Medios, Política

Todos contra el hukou

El pasado 1 de marzo, a pocos días del comienzo de uno de los eventos políticos más importantes del año (el lianghui -两会-, cuando se reúnen la Asamblea Popular y la Conferencia Consultiva), varios periódicos chinos alzaron la voz. Su petición era clara: acabar con el hukou (户口), el permiso de residencia que limita la capacidad de movimiento de los ciudadanos. En una actuación inusual en los medios de comunicación en China, trece periódicos se pusieron de acuerdo para publicar el mismo editorial.

Durante el Maoísmo, el hukou se convirtió en un sistema casi infranqueable: nadie podía moverse de su lugar de origen ya que perdía derecho a su casa, su trabajo y su comida diaria. En la actualidad el sistema se ha hecho más flexible y el hukou no ha podido frenar la enorme migración del campo a las ciudades. Aún así, el sistema mantiene en las grandes ciudades a un grupo de personas que, provenientes de otros lugares, no tienen la misma facilidad para acceder a servicios como la sanidad o la educación. El hukou de hoy no ha evitado la migración campo-ciudad; pero ha creado ciudadanos de primera y de segunda.

Con este editorial, casi heroico en los tiempos de censura y control que corren en China, los medios han dado un paso al frente. “Aquí estamos”, han venido a decir. Como en ZaiChina nos gusta aportar fuentes de primera mano, aquí van algunos fragmentos de este interesante editorial:

TRADUCCIÓN

Que los líderes que participan de la Asamblea (lianghui) presten atención a la reforma del sistema de registro

¡China ha sufrido durante mucho tiempo el sistema de registro! ¡Nosotros creemos en la libertad del hombre y en su derecho a poder moverse libremente! El sistema de registro nació en los años de la planificación económica, pero ha dejado de tener sentido en la sociedad de hoy. Esto ha provocado numerosos problemas a los ciudadanos, provocando las quejas de éstos e impidiendo que la innovación se adapte a los nuevos tiempos. Por lo tanto, nosotros, 13 periódicos de 11 provincias, una Región Autonóma y una municipalidad, publicamos este editorial en el momento en el que se reúne la Asamblea Nacional (lianghui). Proponemos a los representantes y miembros del Comité que utilicen el poder que tienen en sus manos para acelerar la reforma del sistema de registro, para flexibilizar poco a poco un sistema demasiado rígido y finalmente eliminarlo.

En la Constitución de China se establece que todos los ciudadanos de la República Popular China son iguales ante la ley. El Estado debe respetar y proteger los derechos humanos. La libertad de los ciudadanos no puede ser violada. La libertad de movimientos forma parte de los derechos inalienables del hombre, recogido como un derecho fundamental en nuestra Constitución. Sin embargo, el sistema de registro provoca diferencias y desigualdades entre los residentes en la ciudad y los campesinos llegados de fuera, limitando la libertad de movimiento de sus ciudadanos y convirtiéndose en una violación clara de la Constitución.[...]

El sistema de registro divide a las ciudades y al campo. A las personas registradas en el campo pero que trabajan en las ciudades las llamamos nongmingong (农民工). La primera generación de estos trabajadores contribuyeron al desarrollo de las ciudades con su trabajo. Sin embargo, la generación posterior todavía no ha sido reconocida como ciudadanos urbanos y sus hijos e hijas todavía llevan sobre sus hombros los problemas de la generación anterior, algunos desde los años 80 ó 90. Queremos preguntar, ¿durante cuántas generaciones más va a continuar este tipo de segregación?

El sistema de registro también crea desigualdades dentro de la misma ciudad. Aunque todos luchemos igual por la construcción de una ciudad y paguemos los mismos impuestos, no hay ningún hukou que nos haga disfrutar de la misma igual de oportunidades para encontrar un trabajo, acceder a la sanidad, a la educación o a una pensión. Debido a esto, el marido y la mujer se ven obligados a vivir separadas, los abuelos no pueden reunirse con sus nietos y los niños son incapaces de recibir una buena educación. Queremos preguntar, ¿durante cuántas generaciones más va a continuar este tipo de segregación?

El sistema de registro, además, alimenta y agrava el problema de la corrupción. Debido a su escasez, en muchas ciudades la gente ha comenzado a comprar y vender hukous.

[...]

Esperamos que, en este enorme país, no haya diferencias entre el norte y el sur, entre la ciudad y el campo; esperamos que todos tengamos las mismas oportunidades para trabajar, cobrar una pensión, tener asistencia sanitaria o recibir educación. Esperamos que todos tengamos derecho a la libertad de movimiento. ¡Y esperamos que el rígido sistema de registro se acabe con esta generación para que la siguiente pueda disfrutar de la libertad, la democracia y la igualdad que recoge la Constitución!

Recepción

La modificación del hukou es una medida popular entre muchos ciudadanos, sobre todo entre aquellos que se han mudado del campo a la ciudad, pero también entre todos los que están en contra de una sociedad cada vez más desigual. En una encuesta on-line en el diario Nanfang Dushibao, más del 97% de los internautas consideraba la reforma “necesaria”.

La reforma del hukou lleva rondando la cabeza de los dirigentes chinos desde años. Aún así, algunos de los diarios han quitado el editorial de su versión en Internet y Reporteros sin Fronteras afirma que habrá sanciones contra ellos por parte del Gobierno. Como suele pasar, los internautas han hecho circular el texto por blogs y fórums y todavía se puede encontrar en numerosas páginas de Internet.

Fuentes

► Editorial publicado por el Nanfang Dushibao (en chino)

► China Media Project: Joint editorial should top the premier´s NPC reading list (en inglés)

email
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
Todos contra el hukou, 5.0 out of 5 based on 1 rating
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...