (大国空巢), donde explicaba la necesidad de modificar las políticas demográficas del país. En su momento, el libro fue inmediatamente prohibido en China.

Pero, según Yi Fuxian, un cambio radical se produjo a mediados de 2008. En junio de ese año, la edición extranjera del Diario del Pueblo publicó uno de sus artículos. En él Yi Fuxian no hablaba directamente de China, pero su publicación significaba que dejaba de estar vetado en los medios chinos. El debate sobre la reforma de la política del hijo único comenzaba a abrirse.

Poco después, otros medios (la cadena de televisión Phoenix, Caijing, etc) comenzaron a entrevistarle. Al mismo tiempo, la Universidad de Pekín, la Universidad de Tsinghua y la Biblioteca Nacional aceptaron su libro, que incluso se convirtió en material de estudio obligatorio en la East China Normal University. “Todas estas cosas eran totalmente imposible antes”, dice Yi, quien piensa que la política del hijo único se acerca a su fin y que las condiciones sociales actuales hacen inviable su supervivencia.

Como siempre en China, el cambio en la postura del Gobierno ha sido paulatino y contradictorio. El 24 de enero de 2010, el responsable en Pekín de la política del hijo único, Peng Yuhua (彭域华) afirmaba que “las condiciones para adoptar una política favorable a tener dos hijos son esperanzadoras. En cuatro años podría suceder en Pekín”. El 28 de febrero, la agencia Reuters citaba las palabras del director nacional de planificación familiar, Zhao Baige (赵白鸽), quien respondió de esta manera a la posible reforma de la politica del hijo único: “No le puedo responder cuándo se decidirá, pero sí le puedo decir que este tema se ha convertido en uno de los más importantes y al más alto nivel”. Ambos matizaron sus declaraciones más tarde, pero estaba claro que las cosas se estaban moviendo en Zhongnanhai, el centro de poder de China.

Otra de las pruebas que sitúan a la política del hijo único en el centro del debate político es el puesto de máxima responsabilidad que ocupa Li Keqiang (Vicepresidente del país y uno de los principales candidatos a Primer Ministro en 2012) en el Centro de Investigación de Demografía. Li ha destacado que “el control de la población” tiene que convertirse en “desarrollo de la población”.

“Todos estos factores ha dado mucho que pensar a la población”, explica el Nanfang Zhoumo. “¿De verdad se va a cambiar la política del hijo único?”, se pregunta.

Yi Fuxian piensa que la reforma de la política del hijo único puede llegar entre 2010 y 2011, cuando se debata el duodécimo plan Quinquenal (2011-2015). En el año 2011 se conocerán los datos definitivos del censo, y entonces “China tendrá inevitablemente que efectuar cambios importantes en la política del hijo único”.

Yi utiliza los fallos de Japón como un ejemplo que China no debería seguir: “Hay gente que dice que el lento crecimiento económico de Japón se debe al comercio, a la capacidad tecnológica, etc… pero esencialmente se debe a que en la década de los noventa comenzó el proceso de envejecimiento de su población”. Muchos otros expertos aseguran que, de no cambiar las políticas demográficas, en 30 años China se enfrentará a un enorme reto económico.

Las últimas tres décadas también han supuesto un importante cambio de mentalidad en la sociedad china. Ahora mismo ya hay poca gente que piense que “cuantos más hijos mayor felicidad”, dice Yi Fuxian. Según estudios de varios demógrafos, las aspiraciones totales de los chinos estarían en torno a 1,8 niños por madre.

Entre los principales expertos demográficos del país también se han producido cambios importantes en los últimos años. A finales de 2009, el director general del centro de investigación de la Academica de Ciencias Sociales de China, Hu Angang (胡鞍钢), y el anterior director del Centro de Investigación de Demografía de la misma Academia, Tian Xueyuan (田雪原), publicaron un artículo en el que defendían revisar las políticas demográficas del país. Su postura fue especialmente significativa porque hasta entonces ambos había sido fervientes defensores de la política del hijo único.

