Cultura

Country Driving, de Peter Hessler

De todos los periodistas y escritores extranjeros que han pasado por China en los últimos tiempos, Peter Hessler ha conseguido hacerse un nombre entre los mejores. Este estadounidense, colaborador de National Geographic, The Atlantic Monthly y The New Yorker, ha dado en los últimos diez años algunas de las claves para comprender a la China de hoy. Su último libro, Country Driving, es un relato de primera mano de la situación que vive el país, desde las zonas campesinas más remotas del norte hasta las grandes fábricas del sur.

Peter Hessler, siguiendo la tradición estadounidense, compone un libro que él define como “narrativa de no ficción”. Todo lo que cuenta es cierto, no hay nada inventado; pero el libro se lee como una novela. Hay personajes de carne hueso, historias, situaciones. Hessler consigue desentrañar la complejidad de un país como China a través de historias con las que el lector simpatiza de inmediato.

El primero de los capítulos se llama “La Muralla”. El autor, después de varios años en China, decide sacarse el carnet de conducir y explorar el país en coche. Gracias a sus coches alquilados (nada como la movilidad puede explicar mejor la China del siglo XXI) Hessler viaja durante varios meses a lo largo de la Gran Muralla china, parando en pueblos remotos, durmiendo en una tienda de campaña y cruzando carreteras de polvo. Es la historia de unos pueblos casi desérticos, condenados al olvido, de unos campesinos que emigran en masa hacia las ciudades costeras del este. En cierto sentido, Hessler está haciendo el camino inverso al del país: él viaja hacia el noroeste, mientras la mayoría de los ciudadanos abandonan el campo para llegar a las prósperas fábricas del sur.

El escritor estadounidense se encuentra con una población perdida, intentando adaptarse a toda velocidad a los nuevos tiempos. En cierto sentido, el extranjero no se diferencia demasiado de ellos. El ritmo al que el país está cambiando es tan rápido que a todos les cuesta comprender lo que está pasando.

El segundo capítulo, “El pueblo”, narra la experiencia del autor en una pequeña aldea de 150 habitantes a las afueras de Pekín, Sancha. Hessler habla aquí de la vida de los campesinos, de las intrigas políticas y los cotilleos que surgen entre los ciudadanos. Explica el ascenso de Wei Ziqi, quien aprovecha el desarrollo del país para pasar de ser un pobre campesino a un acomodado empresario de clase media. El autor tiene un par de capítulos excelentes sobre la sanidad y la educación en China (ambos explicados a través del hijo de Wei Ziqi) y esta parte es probablemente la mejor del libro: está escrita con cariño, con el respeto de alguien que en realidad está hablando de su hogar y de sus amigos.

Después de haber visto la situación en el campo en las páginas anteriores, el último capítulo se mete de lleno en las fábricas del sur. En Lishui, en la provincia de Zhejiang, el Gobierno acaba de aprobar una nueva zona especial (con bajos impuestos y facilidades para las fábricas) con la intención de convertirla en un centro de producción. Al igual que en Sancha, una nueva autopista (que la une con la próspera Wenzhou) transformará la región: los empresarios comienzan a llegar, la gente del campo acude a buscar trabajo, la producción comienza, los negocios florecen… Es la historia del modelo de desarrollo chino, muchas veces improvisado, con márgenes de beneficio escasos, basado en los escasos precios que pagan las ciudades al comprar terrenos en el campo, una mano de obra barata y una capacidad de esfuerzo inacabable. Es la historia del actual made in China explicada desde dentro y en profundidad, con personajes con nombre y apellidos.

Tras sus otros dos libros (River Town y Oracle Bones), este último viene a confirmar el talento y la grandeza de Peter Hessler. En sus más de diez años en China, el estadounidense ha sido capaz de explicar a Occidente dónde se encuentra el país, en una mezcla extraordinaria de literatura y periodismo. Si no tienes muy claro qué leer sobre China, no lo pienses más: Peter Hessler es la respuesta.

Nota: ninguno de sus libros está traducido al español. En un intercambio de emails hace ya algunos años, Hessler me explicaba que su obra había sido traducida a varios idiomas (entre ellos creo recordar que el rumano), pero no al español. Según algunos editores, sus libros eran “demasiado estadounidenses”. Una pena que una obra tan entretenida e interesante como esta no llegue al público hispanohablante.

Más

► Si estás en España, puedes comprarlo aquí en Amazon.

► ZaiChina: más libros sobre China de los que hemos hablado.

Links

► The China Beat: Behind the Wheel, About to Snap. Hessler explica su proceso de creación del libro y la utilización de la fotografía (en inglés).

► La crítica ha alabado su nuevo libro, entre ellos The New York Times, The Washington Post y Time (en inglés).

► Asia Society: charla con Peter Hessler (en inglés)

email
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
Country Driving, de Peter Hessler, 5.0 out of 5 based on 2 ratings
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 Comments

  1. Hola! felicidades por el blog, poco a poco vamos llenando el vacío informativo sobre CHina en España. Una pena, si señor, que Hessler no haya sido traducido aún al español. Como siempre, Público se avanzó unos años en dar la noticia, jejee ; )
    http://www.publico.es/culturas/026730/cuentos/chi
    mucha suerte con el blog, os seguiré!

    Andrea

    VA:F [1.9.22_1171]
    Vota
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Trackbacks / Pings

Deja un comentario