Un poco antes, en 2008, Hu Angang afirmaba que “la actual política del hijo único tiene fecha de caducidad y no podrá continuar así durante otros diez años”. En la entrevista con el Nanfang Zhoumo, Hu explica que su cambio de postura se debe a que “la anterior política fue efectiva cuando China era un país con ingresos bajos, pero hoy China ya se ha convertido en un país con ingresos medios. El contexto demográfico ha cambiado, el proceso de desarrollo chino ha cambiado”. En el siglo XXI, China se enfrenta al reto de “una aceleración de su baja natalidad y de su envejecimiento”.

Tian Xueyuan afirmaba también en diciembre de 2009, en un artículo publicado en el Diario del Pueblo, que durante el próximo Plan Quinquenal (2011-2015) “las políticas demográficas deberían reformarse y adaptarse a los tiempos modernos”. Tian decía que “el país no se divide en campo y ciudad”, y que si en el campo los matrimonios ya podían tener dos hijos, era deseable que al principio del próximo plan quinquenal los urbanos también pudieran tenerlos.

En 2005, la tasa de nacimiento en China fue de 1,33 niños por madre. Se calcula que para 2030 haya una población de 355 millones de chinos con más de 60 años. “La tasa de supervivencia de una población está en 2.0 hijos por madre. Un porcentaje más alto significaría crecimiento, un porcentaje más bajo decrecimiento. Por eso debe implantarse la política de dos hijos”, defiende Gu Baochang (顾宝昌), otro de los expertos entrevistados. “Da igual la influencia que la política del hijo único tenga en la natalidad, lo que es cierto es que acelera el envejecimiento del país y es una de las razones del desequilibrio entre sexos –en relación al cada vez mayor número de hombres y a la falta de mujeres-”, dice He Yafu (何亚福), otro académicos. Según He, la primera mitad del siglo XXI en China se dividiría en dos fases: en los primeros 20 años la presión para encontrar trabajo sería muy fuerte; en los siguientes 30 la carga de mantener a los mayores sería demasiado pesada.

Aunque el Nanfang Zhoumo indica que entre los expertos hay una mayoría importante que defiende la reforma de la política del hijo único, en el reportaje también hay espacio para los que abogan por mantener el status guo. Entre ellos está Hou Dongmin (侯东民), quien considera insostenible cambiar la actual política demográfica del país: “La población de China es muy grande de por sí, si implantamos la política de dos hijos, los recursos y el medio ambiente no podrán soportarlo. Por ejemplo, somos un país que consume mucho acero y dependemos del extranjero para conseguirlo en un 50%; en algodón per capita sólo tenemos 6 ó 7 metros… Ellos dicen que hay que reformar la política del hijo único para evitar el envejecimiento de la población, pero no han pensado en factores como la economía, el medio ambiente o los recursos naturales”. Este experto pone como ejemplo a Europa occidental, donde el envejecimiento de la población comenzó en los 90 y aún así no ha tenido escasez de mano de obra, con un paro desde entonces estable en el 8%-10%. Este investigador aboga por mejorar el sistema de protección del Estado para solucionar el envejecimiento de la población.

Entre los expertos que se oponen a algún cambio (lo que ellos denominan el ala conservadora) está Ma Li, miembro del Consejo de Estado: “las condiciones de hoy todavía no están maduras para implantar de forma universal la política de dos hijos”.

Lo que sí parece estar claro es que en los próximos años las dos facciones (a favor y en contra de la reforma de la política del hijo único) librarán una batalla. “En el anterior plan quinquenal ellos [los conservadores contrarios a la reforma] ganaron; nosotros perdimos. Ahora hay que pelear en el duodécimo plan quinquenal”, dice He Yafu. Hasta los conservadores parecen reconocer que las cosas han cambiado: “Ahora mismo, la mayoría de demógrafos, como Tian Xueyuan, Cai Fang (蔡肪), etc… defienden la política de dos hijos. Sólo un pequeño grupo de académicos, como yo o Li Xiaoping podemos a duras penas contenerles”, reconoció Hou Dongmin.

A pesar de estas opiniones y de este enfrentamiento entre bambalinas, al Gobierno no le interesa que el debate sea demasiado público. Un experto en temas demográficos del Comité (al que el semanal mantiene en el anonimato), afirma que “la estabilidad de las políticas es muy importante. Se tiene miedo a provocar revuelo entre la gente, por lo que no se pueden discutir estas políticas públicamente, sólo se puede hacer a través de investigaciones científicas”.

El Nanfang Zhoumo finaliza su artículo hablando de la situación crítica que viven ciudades como Shanghai, donde el número de hijos por madre está en 0,7 – 0,8. También cita la actual estructura de modelo, 4-2-1, en la que dos hijos únicos tienen que cuidar de cuatro personas mayores y de un hijo.

En el último párrafo del reportaje, el semanal habla de las desigualdades que provoca la actual situación. La política del hijo único en realidad lo que hace es ponerte una multa si tienes más de un hijo (muy elevadas y que varían en función de tu salario), con lo que aquellos con más recursos económicos no tienen demasiadas dificultades para tener los hijos que desean. “Hoy, los famosos y ricos se ven por todos lados, y aquellos que tienen poder provocan desigualdades evidentes a la hora de tener hijos”. “Son los expertos y la sociedad quienes tienen que resolver este conflicto”, concluye el Nanfang Zhoumo, que en el día de hoy ha roto una lanza a favor de debatir abiertamente la reforma de la política del hijo único.

Fuentes

► Nanfang Zhoumo: 二胎政策:历史关口,正在辩 (en chino)

Más

► Danwei: Rich people should be fine more

► Global Voices Online: La política del hijo único a punto de ser revisada

email
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +5 (from 5 votes)
¿Ha llegado el momento de acabar con la política del hijo único?, 5.0 out of 5 based on 3 ratings
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

9 Comments

  1. En primer lugar felicidades a Zaichina por la apertura de este espacio, me parece una excelente y necesaria iniciativa. La seguiré con atención!

    En segundo lugar y comentando la notícia, no se si sería una buena idea eso de levantar la política del hijo único ya que podría ocasionar más problemas de los que solucionaría. Actualmente el cumplimiento de la política ya es bastante laxo, probablemente por eso la población china sigue creciendo (aunque lentamente) año tras año. Levantar la veda podría ocasionar una grave crisis demogràfica en un país con una relación tan crítica entre población y recursos propios. El envejecimiento es un mal menor, y puede ser paliado con la reforma sanitaria.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)
  2. Hola! Que bueno traducciones en espanol, enhorabuena y buena suerte!

    En cuanto a la politica del hijo unico, poco a poco ya la estan cambiando. De todas maneras es un poco cachiondeo, yo conozco a bastante gente con 2 hijos, y eso que vivo en Shanghai. Mis vecinos son de la minoria Hui y les acaba de nacer la sexta hija, pero pasan de todo pq a los Hui no les suelen molestar, y ademas de todas maneras ellos llevan sin pagar impuestos toda la vida…

    Personalmente, siempre he pesnado que la politica del hijo unico es uno de los mayores exitos de China, que muchos paises deberian aprender. Poco a poco la iran quitando segun vean que ya no es necesaria, pero creo que aun es pronto para eliminarla del todo. De todas maneras, para la mayoria de la gente no es un trauma hoy en dia que yo sepa (supongo que al principio hace 30 anyos seria mas duro hacerse a la idea)

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  3. yuriD

    Bruce Humes (bruce-humes.com) habla del último libro de Mo Yan (莫言), uno de los escritores más leídos de China. Rana (蛙) trata precisamente del tema del único hijo. "Rana recorre la vida de una partera testigo de obligados abortos tardíos, esterilización forzada y otros horrores, y lo hace en forma de cuatro letras y una obra de teatro." Otra visión sobre el tema. por ahora sólo en chino.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  4. No es por polemizar, pero de la misma manera puedo recomendarte un monton de libros sobre Africa donde los ninyos se mueren a patadas, y una de las razones es que las familias se reproducen sin ningun control. No apoyo el aborto, pero considero que los desastres causados por la falta de planificacion familiar en paises en desarrollo son aun mucho peores.

    Por otra parte, mi hermana es medico en un hospital espanyol y me cuenta barbaridades de alli. Hablamos mucho de los Chinos, pero en Europa las mujeres abortan una barbaridad. Las proporcion de mujeres que han abortado una o varias veces es importante.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  5. En mi opinión, ni China ni el mundo están listos para la abolición de esta política, especialmente por la (ya mencionada) falta de recursos para mantener a un mundo que ya está superpoblado e inmerso en la insostenibilidad. Es verdad que choca, pero creo que ha sido uno de los aciertos políticos de China. También es verdad que habrá una generación 4-2-1, pero parece que los que quieren cambiar la medida no han reparado que, de seguir creciendo, no habrá una generación presente esforzada, pero sí muchas futuras generaciones inmersas en crisis medioambientales, de recursos y económicas.
     
    Además, hay que tener en cuenta que aunque las cifras estimen 1,3 hijos por mujer, en realidad la cifra es más alta: supongo que se habrán incluido los "hijos extra" que les está permitido tener a las familias compuestas por minorías étnicas, o el segundo hijo que se les permite tener a algunos campesinos en caso de que el primero sea una niña, por ejemplo, pero en la realidad hay miles de niños que no están inscritos en el censo. Una parte son niñas a las que se da a luz a escondidas y no se inscribe, para poder "volver a probar suerte" e inscribir así al posible hijo varón; parte de esas niñas son abandonadas o vendidas a redes de mafias; otros son hijos de padres que no están casados, y por lo tanto no tienen derecho a constar en el censo (en China, esto es así). Todos estos niños carecen de hukou y de cualquier derecho a sanidad, educación, etc., y suelen vivir en el campo.
     
    Las desigualdades de que muchos se quejan señalando que hay quien puede permitirse pagar multas por segundos hijos, yo no las encuentro tan escandalosas: después de todo, ¿qué sentido tiene tener muchos hijos (mentalidad en especial de los campesinos, que son más pobres) si luego no tienes para mantenerlos y pagarles estudios…?
     
    La tragedia de los abortos tardíos, las desigualdades de sexo, y los problemas de dependencia de los hijos a la edad adulta se podrían mejorar al menos con unas cuantas medidas, y algunas son muy fáciles:
    1. Educación sexual en la escuela. Parece mentira que en un país que lleva implantando medidas de planificación similar tan importantes y estrictas, nadie les explique a los adolescentes la cuestión de la semillita. No se ve ni publicidad de métodos anticonceptivos por ningún sitio, y ni siquiera los padres lo suelen explicar, por vergüenza. La desinformación es tal, que ni siquiera hay tampones a la venta porque se cree que desvirgan a la mujer y que "es cosa de guarras". Y ya son varios los casos que he conocido de chicas jóvenes que se quedan embarazadas en un descuido y han abortado a escondidas, otras dos que consideraron el suicidio y, en un caso, una que se suicidó.
    2. Legalizar la situación de los hijos nacidos de padres no casados.
    3. Promover la adopción.
    4. Sensibilizar a la población del cambio cultural ya existente, que hace que tener un hijo o una hija no suponga diferencias como tener garantizado que alguien cuide a la pareja de mayor (en el primer caso) o tengan que quedarse solos y sin recursos económicos (en el segundo).
    5. Apoyar medidas y derechos que promuevan  y defiendan la igualdad y la protección de la mujer.
    6. Aprobar el aborto en etapas iniciales.
    7. …llegado el momento en que sea viable, implantar un sistema de seguridad social y ayudas económicas a personas mayores. Sé que hablando de un país en vías de desarrollo suena a ciencia ficción, pero, ¿no es ciencia ficción lo que se destina a la milicia…? Además, si se supone que al país le queda algo de "comunista", sería de las primeras cosas que tendría que mirarse.

    No soy ninguna experta en estas materias, pero me parece que no digo ninguna barbaridad, aunque habrá un par de puntos en que muchos discrepen de mi opinión. Más barbaridad me parece grabarle un impuesto a las mujeres que se quieran casar con extranjeros, como si fueran una mercancía.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Trackbacks / Pings

Deja un comentario